lunes, 8 de abril de 2013

Don Fausto tomaba vino del Diablo





No sé si es respiración o calle
o tesoro desierto de tu voz
o un mal grito revelado
el cuarto oscuro de tu alma
Fausto me seduce dejando mi alma intacta
al grito de amor acude azufre
hosca boca del Diablo que tentado me tiene
con tus signos de amor escarlata
quiero ahogarme en tu fiebre sanguinolenta
en la cúspide de tu espacio
en la marca de tu impulso
como un día de venganza con marcas de sangre
Nadie hizo hincapié en el espacio que nos separa
nadie conservó esa memoria como una colección de dolor
en la bahía de tus manos ya casi melancólico
con cierto apego a la lluvia
hicimos un amor loco para olvidar la agonía
me tragué tu cuerpo para quedar en mi celda eternamente dormido
después rompí la horca en el momento de la muerte
se me quedaron los pies fríos, pero ya no importaba
bajo el río me enterraron para precipitar la podredumbre

.                                                    ****