jueves, 31 de enero de 2013

Un ángel exiliado parecías entre mis manos


Tweets del 2 de enero 2013


En ti,
en tu júbilo
necesario

Lleva tu vestido
algo así
como
tu desnudez dentro

Y vino a ella
el amor
por todo su cuerpo
como un
fuego de luz deslumbrante.

Te recibía toda
en el espacio interior
de mis ojos como
místico entendimiento.
Me arrojaste
sobre tu cama para
quitarme la arrogancia.

Llaman
deleite del pecado a
tu cuerpo agitado por el deseo.

Estoy harta de las huellas de tus manos
De tu garganta sale mi agotamiento
El viento trae tu clavícula con toda la fuerza de la tierra
Cierras dulcemente tu ombligo sobre mi boca

Entre vestido y vestido, que espaciosamente te probabas, bailabas y bailabas, dando vueltas, ofreciendo tu cuerpo a la ávida mirada de tu cuarto.

Sabía ella
hablarme
en latín
en la oscuridad
de la cama
para que no la
entendiera.

Dime qué me arrojas
a los ojos, bella;
sin duda
tu pena.

La risa que sonaba como una ruleta rusa

Un ángel exiliado parecías entre mis manos

miércoles, 30 de enero de 2013

A veces me suicido para estar triste


Tweets del 1 de enero 2013



Para morir aún me queda un año
Nadie encendió hoy una vela para el año difunto
Secuestrado por un perfume y ciego

Y tú desnudas tu ancha ternura ante mis ojos
Calor mío que me llegas dentro
Tu cuerpo suspendido, encendido, abierto
flotando como una túnica de fuego
¡Que grande es la vida en ti!
Te caes sobre mí deshecha
Se deshace una ola en tu vientre
Se contrae el mundo en tu cuerpo
litoral como precipicio
En el litoral de tu sexo se pierde el mundo de las palabras
Cosida a la boca con toda tu geografía
Jugábamos a fumar tumbados boca arriba sobre nuestra cama, mirando humo y techo, riendo, las piernas cruzadas sobre los tobillos
En la misma línea de tu desnudez se hacen todos los viajes
Ella misma comienza con sus movimientos de azucar
Acariciándote voluptuosa callada hermosa
A veces me suicido para estar triste
Primer intento es como intentar a la deriva

martes, 29 de enero de 2013

Tengo un trabalenguas en los poemas y trepidante afasia


Cuando hablo
pero hablo poco
casual
como un encuentro
ahí sí que hablo hasta el entuerto
me como el oído ajeno nuevo desconocido fresco
rico manjar entre dos y las palabras
acaba en beso
debería.
¡Es tan bueno hablar hablándote hablarse!
Meternos dentro de la boca
la tuya y la mía
saboreante
paladar de encuentro
postre, copa y tarde
sin tiempo que distraiga
mesa silla cigarros
humo entre palabras, entusiasmo
tú me dices, yo te digo, tú me dices
yo me cuento y te cuento al contarme
¡Oye, oye! -y te cojo del brazo-
¿No oiste? Pasó un pájaro.
Tú: "Estaba escuchando.
Al pájaro también le gusta los poemas.
Alucinante."
Yo: "Miraba como si entendiera."
"Los pájaros entienden; sabe Dios
en qué lengua, como lo hacen.
Pero miraba entendido.
O tal vez se enamoró.
Uno se enamoró una vez de mi padre.
Le besaba con el pico.
Le preguntaba: "¿Me amas?"." -Tú.

lunes, 28 de enero de 2013

Ella es amor


Fíjate en ella;
ella es amor
Ocúltate su máscara
La tiene para el frío ese
que de ti le llega

No está permitido olvidarla
A ella no
No te dejes traicionar
por la memoria
A esta, sí
Dóblale los dedos, la
memoria,
las palabras.
Que le crece el cuello;
que le crece

Un árbol sin paciencia en la raíz


Un árbol sin paciencia en la raíz
Un fruto sin jugo
Una primera vez; un engaño
Una culpa; un amor
Un segundo después
Parálisis
El bloqueo no perdona: destruye los dedos
Tengo dudas sobre las v y las b,
sobre las g y las j
sobre las s y las z y las c
La primera vez me engañé, y la segunda, y
esta última también me engaño
Y duele; me duele a mí
Duele como la impotencia de un clavo
pegado al hueso del brazo;
como si hubiese hierro entre la carne

domingo, 27 de enero de 2013

Boca boca boca


Enigmas tuyos
quiero
como algo en mano
después boca
enigma veo en tu pelo y después
en mi boca
enigma tú que me provocas

El temblor del alba y un malecón


Tweets del 31 de diciembre 2012


Para fin estamos
Es así como el fin se queda en silencio
Una estatua es el fin
Hoy es juez amarillo

Este año se acabaron los insomnios
Esta noche será amarilla arruinada
Ya huele a fin de balcón y de cigarro
He sido testigo de este año
Esta noche de cena sirena
Sirena de ambulancia, por ejemplo

Cerrado porque se me acabaron los días
Vayan cerrando la tristeza
Vayan cerrando las ciudades de un solo tajo
Esta noche mueren las ciudades viejas en el silencio del tiempo

Tengo un buque en el bolsillo para traerte de viaje
Aquí vengo a ver la luz
Me vienes como sombra desnuda con toda tu eternidad
Cuando la nostalgia madura le salen caricias de las manos
El temblor del alba y un malecón
A la búsqueda del fantasma perdido
Me están naciendo palabras nuevas, aquí, por la boca
Quemándose está la mañana por detrás del firmamento

sábado, 26 de enero de 2013

Tus labios me sueltan palabras


Tu amor en mi pecho como un brote de primavera.
Palabra verso poema.
El abecedario en línea.
Los poetas al habla.
La poesía.
La pintura escribiéndose
con significantes sobre las telas.
Las pinceladas en los libros.
Pierrot enseñándome un libro
de hojas suaves.
Marrón era;
pasta de celulosa flexible.
Tamaño tablet.
Íbamos sobre un puente rosa.
Al fondo una cárcel
de locos con ventanas.
Agua que no hace ruido
y un café mirando.
"Un café, por favor;
mas bien: café para todos;
vamos a calentar la tarde con nuestros poemas
como pan reciente
a la luz de esta tarde."
"Se me olvidó el lápiz."
"Yo tengo uno que me sobra."
"¿Qué has escrito esta noche?"
"Un salvamento."
"¿Y tú?"
"Una estrella."
"A ver. Déjame leer."
"Toma. Aquí lo tengo."
"No está acabado. Está sin retoques."
"¿De qué habla?"
"Habla de ella."
"Es guapa."
"Es bella."
"Estoy enamorado."
"Loco."
"A ver que dices."

(Callan las palabras; uno lee.)
Ese pelo negro hasta la espalda
liso como el espacio.
Sus ojos redondos
callados como de no haber dicho nunca nada.
Su delgadez redondita.
¡Qué carita!
¡Silencio que ella nunca habla!
Quería coger su mano;
se le hizo fina.
Supo oler su pelo
por detrás de la oreja.
(Hoy me duelen los celos.)
(Pero sigue y lee.)
Tuvo su pueblo en sus manos
recorriéndole el vientre.
Su pubis poblado.
Su boca temblando.
Hizo un comentario glorioso.
No reímos.
"Pero sigue leyendo mi cuerpo
que esta noche me olvido."
Se mastica noche bajo sábana.
Tiemblan sus piernas.
Repiran locos y un suspiro.
"¿Por qué tan bella eres?"
Le preguntó él como poeta.
Contesta su cuerpo con un calambre.
Y un muslo que le aprieta.
"Ámame y calla
poeta.
Esta noche eres Pierrot sobre una estrella.
Tus labios me sueltan palabras sobre mi aleph
y olvido
que un día muy lejano
soñé con este sueño."
Él escribe sobre la rodilla el recorrido de su muslo.
Su pie, pequeño y blanco, le roza la espalda.
"¿Dónde estuviste antes? Antes de este instante.
No sé cómo he vivido sin amarte."
"Estuve en mi cama soñando
con tu boca y con tus manos.
Mil veces cada noche mi cuerpo recorrieron.
Pero calla ahora poeta que mi cuerpo aún no ha aprendido a amarte."
"Toma el libro de mis manos;
dime que te dicen."
"Que me amas así divina;
divina y sola en tu cama.
Que sin mí te caes en pedazos
como tu pasado sin mi recuerdo.
Recomponte en este instante
de la ausencia desconocida.
Tómame entre tus brazos
despacio noche larga."

viernes, 25 de enero de 2013

Dame tu presencia como se la doy yo al ciego


¡Oh amada mía! Cuanto brote tengo
de tu amor en el pecho.
Sangre tengo derramada
a través de las palabras
que estas bien no hacen verso
aunque para ti las tengo entregadas.

Vives en mí poseso
de amor; en ti vivo y muero;
mas este es insuficiente,
incomparablemente pequeño
al lado de lo que mi corazón siente.

¿Y si este mi amor me engaña
con esta prueba sublime?
¿Y no ardo sino con hielo quemo?
¿Y si duermo y sueño que de amor te amo me amas?
Pues no tengo prueba de ello.

Dame pues tu mano
con corazón encogido dentro.
Dame tu presencia como se la doy yo al ciego.
Borra en mí la duda
que bajo mi piel tiembla

En tu pelo huelo el mundo


Mujer nombrada
mi dicha, amada,
comida de palabras,
las mías.
Te tengo en boca,
manos, piernas,
dichosa.
Mi femenina,
ala,
fuerza.
De ti y tu nombre.
De tu cuerpo experiencia.
Sonríeme ahora;
en este momento te espero.
Mujer nombrada eres;
por encima de todas las mujeres.
Única y sola
de mí.
Cuando nombro tus ojos
tu boca veo.
En tu pelo huelo el mundo;
a veces, con tristeza.
Pero es que el amor me pone triste
y alegre;
loco, eufórico,
ciego y visionario.

De agua las palabras


Necesito el tiempo para masticar
esta vivencia.
Estirar palabras
líquidas.
Se puede estirar palabra
cogiéndola por el pico
o por una ala y el pecho.
También se la estira poniéndole
un poquito de color con la yema del dedo.
Me pides palabras juntitas al lado
para tomar compañía.
"Quítame el frío" -me dices.
Palabra, mi amor, ¿cómo pretendes
que con estas torpes manos te caliente?
Eres tú:
me consuelas
calientas
enfrías y hundes
tu dolor en mí,
mi insuficiencia.
Eres tú de vida
dada
a mí
y
y pequeño me haces.
Ridículo, a veces,
diluido.

Volví a tu cuarto de estudiante


Pero soñé contigo y volví.
A tus manos
Que son de piedra
Duras con mi frente
Asperas como lengua de gato
Con menos silencio
que una ventana eco
de la calle.

Volví a tu cuarto de estudiante.
Un patio húmedo, un restaurante
Una escalera de madera
Una antena sin cable.

Volví sin fuego.
Apagado por la deriva
de las calles.
Era como en Navidad.
Tal vez el día de antes.
Encontré unos celos de brote
reventando en mi pecho.
Adonis, en su delirio de belleza,
me había vuelto a traicionar;
o eso supuse.
Nunca más dormí con certeza.
Los dados estaban echados.
Caían escalera abajo
botando sobre los escalones.
Tuve rotura
de pies y manos
y un poquito del corazón se quedó muerto.

jueves, 24 de enero de 2013

Aquí te vengo a pedir


De tantos hombres con el nido a cuestas
En esta (mía) soledad desorientada
te contemplas
En esta figura de vientre
vacío y seco
ruge la ausencia.
No vino nadie esta mañana.
Como consuelo, nadie.

En esta soledad exaltada y lujuriosa
percute apenas
el latido del aire.

Grito para ahuyentar.

Casi me olvido
de mi,
de ti menos,
borrosa nebulosa.

Es un tan poco
breve, leve
menor que un hilo

Aquí te vengo a pedir:
Dame tiempo.

Es floja la vida
resistente.
Amenaza constante
trágica.

Es dos veces
cayendo
gota.

Un socavón en el parquet del museo


Terremoto
temblor de los marcos
un agujero inmenso se abre en el suelo del museo
las telas se deshacen de los clavos
se deslizan con cuidado por la pared
rodando van hacia el agujero
al poco se encuentran en los pasadizos de los desagües
de la oscuridad pasan al río
del río a la corriente
de la corriente al mar de ola.
Se desplieguan sobre la sal
en alta mar abierta
navegan sobre un museo de agua
Dios los contemplan.

miércoles, 23 de enero de 2013

¿Pero cuándo es mañana?


¿Pero cuándo es mañana? (Relato inconcluso como todos los relatos.)


Entre pared y pared no hay cemento sino aire. Encerrado como una lámina boquiabierto, de lado, oigo pasos caseros que habitaciones cruzan. No sé si una mosca atravesó la pared o entró por un nido. Busca sombra-alimento. Sobre mí se ofusca. Tiene ala transparente ojos mil y una pata. Silba como un cabrero. Suena un grillo. Aún no es noche. Debe ser mi sueño y cansancio quien los confunden. Se me dormió una pierna como se duerme el día. Tengo un canto duro del cuerpo; un hormigueo de muerto.
Muevo un dedo bajo el pantalón; poco, levemente, para no cambiarlo de postura. Dejo los párpados cerrados para que no entre la humedad. Pongo oído en el crujir, en las alas. Suena el muelle de mi pecho aún más leve. Si ahora sonara el móvil no podría sacarlo del bolsillo y aún menos llevarlo a la cabeza. Además si pudiera no podría explicar donde me encuentro. Sí, entre dos paredes pero ¿cuáles? Tendrían que derribarlas todas. Y a eso no estoy dispuesto. ¿Y si estas paredes no son las de mi casa? Puede ser que esté en otro lugar; porque no sé como aquí he llegado. No se oye nada más allá del muro. Imagino que igual será desde fuera. Renuncio al grito. Inmóvil, aprisionado: inútil los golpes.

Esperaré a mañana para continuar el relato.
¿Pero cuándo es mañana?

Carlos del Puente

Enroscada pasión


Enroscada pasión


Como bloque o velo
aire remolino, rayo
fuente de goteo entre ramajes
o atropello
grano de arena cayendo
Y eso es una avalancha en medio del desierto.

(La pasión es redonda como una O.)
Mayúscula
intratable
brusca

No digas que soñé contigo


No digas que soñé contigo


No, no, nunca contigo
sueño.
Eres tan presente continuo
como un río de presencia
dentro y fuera imagen
pero nunca te sueño.

Imagen sobre las vueltas de mi almohada
Cobertor sobre mi cuerpo
Calor nocturno evaporado de mi espalda
eres
pero no sueño.

Me borras la noche,
mujer.
Me hablas inconsciente
y bella,
cariñosa.
Te respondo incesante
muy cerca.
Me haces susurro y cuna,
hombre viril
fiera
amable, romántico,
sensual loco,
amor platónico terrenal
pero ahora te puedo decir, mi amada,
que nunca te sueño.

Malviviendo la calle


Malviviendo la calle


Ella va y viene
de acera y pasos hecha
ruido sin fin
salvo en las aldeas

Ella huye del campo ... y toma tierra
prestada
ofrecida
a todos los pasos
Abierta, plana, curva, pendiente alta
marcada de esquinas
clavada de muros
alegre de fiesta
y es un toro que corre en la fiesta
pezuña brava
temeridad ingenua enfrente delante
"Quita, cuerpo, que me tapas el campo."

Ella se muere de frío cada noche.
Cada mañana despierta muerta.
Revive con el calor que los cuerpos dejan caer.

"Ay, amor, te quiero." -le dice a uno.
"Deja caer tu calor sobre mi asfalto. Toma mi acera; anda.
Vete al trabajo pero esta noche vuelve; déjame tu calor como manta."

Suspirabas versión uno


Versión 1

Suspirabas
por volver a las tierras secas de albahaca
aunque sólo
fuera
para comprobar que
duraba
la desdicha

A ver probando 2:

En un suspiro de tierra
albahaca
y no es solo
comprobar

que la tierra sola ahí
está, estoy

no es solo sino tierra

un suspiro sin nadie
ni siquiera tormenta

Es suficiente la desdicha como para no nombrarla

Y así

Y así se hace el retorno.

Tuve ese olor a hierba
oriental
oriental y barroca
grandes salones de palacios
inmóviles

solo la música se mueve
más allá de las paredes

Tuve albahaca como perfil
el tuyo
ese del volver


martes, 22 de enero de 2013

Una ventana arruinada mira a la calle insomne


Tweets del 30 de diciembre 2012


Acaso todo esto no es leve
Acaso la iglesia no duerme
O es leve el despertar
Es leve el mundo de la roca sujeto a la gravedad
Leve el alma cautiva de la carne
El amor leve prisionero de los pechos
Leve el amor que por la boca escapa
Tiene tiento de prisionero
No es leve el respirar dando vida
con la fuerza justa para que no explote

Hoy no estoy como para pasar un destierro
Así que
Vida sea breve

Extraño como una abeja
Tosco como el dormido
Áspero como el llover
El sol se merece nuestra respuesta de brote
de sombra y zarza amarga
Breve es el futuro aunque nos queden los sueños
Tengo un olivo muerto desde la edad de Ulises
Una cama con patas de raíces
Un colchón de esparto
Una almohada de piedra y tierra
Un cuerpo dentro
¿Y el alma?
El alma no me la encuentro

Para cicatriz la que me recorre la garganta metros adentro
Debe de haber neblina. ¿O es que no veo?
Hay ruido, corazón; ruido de mástil y tormentas
No es el mejor día para abrir los ojos
Del otro lado todo se asemeja a la pérdida
En esa separación de viento estamos
Pronto tendré un agujero. Pero no es nada. Por ahí entrará el fondo del mar.
Una cuna abandonada llevo sobre el cuello
Hoy es el último día para la Verdad: mañana la ejecutan con su veneno.
Pienso en ti aunque tú lo borres
Coge la mochila, un poco de tiempo, pan y queso.
En solo este año han pasado 2012 años.
Que no se nos borren las manos, corazón
Un hotel se adormece con las habitaciones vacías sobre el Mar del Norte
Son los hermosos puntos negros que nos hacen bella la vida
El amor me lo demuestras cuando me odies

Una ventana arruinada mira a la calle insomne
Una ventana es un hotel para la luz solar

lunes, 21 de enero de 2013

Ya quisiera yo tener tus ojos en mis ojos sin melancolía


Tweets del 29 de diciembre 2012


Hoy he abierto los ojos sobre ese viento que corroe
Desde su roja belleza el otoño pasa a la primavera

Combatiente de barro,
pies de arena,
huye al otro lado del mar,
para curar su pena

Sonaba y sonaba un camino bajo tus pies a piedra solitaria
Con esos grandes ojos rodeados vives en tu mirada
Podemos recordar, ¡cierto! pero solo cuando la avalancha de recuerdos nos deja

Es el gran azul aquel del tedio

Si mi cuerpo supiera algo de tu dolor,
si en el mío sintiera tus emociones,
tendría de ti tu amor completo; ¡pero
que error ser hombre y amarte incompleto!

Tú dirás,
tal vez,
o
me equivoco:
"De tu cuerpo quiero las caricias." .
Yo diré,
en este amor por ti:
"En mi cuerpo desearía sentir lo que el tuyo siente."

Tus hombros de tirantes
Por si te quedas me hago el distraído a ver si caes en mi profunda somnolencia

Por un lado, Oporto, tú. Del otro, soy yo la consecuencia
Por si deseas mis palabras te las tengo preparadas en racimos

Por una frontera paso, vivo, en paralelo. Y eres tú. ¿Quién sino sería esa que separa tu mundo y mi mundo? Dos extraños protegidos en sus cuerpos. Recelo contra recelo. Y un imán roto.

Tu amor ciruela verde

Me van a perdonar este sueño que quiero realizar

Por si un día el horizonte se achica, se encoge, se enrolla en mi cuello, me ahoga y me estrangula
Y si mi corazón ardía poco llegaste tú con tus raíces
En esta tarde limpia se desgrana la primavera

Aviso: El horizonte está hecho de palabras.

Levanto la copa, levanto tus párpados, para saludar a la vida
A mi pesar constato que el sol no se pone porque yo esté triste
Si tengo que llorar que sea ahora
Tengo un recuerdo distraído
Con un poco de primavera ahora viene en un barco
Las estaciones tienen recuerdos de viajes inacabados

¿A ver cómo escapo ahora de la tristeza?
¡Quien tuviera ahora una historia de amor, romántica y verdadera, como un film en el pecho!
Quien tuviera ahora una antigua melodía sonando en el patio de tu casa
Un crepúsculo con tus ojos negros

Al Sur de Francia hay un viñedo que da uvas rojas para ti
Te amo por encima de tu pantalón
Te amo por encima de tus labios

Quiero hacer el amor por encima de tu cabeza, a una cuarta de tu hermoso cabello, como un universo nuevo, y que mi amor para ti llueva luego

Te tengo refugiada en las membranas de mis ojos
Ya quisiera yo tener tus ojos en mis ojos sin melancolía

domingo, 20 de enero de 2013

Te llevo dentro como un naufragio de lluvia, como llover frío dentro de tu paisaje


Todos las tardes tienen en invierno escaparates donde ponen las chimeneas a tomar el sol


Tweets del 28 de diciembre 2012


A esta hora, blancos de sábanas, sueños blancos
Y te digo con el pensamiento: "Siendo de almendra, licor blanco estrujado, espeso a los dedos, suave para la lengua, me conseguirías."
De esos días cuando la mañana tiene pulso entre las piedras del jardín
Está el cielo en un punto concentrado a punto de estallar
A cada mano traicionada los dedos se le caen
Es seda porque no ignora las curvas de tu cuerpo

Tengo un monólogo sobre tus mejillas
y otro sobre tu hombro
Tengo esa boca seca que alguna vez encontraste
pidiendo a gritos que te acerques

Tengo muy cerca el ruido de tu pelo
Y de repente vi tus ojos como nunca había visto otros

Tuve libros de hojalata con los que me rajaba las manos y el entendimiento
Sonaba un amor antiguo como dentro de la caja de un reloj mecánico

Todos las tardes tienen en invierno escaparates donde ponen las chimeneas a tomar el sol
Puse un barco sobre mi mesa de madera para hacerme viajes imaginarios
Cuando el niño vió granados con corteza dura y granos rojos dentro, sorpresa
Tengo un río en la cabeza que pasa por debajo de todos los puentes
Un libro de temperamento tranquilo y muchas sombras
El amor está sordo al reloj o no sabe leer la hora

Te llevo dentro como un naufragio de lluvia
Como llover frío dentro de tu paisaje

sábado, 19 de enero de 2013

La distancia suele tener agujeros


Tweets del 27 de diciembre 2012


La vida es bella bajo los puentes de madera
Al final de la cal se encuentra la teja mirando el paisaje
Se detiene la pared porque ya no tiene más espacio
Es un entonces suave y verde que alcanza las órbitas de nuestras vidas
Hablo de ti cuando estás desnuda
Con más silencio que un vaso de agua
En un rincón de un árbol me como una hoja por el lado más tierno; y aún es noche
Es honda la melancolía como pluma flotando en el fondo de un pozo

Acuso a la verdad
por ponerme corazón rebelde
La acuso de provocadora
de esconderse
por su trato de vendida
por cobarde
por estar en boca de todos
por infiel

Has llegado como una mesa puesta ante este corazón mío hambriento. Te ofreces pero ni enfrente ni al lado mío te sientas. Abres tus labios como promesa. Calor de carne y saliva: promesa.

Eres bella hasta en los pies
Al verdadero amor se le traba la lengua siempre
Siempre se me paraba la vida a su capricho
El pozo del Tiempo se pierde en la tierra
Nadie me cree. Pero sé muy bien que el tiempo aborrece la superficie.
Cuando tu mano alcanza mi mano tiemblan nuestros cuerpos con sus labios hinchados de alegría
En tu cuello he visto el presente
Ella decía que no creía en el amor mientras lloraba
¡Ojo! La distancia suele tener agujeros
Cantar siempre es un eco de amor. Por eso te canto Narciso
Cuando el temblor se hace verano vibra el calor
y mis labios te comían la noche

jueves, 17 de enero de 2013

Una vez ardió lo invisible en una llamarada que invadió el mundo


Tweets del 26 de diciembre 2012


En la oscuridad de tu sonrisa
reposo desnudo,
indiferente y sereno

Bajo los cimientos
de los muros
aún
no han encontrado fuego

Volví a mírate allá
en tu cuerpo se sale el tiempo
bajo tu sonrisa

Es la forma de presentar un rumor
En un lenguaje tardío naciste
como escapada de los pliegues de mis manos
Inasible sutil como tu piel

Cuántas veces me he quedado de ti suspendido
Era ya tarde de tarde sin mundo visible
En esas ramas sentada y dispersa

Hay en ella otro mundo que existe y que nadie conoce
Te recorre el fuego como pequeños riachuelos por tu cuerpo

Ella se entregaba al verde árbol
envuelta en fuego
Eres tan selecta que hasta la sombra interior de tus ojos te molesta

Me pides un extravío
tirando de mis dedos hacia tus labios

Ella sabe
donde
tiene puesto el corazón y nunca se equivoca

Tu origen se encuentra en la tierra y en la fuerza de los árboles
Hasta la entrega, -te dije, extravíate

Tira mi ignorancia al hueco de tus ojos
Te deseo amoroso en el umbral de tus pies
Acércate a mi silencio y oirás el susurro de nuestro amor
Se desdoblan dos suelos de esta tierra cuando te apagas callada

O sea, todo se disipa bajo los árboles menos el verdor de la vida
A naranja sobre la mesa y tus manos mojadas
En un paréntesis negro he puesto la vida
El narcisismo no tiene puertas
Stravinsky rompe las cuerdas
Beethoven compone la décima sinfonía del Fin del Mundo

Tú, ese enigma con sabor a eucalipto
Abrazados al aire nos volvíamos ceniza
Éramos dos pájaros locos alzados en el silencio
Un rito es un reflejo de ojos tribu
Te amo con amor de parra plantada en jardín maravilla
Y la zarza mora, y la luz ennegrecida, y el filo negro de tus labios
Es amor de compañía para tu cuerpo
Una vez ardió lo invisible en una llamarada que invadió el mundo
Era la época de los helechos y tú llorabas
Ella vencida y evaporada anda sola de su cuarto a cuarto, de bañera a alcoba
De tal palo tal astilla va naciendo por dentro de los sueños
¿A dónde vas con ese aire esquivo claramente amoroso?
Nadie ocupó el lugar de tus dedos en mis manos
Hoy son buenos días de infinito atardecer
Dolor post mortem

miércoles, 16 de enero de 2013

Hasta los muros tienen piedras en el vientre


Tweets del 25 de diciembre 2012


Desde la cabeza hasta los pies del silencio
Gracias a Dios vivo a miles de kilómetros de mí mismo
Tengo mi mirada colgada en tus mejillas
Me habita una torre exactamente en ese punto del cielo
Se me están hundiendo las sábanas en los ojos
Se lo comió la boa del Principito

Tiembla tu nuca cuando ve acercarse mi boca
Hoy me crecieron las manos como un milagro de la noche
Hoy es uno de agosto; por lo menos en los sueños
Pongo mi nombre bien extendido sobre la mesa. Lo desenredo y lo vuelvo a poner sobre mi frente
Fluye el paisaje bajo mi mano con lomos de oso
Fluye, fluye, fluye la hoja con aires de viento
La laca de tus uñas da luz; tus dedos
En la hierba crece el cielo
Un día de veinte minutos y otros residuos
Un tiempo niño sin memoria
Bajo el sueño siempre desnudos
Cierro mis caricias alrededor de tu cuerpo
Como una inquietud de rama nueva que crece desde el árbol
Entrar en la vida con menos profundidad de alma que un gato
En un enero en reposo se quedó congelado el tiempo
Hasta los muros tienen piedras en el vientre
Toca la tierra la flauta de la vida y todos bailamos

lunes, 14 de enero de 2013

Tienes los ojos como eco de la mirada y yo Narciso me veo en ellos


Tweets del 23 de diciembre 2012


Igual que te toco nace la vida, se concentra el mundo en tu circunferencia, crecen mis manos más allá de mi cuerpo, y un olvido profundo espesa las cosas

Así crecen los lápices sobre los cuadernos
los cuadernos de las manos
Todas las casas son casas del misterio
trozos de hombre rebozados por las manos que lo construyen

Te necesito entre nosotros tú y yo
En esa postura de temor pérdida

El comienzo del reloj se hace cuando abro los ojos y empiezo a contar

Estar pegado a tu nuca en un sueño eterno
Estoy a tres vientos, dos palmos, de tu rostro
Tienes los ojos como eco de la mirada
y yo Narciso me veo en ellos
En tu muñeca pongo la sombra de mis labios
Paso por la palma de tu mano; en tu olor me quedo
Abrigo tus dedos con mi boca
Me miras, sonríes a mi cabeza loca

Está lejano el Destino; tan lejos como tu boca
Buceábamos en nuestros miedos sujetados por nuestros brazos y todas las promesas
Te huelo las manos: eso sí que es una promesa
Mirabas mi cuerpo como una respuesta
Te expongo mi dolor como una travesía
Aún no he recorrido tu cuerpo fino por debajo de tus senos
Se extingue cada hora agarrada a tu cuerpo
Cuando tú quieras, desde ahora, acabamos juntos lo que queda de año
No llamé nunca ni a gritos ni a besos a tu boca cerrada
Secreto especial que en tu boca pongo
Me presentas a tu espalda
Dios me hizo los ojos grandes para que tú entraras en ellos
Me haces sufrir y crees que así me enamoras
Con tus noches me hago rollitos de primavera
Tu mentón, penúltimo beso
Tu torso: esa colmena de abejas que tengo en mi cabeza
Eres breve como las llamas de las piedras
En rodajas rojas me tomo tus labios por las tardes
En esta tierra húmeda me acoges
Invitas tendida como una escalera de póquer

¡Oh, renacidad! mi renacidad; eres tú. Ahora que veo te veo; y vuelvo a ver como si estuviera dentro del alma.
Eres hierba, mi claridad, mi socorro
Tus pies como racimos de uva beso, me embriago, caigo postrado, embriaguez bacánica de tu blanca piel
Un libro lleno de dunas
Tengo toda la tarde para hacerte siesta medio adormilada
Somos como un abrazo de dos mundos
Sí, cierto: sería tan fácil ser uno con nuestro amor por medio; pero entonces no te vería; y eso no es perdonable

Sería necesario, y te pido, que leas en los bolsillos de mi ropa

Tweets del 22 de diciembre 2012


A veces me piso la sombra de cristal y me crece otra
Es así como me parto por la mitad desprendido de mí mismo
Ahí va, mírala, mi sombra de cristal hecha de roturas

¡Ay, Dios! Me dices adiós con toda confianza después de la eternidad hecho me sueltas al vaivén de mi desgracia
Escasa fortuna entorpece la lucidez
Un tenedor clavado en un ojo aunque sea surrealismo
El juicio engaña como una oveja negra en medio de la noche

No te precipites al rodear una esquina pues puedes chocar con esa persona que cree que no existes
Los más rápidos en hacer juicios se equivocan; dice la duda
Esa duda avariciosa que lo quiere todo
Ese gran egoísmo del que no espera

La cama sola es odio a la vida
El que no habla mata
He visto tantos cadáveres sentados en un banco esperando a las cinco de la tarde
Algunos creen que el amor viene siempre preparado con la boca presta y en envase de regalo
El amor no tiene gracia. (A veces.)
Hacen contrato por escrito los que se ignoran como cómplices
Mañana a la misma hora te mato de nuevo
Voy a romper mi palabra: a ver que tal te sienta

El que provoca celos no sabe que peligro corre
Huyo más del tidio amor que de la indiferencia
Sufre el dolor oculto en algún rincón del alma
No puedo leerte sin dejar de meterte en una urna, de voto, por supuesto

Le dedico mi Navidad a esa desconocida que nunca quiso conocerme
No vieron nunca el sol posarse en una hoja por la mañana
Sobre los cementerios hay un polvo profundo que tranquiliza a los rebeldes
Reza Abril arrodillada como una flor

Cuando tú duermes es el tiempo mismo que no sabe decir nada
Despertó la almohada de puntillas a medianoche para moderle su cuello hasta justo antes del primer rayo de sol
Abril se despoja de mí con una sacudida de primavera

No es mejor el reposo cuando se está enamorado
Sentado sobre tus párpados te como alguna que otra mirada perdida
Deseo velador de los diablos de la mesa redonda
Este agua atormentada de un sábado tarde pide servicio de planta para no derramarse
Uno pierde tontamente a veces la belleza por haber sido demasiado impulsivo

Sex confession: te amo.
Tengo una estancia carmesí para tus quejas

Andabas por la calle desnuda tras un atraco callejero. Te colaste por mi ventana para tomar un negro café. Me pediste mi ropa puesta prestada y después te arrepentiste. Tarde de café negro y atraco con sabor a ron. Siempre he sido víctima de un susurro

Tres ovejas tristes cantaban una nana
Líbranos, Joyce, de la lengua inglesa

Tu cuerpo como un albergue de verano y alta montaña
¡Perdón! ¿No tienes por ahí ese amor que me abriga? ¿No tienes, amor, ese amor?
Canción mata-noche
Tranquila: desvariamos siempre en diálogos incandescentes
Fecúndame con tus brazos
Cuando entro en tu ropa me encuentro por sorpresa con tu vientre inocente
Tu habitación me sabe a piedra
En una batalla de sábanas nuestros cuerpos mojados
Sería necesario, y te pido, que leas en los bolsillos de mi ropa

domingo, 13 de enero de 2013

Tuve un sueño recordado parecido al Nirvana


Se me consumen los gestos
y no son despojos de la vida
son cuentas hechas al querer
esos ojos multiplicados por efecto de la cosa.

Ya vieron: esto es un incendio.
Me comerá con cuidado el aire
en un inventario concebido por el domingo.
Se eliminan las puertas de Oriente
dejando campos abiertos
un correr de ríos y desiertos
una casa, primero; después valles,
un farolillo de papel y un mar inmenso.

Me pierdo, ando, entre mil millones.
Desconocido, extrañado,
Visto, desubicado.
Andan mis ojos redondos
entre millones rajados.
Soy la extrañeza en sus frentes
Espíritu de sus templos perdidos
Tigre de sus selvas desconocidas.

Pido arroz y jaula
un mono sabio
un elefante indio aburrido
un niño inocente que me entienda
una puerta de fe
una limosna
miradas compasivas
y mucha soledad y silencio.

Me come el polvo
rojo de otra parte
me quita la memoria
callado éxtasis.
Se gastó el tiempo.
Sobre este escalón
sentado sobre mis piernas
no se habla nada
ni se pide ni se llora.
Tuve un sueño recordado
parecido al Nirvana.

Hágame el amor al por mayor


Tweets del 21 de diciembre 2012


Hágame el amor al por mayor
¡Eh! ¡Eh! ¡Eh! No, no, no, esto no es pasión

No me creerían si dijera que con las ramitas de los racimos se hacen nidos las gaviotas
Una soledad se abre el vientre sobre un precipicio
Ese sueño bárbaro con su contundente transparencia
Descuelgo el teléfono para murmurarle al Infierno
Me cantas inocente amor un primitivo canto
Al sol sometido y veraz; a la gloria de la vida
A las nubes como a las primeras leyes de la tierra
Los bosques idiotas son sombríos
Porque tú, tú, habitas en mis márgenes tristes con una sonrisa
¿Tienes una sombra para mí?

Veo gente en las calles de rodillas rezando
Se sorprenden de verme de pie entre ellos andando
Rezan por las calles en una oración colectiva
Cuando llegué al puente había una fila de gente rezando de rodillas como piedras
Rezan al río
Cielo despejado
Andé por medio de la calle como Kafka
Parecía agua de tierras rojas en sus bocas
Miraban río, lejanía
mar vivo
ante el pánico
El puente se alargó
parecía niebla
Hubo un silencio
de rodillas
manos juntas
oración

sábado, 12 de enero de 2013

Ella en el amor no muere


Cruzas como un silbido impenetrable
Eco estremecedor
de árbol
Te busco a ti
sobre el espejo del suelo
Yo sin pasos. Tú mirada
Tus ojos no te dejan ver mi voz
Ya sabes que no te hablo de mi cuerpo
¿Y cómo amarte sin él? piensas
¡Pues sí! amada: con mi voz te amo.
Te pregunto y me miras
Me entrego y me tomas por aire
Te doy mi alma en palabras
y no ves su carnal consistencia
Soy yo; ¿no me ves que ardo?
Soy yo; tus pasos perseguidos.
Esos ojos tuyos enceguecidos
me deslumbran dejándome sin cuerpo
¿No ves mis manos de hierba?
¿No ves mi pecho temblar sobre tu pecho?
Crees que eso te lo hace el viento topando contra tu piel
Crees que mi olor es el perfume de las ramas
Si tus labios están mojados es por mi boca
Si lloras es por mis suspiros
Si duermes es porque te velo.


viernes, 11 de enero de 2013

De tu soledad me ocupo yo. A la poesía no la dejes sola


Tweets del 20 de diciembre 2012


Me daba hermosura como a un preso el día de antes de la tortura
No me daba cuenta que eran las lágrimas las que agrandaban sus ojos
En esta choza de mi cabeza vive la pobreza
Hoy es cuenta atrás de toda una vida
Para nada es mejor morir

Los labios rosas del verano de antes
Visible como una pupila
Siempre nos hemos citado en la línea de esa calle que separa tus labios

Te voy a mandar Flores del Pensamiento Spinoza
O prefieres Las Flores del Bien

Aquí, jugando a la ruleta rusa de las palabras
Quien se modera algo espera
No me daba cuenta de tu alegría cortada por mi certeza
Mis memorias están hechas de tormentas. (Apunto.)

A la vez corro fortuna y derrotas, roto avenir del instante, conquista del ahora, esperanza que se pierde y gana, gana la vida siempre, pues

En mis extensos viajes por esos mundos deshabitados un día cualquiera me encontré con una largísima playa de esclavos del amor
A la nave atrevida los amarré con cuidado para dar ejemplo de amor a las ciudades

¡Ah! mientras el mar se va llévale la contra, retorna, vuelve, pégale a la ola
El mar tiene insultos que tira y recoge a cada ola en la mismísima cara de la tierra.
Algo tendrán esos dos pendiente.

Iba un barco cubierto de racimos de uvas rojas. El sol brillaba antojoso contra la nave. Puso en medio una negra enfurecida tormenta. Las uvas rojas y grises botaban sobre madera y agua.

No es tan grande el festín sin orquesta
Es inoportuno tu cabello cuando voy a besarte sobre tu boca
La desarmada vino a verme con un vestidito verde casi desnuda me caigo de espalda en un duro suelo el corazón y el deseo primero
Charlas con la almohada:  "Acuéstese usted primero. Yo le sostengo la cabeza."

De tu soledad me ocupo yo
A la poesía no la dejes sola

Los silencios gimen en todas las grutas perdidas
Gástame el cielo de la boca aunque el mundo se apague

miércoles, 9 de enero de 2013

Como cuando tú te pones labios antiguos para quitarme el sabor de los tuyos

Tweets del 19 de diciembre 2012


Clavaré los cielos con puntillitas para que el mundo no se nos caiga encima
No me llames incrédulo, amor, pues toda la fe del mundo la gasto a diario en ti

Yo, la distancia, me la tomo de dos en dos
En esa delgada línea del martirio
no sé como mantenerte despierta

Amor es cuando, ante el altar, el día de la boda, le preguntas que donde vive
Dice la canción que estos veinte siglos hoy no es nada
Las páginas de un libro tiemblan como un rebaño de ovejas
Llegando al Atlántico tomo la primera curva a la izquierda
De los libros solo escribo el título

¡Es tan corto el amor y tan larga la muerte!
Te convertiría en hormigita para que camines conmigo
El mar anda siempre por donde quiere. A pasito corto de agua hecho.
Hoy me levanto contra la Verdad

Y siempre, siempre, siempre fui mar tormentoso
Como quien fallece de amor y después vuelve a tu lado
Como cuando tú te pones labios antiguos para quitarme el sabor de los tuyos
Ya no queda más silencio; lo han gastado los que se aman
No te quedes como muerte abierta; tendría que sacarte de tus labios
Te hice un columpio en mi ducha

Ni en derecho ni en el izquierdo: en mi hemisferio norte tengo la imaginación
Tendrán que enterrarnos juntos; porque en esta posición vamos a morir
Hoy no tengo techo.
Me dabas anchos campos
En sus ojos tenía un peso grande
Vino en grupo la mañana. Saludos. Buenos días. ¿Cómo estuvieron con la noche? ¿Les faltó la mañana?  Así hablaron no sé quien, ellos.

Sola en un bus presa de la gente
Cuando no me crees me haces hielo
Sobre todas tus noches, aquí, pongo una mano
Hoy he podido con tus ojos; hoy, esta mañana

Transito despacito por esta acera de la vida, no más allá de las casas viejas, con una farola como bandera

Según la teoría del inicio
El mundo pudo empezar ayer y todo lo que recordamos son sueños


lunes, 7 de enero de 2013

Abandonar a una mujer es tan criminal como abandonar una promesa


Tweets del 18 de diciembre 2012


Hoy nace una fuente por generación espontánea
Me pusiste una noche triste por encima
Al otro lado del corazón se encuentra la carne
Llegas a la vida y está ocupada
Todas las sombras son gemelas

Cuando soñamos aún se borran más las diferencias entre unos y otros
Conócete a ti mismo o mejor a ella
Las dudas no tienen sombra

Entre tus sábanas, adivina, te presiento soñando
Sin misterio no hay vida
Llegas a mí con manos de nido

Abandonar a una mujer es tan criminal como abandonar una promesa
Prométeme la mentira
de este presentimiento que llevo en los labios
En estos ojos de conocerte
En estas manos donde viví
El amor mudo es como una esfera verde mirando la forma tonta de la Tierra

domingo, 6 de enero de 2013

El dolor es la acidez del mundo


Tweets del 17 de diciembre 2012


Esta es mi primera palabra
Vieja almohada que cree estar dormida como un rostro
Confundir sendas está al alcance de mi mano
Te han comparado hasta con la llegada
Tengo presentimientos cañeros: me evocan descorazonado
Y vendrás con un mundo recorrido en los ojos
Quiero que seas mía, exclusivamente mía
Hasta en tu cuerpo puede ser mañana
Me haces embarcar en ti con tus brazos como remos
Para ti, para mí, la semilla
Apenas eres gota corriendo por mi lengua
Apenas lágrima y media
Vamos a seguir como vapor y retoño
El cielo está quebrado como un suelo de cemento

Anchos son tus ojos
pequeña la mirada
suaves tus dedos
de madrugada

He renunciado al vicio de los barcos
al dejarme tirado de viaje
para estar tumbado en tu puerta
mañana y tarde

Soy un viejo delincuente mata-peces
raspa-escamas

El día de los túneles
Sobre mis manos dobles
Para empezar a beber tus manos
Para comer tu sombra
Como hasta las horas de espera
La tarde se hace pedazos



La guerra suele morir en una fosa común
Nuestro amor es blanco como unas manos abiertas
¿Qué te pasó cuando entraste en mi mausoleo?
Hoy me levanté con el corazón bueno; el otro lo tengo en reparación
Tienes una lengua china: suave como un campo de arroz
Un libro lleno de abejas
Estás tan enamorada que lo confundes con alegría
mujer de canela
Yo aprendí a amar descalzo
Amor, ¿por qué rezas cuando todo se pierde?
¡Qué grande es mi niña de uva!
Que grande eres con tus manitas alargadas
Es hora de irnos. ¿Ves ese caminito?
Señores; la tristeza
El dolor es la acidez del mundo
Cayeron las últimas horas de fin de año antes de tiempo
Muchacha de las gotas en la frente
Desnuda mi niña tu mal
Te cuelguas de mi cuello cuando te digo que te quiero

sábado, 5 de enero de 2013

Un sueño dentro de un sueño dentro de otro sueño


Es en este momento la hora del primer árbol
Es un árbol converso a planta
Es la hora del fin de la oscuridad y del silencio
No hay nada más que sus manos
Él no tiene recuerdos
antes del mundo
ni modelo
ni materia prima
Toma su primer aliento del Infinito
Abre un ojo después del primero
Se asusta de tanta oscuridad
Del susto le da hipo; del hipo surge la idea
"No está bonito este vivir sin paisaje", piensa.
Se rasca la barba
Escucha una idea
Coge un pelo para hacer una estrella
despues galaxias
Polvos mágicos y brillan
Para darle ruido, silba
Inventa con eso la música y el canto de las aves.
Aunque aún no se le vino la idea de pájaro
Eso será después cuando de un estornudo inventa el viento.
"¡Qué solo está un viento despoblado!", dijo.
"Pongámosle trozos de algo"; e inventó al pájaro
Ya sonaban alas, viento, universo
y se hizo músico
partitura, instrumento.
Lo durmió la música.
Tuvo un sueño
Tuvo un sueño con un hombre dentro
Le dió tierra y compañera
¿O fue al revés?
Tuvo un sueño con una mujer dentro
Y la mujer deseó el primer día.
Tuvo a la vez la mujer un sueño con un hombre dentro.
 Le hizo deseo de un sueño
en el cual el hombre soñaba que la mujer que lo soñaba de él salía.
En este tercer sueño se inventó el Tiempo (¡Ya empieza este con sus manías-medidas!)
Sonó su despertador pero siguió durmiendo en el sueño de ella.
En el segundo sueño surgió la emoción por ese estímulo nuevo.
"Es la vida que en mí vibra, en mi corazón y en mi cuerpo", dijo, soñando al hombre de su sueño.
Ella vió que estaba en el sueño del primer soñante y le advirtió:
"Esta es mi vida. Ni se te ocurra sacarnos a él y a mí de ella."

Advertencia innecesaria porque el primer sueño fue eterno.

Un lirio en tu huérfana boca


Tweets del 15 de diciembre 2012


Hoy he empezado 24 horas antes
Se pararon todas las reglas, los hierros, en la plaza los carruajes
Tres patios, un olivo, un naranjo, una palmera
Marinero, procura no caerte en el fondo del tarro del desierto

La avaricia se lo come todo a escondidas
Evidentemente estaba pensando en tu boca
Tengo un esbozo de tu amor entre las manos muriendo
Eres bárbara muriendo
Te sientas frente a mí y nos queremos con juegos de rodillas
Nuestras cabezas sobre las piernas, césped verde, amor, tu vestido me roza la cara
Volvimos del sueño del jardín

Una mancha en la mirada lo puede estropear todo
Podemos hablar de lo divino y de lo humano de ti; podemos
Tienes cuerpo tierno tumbado sobre la rebanada de la cama

Me haces crímenes de guerra
Cuando mi boca llega al interior de tu codo
Me estoy rindiendo ante el temor
Clandestina boca pegada en tu foto a la luz de una ventana

Se está muriendo el azúcar en el fondo del tarro. Ya no sabe a café; ni es aroma. Caña de campo tropical
Floreando, "flororeando", van los campos a la fiesta del pueblo bajo la lluvia. (Humor bruto.) (O estribillo semi-popular.)
Reconozco que estar aquí me ha hecho mejor persona: me ha clavado un cuchillo en mi propia envidia; y duele

Dicen que la música vibra; vibra la madrugada
¡Cuidado! Mirar es peligroso.

Las paredes escondidas toman licor del tiempo
En esos días tozudamente eternos
En resumidas cuentas el color
Las palmeras errantes del desierto
Un alargado desahogo
Los árboles de mi cuarto se suben por las paredes
Me has dejado fresco como el alba
Un lirio en tu huérfana boca


viernes, 4 de enero de 2013

Y es así como fui en ti dientes de arena


Tweets del 14 de diciembre 2012


Sueño indefinidamente
hasta nuevo aviso
Cuarto creciente de cielo
en tus manos
Regreso y no me reconoces
Sentado sobre un viaje cualquiera
Despiértame desnuda con tu cabello sobre mi cara
Tu cuerpo murmulla sobre mis labios
Que sepas, amor, que es la última vez que te salvo

A cada instante, mi loca, mi jungla
Me inclino sobre ti y solo veo tus ojos
Veo tus senos apuntalados como un arroyo

Me desperté cabreado como una golondrina
Eres un ramo de dientes blancos frotados sobre un espejo
Muñeca con lengua de escritura
¿Sabes lo que es tu huella? Pues eso tengo en el fondo de la boca

Eres increíble cuando te despiertas con olor a noche
A veces escribo como dándole puñaladas a las piedras
Cuando te dejo los hombros empañados
Cuando chorrea tu boca

No tengo ninguna llave; ni siquiera la de tu casa
Estoy en un nido con una pizarra dentro para hacer invernadero
La combinación del reloj y la desesperación crean la espera
Los juegos de Hamlet
Y es así como fui en ti dientes de arena
Los murciélagos como mudos ciegos cumplen la condena de cueva

miércoles, 2 de enero de 2013

Te baño en una bañera dentro, con un columpio colgando de madera


Tweets del 13 de diciembre 2012


Te echo un pulso a dos brazos a cuatro bandas de billar. Pierde el que antes acabe con sus fuerzas
Me ha caído una piedra de una pirámide de Egipto encima. Seguramente es la primera piedra del Fin del Mundo

Un nombre enloquecido me engañaba me engañaba
Agónica engañas celeridad
Soy Eco enamorada de tu cuerpo seco
El perfume desgrana la piel
Para preguntas,  las de las horas
Cantantes románticos encarcelados por robar corazones
Todas las criaturas son de las riberas perdidas
Introduce un intervalo más grande que el espacio entre las palabras
Peligro a vapor entre matorrales

Tan imperfectos mis brazos son en ti excepcionales
Bajo tu piel voluptuosa soy mirada
Tu manantial tu cuerpo imán
Cae en ti mi inclinación
Recíproca, tú, tu mano, mi dedo

Sexo y muerte sobrecogen al cuerpo
Me decías: "Nada, nada, nada".
Puse un dedo en el pensamiento para ver si tenía sensibilidad
Hay viajes que son bodas
negando lo cotidiano
Te miro como un viaje
No hay nada más peligroso que mirar
Ya viene la hora de la desesperanza
Dos muros: el porvenir

Con tus párpados me haces violencia
Mis bordes mentales son los de tu cuerpo
En el próximo beso me bajo de tu boca
Ate arte corazón griego
Sensible tu cuello enloquecido
En la balanza de tus dos labios gozo
En la sorpresa de tu estanque sobresalía el asombro
Y qué es todo esto sino latidos
Altísima vida

Salta por aquí. ¿Ves? Debajo solo está el mar
Te propongo la belleza del mundo
Un perdona en tu cuello
Un cesar en tus manos vacías
Tus espléndidos vestidos. Tus espléndidas piernas
son un pozo fresco de mi agonía
De mi nada tuve una aurora

Te cepillas las pestañas como los dientes; quedan blancos, quedan negras; queda tu mirada, tu boca y una sonrisa
Te sostienes sobre una gota, mi mágica
Saltas en mí. Dentro de mí me gritas

Acá se acabaron los días. Emprende la ciudad una vida nueva
Estoy hasta los hilos de las marionetas
El arte de la ventana tiene mirada
En una ciudad está lleno el terror. Los cadáveres son recogidos como chatarra para el desguace

Necesito un atardecer de canal florido. Y es otoño
En ese cristal invisible donde te veo eres realidad y espejismo
Las manzanas brillan en los árboles debajo de la noche
Las escaleras tienen estaciones, de trenes y de primavera
Indudablemente eres creación mía toda
A cuatro gritos. A cuatro vientos
A cuatro palabras abiertas
A arrancártelas
Te baño en una bañera dentro, con un columpio colgando de madera
Son los dieciséis atardeceres que me tienen cogido por la boca
Clima, asiática, sensual carne de arroz, de agua encharcada hasta el borde de las piernas

martes, 1 de enero de 2013

Tengo dos ausencias en mi vida: una tuya y otra tuya


Tweets del 12 de diciembre 2012


Primer vuelo de prueba
Comido de cicatrices
Mal atado a la vida

Tengo manos escaleras
cara escaparate
corazón cristal
Se me come la carne a vida o muerte

Soy las Suplicantes en corto, en corta letra y alma encogida

Ópera para el amor
En ti capitulo
en tu hierba interior
perdido
Libérame del precipicio

Había un sueño en frasco
donde era posible soñar
Había una curva de botella rota

Por fin tus manos mensajeras llegan
Música como un girasol
Me entorpezco como un perro tumbado en una esquina somnolienta
Madrina, mi embajadora
Me hizo grillo. (Y no pepito)
Por fin se cumplen todas las causas

Se preparan los muebles con racimos de árboles
Los sabios tienen toda la precisión del mundo
En un hotel de camellos se reconocieron en el Infierno
Tomaban compitas de joroba

¿Y si nos damos un bañito de arena?
No me sean adultos informales
Nunca fingí tener un niño interior: lo mío es todo superficie

Ya voy por la segunda línea del libro de tu mano
Yo las mariposas las siento en las manos
Tu pecho inimitable: eso sí que es increíble y arte
Ayer vi tu espalda

Me acusan de abusar del móvil. ¡Ay! Cadena perpetua

Qué más da que sea con la precisión de la luz
Siempre me hacías un gesto de inteligencia
Enmascarada prepara la habitación de amor y tortura. Hasta el silencio huía
Toma tres gotas de vela.
Hace burbujas de piel.
Baja las cortinas del placer
Me dices en la boca:
"¿Te gusta?".
¿Qué eres?
Por una parte eres la palma de la lluvia
Por otra, eres el vidrio de un jardín
Eres inimitable

Ahora la nube me pisa la cabeza
Ahora el sol quiere comer
Y si jugamos a las muñecas, nos caerá un juego del cielo
¿De dónde se escapan los eclipses?
¿De dónde viene esa llamada?

Tengo dos ausencias en mi vida:
una tuya y otra tuya
Te besaré. Te besaré, mi amor. Sobre esta nuestra orilla
Celos, celos, celos, mis locos celos me atrapan a ti. Celos y celos, más, más.
Por si hoy se acaba el mundo y después de acabado no me acuerdo te digo:  "Te quiero".
Por lo menos te he encontrado el último día del Fin del Mundo
Ahora, pues esto se acaba, vamos a empezar a despedirnos: "Os quiero a todos".