sábado, 31 de agosto de 2013

Tweets ausentes


Un amor sin causa como una verdadera oscuridad
como unos pájaros sin bosque.

La memoria de las cosas.
Los días representados.
Inventaste las tardes.

Lo misterioso como un intruso se rompe.

.                                                           ****

viernes, 30 de agosto de 2013

Pónganle un cansado verano


Es niebla la realidad, apariencia, se entiende, fantasía,
disfraz
tinieblas del sueño
Y eso que es invierno
y se arrepiente.

Ahora cojan una historia de amor desesperada.
Y pónganle un cansado verano,
un camino, unos pies,
y con una sonrisa vista
háganlo fuerte.

.                                                           ****

jueves, 29 de agosto de 2013

Inventaste el olvido


reír,
sonreír,
estremecer
O cómo?

No te hacías preguntas y pensabas en la dulce belleza.

La belleza duele. ¿Sabes?

Inventaste el olvido.
Se parece al amor.

El sol para ti se mueve.
Y la gravedad de los planetas.
Fácil.

Hemos salido.
Y tú creías en los silencios.

en mis torpezas.

Callar altísimo.
Altísimo sueño.

.                                                           ****

Tweets de hace un rato



Un reloj sin cara por dentro suena
negando a los ojos la hora que pasa entre los engranajes.

En el laberinto de tu sonrisa.

Los objetos retienen al cajón en su uso.

Y te quitaste desnuda el hecho de llorar.

Hay una belleza en la sombra del olvido

.                                                          ****

Detrás de ti desnuda


Fruta
agua
fruta

un lugar

fácil

baño

tu cuerpo es agua salada.

Con tu sabor te conocí.

solitaria.

Detrás de ti desnuda
te quitaste el llorar
y reí.

Y unas gafas del Sol
como campanillas.

.                                                           ****

miércoles, 28 de agosto de 2013

En la caverna de los huesos tengo un huerto donde te siembro


En la caverna de los huesos
tengo un huerto donde te siembro.
Tú allí fruto y tierra de mi carne.

La casa de los errantes.

Las frutas del morir.

Un verano inerte.

Y ya el corazón inmóvil
toma el último trago.

.                                                           ****

Ella corta los mapas


Hacer del amor esa monstruosa maravilla.
íntima, fracasada.

Ella dice:
"Es un intento".

Ella corta los mapas.
viaja en el Destino.

sale
regala

Es un viaje de amor rojo.
una invasión,
un no tengo secretos.

Es un momento de las horas.
un estar siempre.

una sed.
hecha.

.                                                           ****

Cuando ella gastaba la lluvia


(sueño de media tarde)



En las lagunas de mi lengua
vestida de palabra
al mismo tiempo íntima y desconocida.

me marcas.

era yo
vi

noches de antes
Cuando ella gastaba la lluvia.
Ponía sus dedos.

Renuncia al sueño(s).

Las fantasías nunca mienten.
La realidad-Salud-Pública.
No la infecten.

Y aún, eso, no me ha tocado.

Ha llegado con un vestido negro.
Me besa primero íntima.
fallido beso

.                                                           ****

En el mar flotan los inventos


Tu sonrisa se abre
como una tormenta
como un fuego libre
de almendras.

Me gusta imaginarte
torpe como agua.

En el mar flotan los inventos
como una amenaza.

En tu piel seca comen las fieras
que se fugaron del origen.

Dicen que el mar hace olas
torcidas.

Para hablar supe de manos.
Para arrancar tu vestido supe de tiempo.

Y tú tan desnuda.

.                                                           ****

Las semillas son cachorros de la tierra telaraña


Media espalda sobre la cual cae la lluvia.
Cuatro ojos se derraman.
y en la confusión del olvido
cargan armas.

Las semillas son cachorros
de la tierra telaraña.

Duermen los libros. Hacemos el amor en la cama.
y del otro lado de la lluvia, transparencia.

Sujétame los párpados con tu mirada.
Con hierbas en las manos.
para impedir las cataratas.

.                                                           ****

martes, 27 de agosto de 2013

Es el dolor de la despedida quien habla desde la puerta


Es el dolor de la despedida quien habla desde la puerta.
Pero entren
aquí se ponen cerezos.

Con un búho.

Noches cogiendo hojas.
Perecen.

En las cabezas de los libros olvidados.
Empiezan.

A medias pasamos.
Puede ser que vuelva.

leyendo hojas,
manos manchadas.

y no es fácil.

.                                                           ****

Los que se besan con la memoria


En el rumor de tu espalda vivo como un espejo.
Miro y lo desencadenas.
Todo mi cuerpo dentro.
Haciendo volar los órganos.

Los que se besan con la memoria.

Se consolida el aliento de la tormenta sobre nuestras cabezas.
Por los nudos nos acordamos.

¿Quién cree que ando polvo?
dice la tierra.

equivocado
el amor
el deseo
confundido
claro como nuestros cuerpos.

Tres líneas se marcaban.
Te escondes.
como un libro en la almohada.

.                                                           ****

Y los bordes inundan los huecos vacíos


La carta sigilosa.
El silencio de la vida.
En su nueva idea intemporal.
El tiempo como un mono salta loco inconsciente de los recuerdos.

Con los rayos
aunque mueran las hierbas
en mi cabeza atravesada.

Y tus palabras dentro
y mi boca traiciona.
Se me encoge el sentimiento
Y eres tú
la condición de mi barro.

Y los bordes inundan
los huecos vacíos
como si me metieras la mano

De emociones prisionero el mundo
de mi lado de tu lado
tiramos la mala suerte
como gotas prisioneras.

.                                                           ****

lunes, 26 de agosto de 2013

Cae en pedacitos el silencio por mi calle


Sobre tu almohada hablabas de caídas
de un mar que se tumba
de un horizonte nuevo.

Y si el puente
lanza flechas mortales

Cae en pedacitos el silencio por mi calle.
Si es un silencio que corta como un sueño terrible
una tormenta de mariposas
salida de tus ojos.

Rayos son y miran
mi cabeza atravesada
como hierbas traviesas.

.                                                           ****

Y ella forzó el perfil de mi conciencia


Y ella forzó el perfil de mi conciencia.
El sol se me ponía en la cara
como un barco bajo la sombra de un árbol.
Cataratas. Un gorrión.
Pintado sobre los cristales de tu ventana.
Una mirada azul clorada.
El litoral de sus alas
como un puente de aire.

.                                                           ****

Rompes mi fe en la puesta de sol abierta


El bulto de una mano
pendiente de la costa.

Contigo como una costa.
Me haces nudos en la montaña de tu vientre.

Un cuadro desconfía hasta que la mirada se rompe.

Y de nuevo las flores con su boca abierta.

Rompes mi fe en la puesta de sol abierta.

Ven y ve. Esta es tu ventana.

.                                                           ****

Una playa loca


Un vestido clandestino.
Unos bancos de madera.
Recuerdos.

Cuando sale la luna todas la medusas son azules.

flor
tierra
eclosión
mar
velas llevan

ríos pintados
hechos de piedra

pájaro parece un agujero negro
vestido de papel
y fuego

una casa azul sobre un cielo verde y un árbol.

Me dolían las hojas
como racimos en las manos

bajo aquel árbol, una escalinata.
un monte blanco; y allí donde los locos pintan
la arena.

.                                                           ****

domingo, 25 de agosto de 2013

Tweets de domingo


Me llevaste hasta un lugar sin fronteras como a un hombre nuevo.
Me dices al oído todos los imposibles que hacemos.
Allí lo sintió como un sueño.
Una decisión de calor.
Un amor desordenado con olor.
Un pequeño llanto amargo se ocupaba de mi garganta.
Tu ropa exaltada hacia mí venía con boca abierta de deseo.
Encontré el camino de tu frustración como un invento.
La peste: ese animal pegajoso de caramelo.
Saliste a las primeras vueltas.
Era el olvido del cansancio.
Estuvieron unos días soñando.
Soñando unos por otros se hizo el mundo.
Cada vez despierto sorprendido de que esta sea la vida.
Todo el amor se transmitía de boca en boca.
Se contaminaba el mundo y nosotros inocentes.
Dios fue al leer lo que los hombres escribían.
Eso fue en la fecha imaginaria de mi nacimiento.
Todo se redujo a este día como el último vuelo del pájaro.
En aquellos tiempos humanos la memoria fue una máquina deformada.
En esta vida adquirida en el bazar de Las Mil y Una Noches
se hizo la ciénaga presente.
Conoció la puerta abierta.
En sus manos las cosas conseguían tomar la suerte del olvido.
Había estado la soledad de visita en el salón de la muerte
le quedaba té aún en la boca.
En un rincón del mundo había unos pasos supuestamente humanos.
A medida que la imaginación se fue volviendo metálica se endureció el mundo.
Un poco más tarde vinieron los fusilamientos.
En la languidez quedó la vida.
Pero no se había perdido el sentido agarrado a las nubes.
Pensaba como el lienzo de los cuadros de aquel museo.
No eran casuales tus rodillas.
Se te hizo el suelo.
Y la explicación se te vino después del rezo.
De color se hizo el mundo para tapar su miseria.
Y es un nuevo lugar.
Este.
Para ti.
Un lugar sin rumbo porque ya encontró su sitio.
El calor se ordenaba por la calle según su capricho.
Tenías siempre preparado el talento de los huesos.
No tenía de tu cuerpo nada que corregir;
todo estaba ya dispuesto
en el máximo resorte del mundo.
Se me quedaba el cuerpo como una rotura.
Con la severidad de una lista.
Como un jardín nunca visitado.
Como veinticinco notas desgarrando la música.
Así entró el mundo en Occidente.
Rajando cuerdas.
Volviendo a la oscuridad de la razón.
Echando mitos cuando inventaron los bolsillos.
Comiéndonos en pensamiento a nosotros mismos.
En un pensamiento que acaba en el límite de las palabras.
Hubo un tiempo en el que a los hombres se los comían las paredes.
Y las casas crecían al ritmo de la vida humana.
En otro tiempo, en otro lugar; aunque siempre era la Tierra.
La satisfacción de las grietas.
El peso de la sangre.
Y un grave amor que lo invadía todo.
La temperatura subía por las piernas de la Tierra.
Tuvo orgasmos "erupcionados".
Y un alimento de agua.
En otro lugar, en otro mundo, la sangre espesa.
Prendido a la cadencia de tu boca
desde el principio al fin de los tiempos.
Se me acercó por equivocación un día.
Un día suicida que había perdido la conciencia.
Sacó sin pudor su esqueleto.
Y me tomó en un delirio enamorado.
Sin tocarle un pelo quedé como una flor muerta.
Eran sus manos olorosas.
Bien prietas y densas.
Únicas manos de la vida.
Y entonces de olvido perdí la memoria.
Las noches enteras permanecen fuera abandonadas a la soledad del silencio.
El rudimentario silencio no hacia ruido.
Desde todos los tiempos vienen trampas como una banda de canarios.
Los pájaros eran distintos a la realidad.
Por primera vez no había sentido.
Algunos confesaron su sorpresa.
Fue una nueva iniciativa.
Convencidos de su locura hablaban lo que se les pedía.
Desistieron todas las rutas para evitar el "ninguna-parte".
Nadie quería volver al pasado.
Ya todo era vegetal.
Y el Universo parecía de piedra.
Se confundían este y los otros horizontes.
Se perdieron los contactos.
Los obstáculos parecían ríos del recuerdo.
Se acabó una semana silvestre.
A mitad del tiempo se hizo una colección del pasado.
Cada diez días relataban los hechos.
Ya no volvería el sol
en el tiempo del cataclismo.
El suelo, a veces.
Los monos tristes.
En esta expedición del silencio.
El recuerdo era un silencio
para esos hombres del final
sonámbulos de pesadumbre.
Avanzaron en la reverberación de la noche
como un aceite de insectos.
Tal vez de haber comido animales fluorescentes.
Se destrozaban los pulmones de regreso.
Estos últimos mineros de los tiempos.
Casi sin hablar con antorchas de sangre.
A los más viejos se le caían los ojos.
Y siempre dormían como si nunca lo hubieran hecho.
Tuvieron un tiempo de soledad.
Casi imperceptible.
Se había perdido el Ser, la Identidad y el Sentimiento.
Así pues, todo perdido, cuerpos.
Iban como fascinados.
Todos ellos travesía.
Ligeramente petrificada.
Una orquídea de pájaro.
Un interior sigiloso.
Ya sin costumbres.
Un mar quebrado.
Una ruta de amapolas negras.
Un punto en los sueños.
Y durante mucho tiempo apareció lo arbitrario.
Eligieron un lugar para recibir al Futuro.
Pero el Tiempo ya no existía.
No perdieron la esperanza en volver a inventarlo.
Les quedó alguna soledad que otra.
Algún secreto implacable.
Mientras adoraban como a un dios la Noche.

.                                                          ****

Tiene una tumba mi boca


Paseaba la noche
Solo me dejaba su sombra
en estado de excepción
en el río de los ahogados
flotaban todos mis cuerpos
como campos inundados.

Tiene que ser una lágrima al caer
después de tantas horas muertas
inundan las casas.

La habitación se está perdiendo
en la solución de la lluvia.

Parece eso, lluvia
o insomnio.
Tiene un sueño de ardilla
o un cementerio.

Tiene una tumba
mi boca.

donde clandestina me traiciona.

.                                                           ****

Vivir intransitable en ese espejo negro de la vida sin borde


Vivir intransitable en ese espejo negro de la vida sin borde
donde cae tu cuerpo cada mañana.
Tumba de día para enterrar el pozo de la oscuridad.

Y si miro a la lejanía
lejos se ve ella misma.

Y si miro al fondo del campo
se hace un principio de primavera.

Caos oculto de la vida.

.                                                           ****

Pone cara de cuadro


La soledad tiene un cuento de niña
para pedirme silencio
mientras ella duerme.

Pone cara de cuadro.
Con todas las rupturas hechas.

Me rompe el hueso.
Finito como un hilo.

Luego me lo ata con vendas calladas.

.                                                           ****

Habla, soledad. Cuenta


Conoces el mar en los años de la palabra
pasas el muro de la hoja
caes del otro lado disuelto.

Un espacio como una mezcla de azul
sin figura
Insuficiente

La fuerza de la casa.
Se encarna y deforma.

Danza el fuego
como una espalda sostenida.

Habla, soledad. Cuenta.

.                                                           ****

sábado, 24 de agosto de 2013

El jardín de los soles


Un mediodía como una lupa asombra
crea un gigantesco agujero en el espacio
sin dejar lugar para el aliento.
Se prendió la calle.
De los rayos empezaron a crecer sobre el suelo soles.
No podíamos andar sin quemarnos los zapatos.
Nos hicimos zancos de hielo.
Fuimos como niños jugando
al jardín de los soles
que estaba llorando

.                                                           ****

Lo único que se oye es la restauración del tiempo


Los meses se empeñan palmo a palmo en tomar el tiempo;
incluso el tiempo de los ríos.
Recita su voz.
Lo único que se oye es la restauración del tiempo.
Sonaba como cuatro horas desarticuladas
como una expedición dentro del ficticio esqueleto
colgado en el cuello de las horas
y así llegó marzo.

.                                                           ****

La imaginación se ensanchaba como una mancha por los sueños de los hombres, desmadrada


El  mundo  era  muchas veces como antes
sin nombre
todos los años primeros
el mismo cada vez, cada año,
daba de nuevo recomienzo
a las casas, a los árboles
arrastraban la desesperación a un nuevo orden
recuperaban los objetos perdidos
en un afán de búsqueda durante el tiempo de la nada olvidados.
Aparecían con los ojos sorprendidos de un curioso recién nacido.
Tanto tiempo en el olvido les había quitado las ganas de vida.
Pero pronto encontraban sus ganas y su sitio.
La imaginación estaba lejos
desentrañada de la mente de los hombres
extraña a ella misma,
a veces, tierra,
a veces, prevenida,
como un lingote de sueños
como un animal enfurecido.
Se ensanchaba como una mancha
por los sueños de los hombres, desmadrada.

.                                                           ****

Comida por el primer arrebato del óxido


Allí donde otra cosa aparece
para mostrar el espíritu consumiéndose
allí la vida hace preguntas concebidas como obra;
allí la separación misma congela la vida
la reconozco en su dureza como plan de hielo.

Me reconozco como un ensayo prendido solo
en tanto carta que no llega
ni explica la tardanza
en un buzón de calle prisionera
íntima en la sombra
retumbada por los pasos de la acera
caída fuera de la bolsa de recogida
pegada al hierro interno
después de un largo viaje allí llegada
comida por el primer arrebato del óxido

.                                                           ****

Ignora ella que estoy en sus ojos huyendo


Al instante el ojo se abre
Al instante el ojo mira
entero y con arreglo a un sueño,
contemporáneo a la mirada,
disgusto por entero
y se ve arreglándose
del mundo los retoques
por delante de la ventana
pasa el mundo en imágenes
como una ciega iguana
al cristal pegada
mira la habitación por dentro
como buscando mi presencia
ignora ella que estoy en sus ojos huyendo.

.                                                           ****

Para el cóncavo hombre construido sobre la curva del infinito


ha venido la forma y la sustancia
desciende y digo
vendrá el invierno
un día a saltar sobre los corazones
para el cóncavo hombre
construido sobre la curva del infinito
del presente alejado
y vendrá con un cráter en la garganta
desde donde brotará la furia del infierno
será de un pañuelo humo
desde donde el vacío florece

.                                                          ****

viernes, 23 de agosto de 2013

Naufragios escapados en gran número hacia la nada


En este enorme mundo, en esta calle remota,
en este río reciente, en esta casa arrastrada te presentas.
Y aún pienso en ti.
Exploró del fondo lo único que quedaba.
Encontraste ese lugar donde se hace el tiempo.
Se ultimó un tiempo partido y extremo muy cerca de la sombra.
Se concibió el llanto bajo una lupa; enterrado entre otras cosas.
Algunos riesgos tuvieron efectos; a esa hora: las tres menos cuarto.
Tuvo un arma asombrada; y algún testigo.
Un dibujo extraviado; un perecer desmesurado.
A pesar de eso, el fin duró varios años.
Y un buen día se interrumpió para siempre
del otro lado de las cosas. Fue entonces cuando
el mundo se volvió invisible impregnado de inexistencia.
La curiosidad desapareció de los niños; y
todo rastro de los inventos.
A sus juegos renunciaron las casualidades.
Olfateó el salto del rumor como un juego de saltimbanqui.
Le atravesó la garganta con el caballo de dientes.
Ciego como los huesos no tradujo el miedo.
Tuvo la aventura de los embudos en un viaje solitario.
Se llevaba los hombros consigo para sostener el cielo.
Se desfiguró el rostro con la lástima.
Resistió la travesía del tiempo y desde la cumbre del mundo hizo un hechizo.
Naufragios escapados en gran número hacia la nada
trataron de separar la novedad con un poco de escarnio.
El porvenir pensaba de una forma desproporcionada.
Y en esa noche de vigilia y espanto, la resonancia del mundo.

.                                                           ****

jueves, 22 de agosto de 2013

Esta muerte no te va a durar toda la vida


Esta muerte no te va a durar toda la vida.
A veces el tiempo está parado porque se para en un cuerpo;
otras veces porque se para en los mitos de la mente.
Es un goce de aquel que niega el mundo.
Quien goza con el cuerpo puede vivir en cualquier lugar.
Para quien goza con la ficción el mundo es una inmaterial biblioteca.
El tiempo da vueltas solo en la mente porque en su realidad
está en fuga perpetua de sí mismo y del horror de los hombres.
Según algunos, quien se va vuelve con las metamorfosis del mito plasmadas en los ojos,
propios y ajenos, en cuartos de alquitrán.
Tarde o temprano aparecerá un murciélago.
Al ácido de la espera.
Ahora se daba cuenta cuanto tiempo se había gastado en el último año como por olvido.
La vida continuó ciega hasta la muerte del martes.
Comprobó que esta vida no eran juegos de circo negro.
Dejar pasar el día silenciosamente de ambos lados.
No para que no se escape sino para dejarlo pasar sin mucho ruido.
Siempre hizo eso como un pacto sin acuerdo, no hablado.
Hasta que un día se dio cuenta y siguió callado, dejado, de ambos lados.
Allí amaneció más el tiempo.

.                                                           ****

Y ya doblando por una esquina la realidad de nuestros cuerpos


Con ese amor se llevó el tiempo.
Y esperaba, esperaba.
Diles que vengan en mi ayuda. Y suspiro.
"Mira" -dijo-. Y estaba a un segundo. A un segundo humedecido.
Resto del día y tiempo. Me quedé de mano seco.
Bastaba con el eco de tu boca, un poco de aliento y la humedad se recuperaba.
Alocada por tu parte. Y ya doblando por una esquina la realidad de nuestros cuerpos
febriles como gatos de la noche cerraron nuestro dormitorio sobre nuestros cuerpos.

.                                                           ****

Si es necesario me forjo un recuerdo para que mueran los hechos olvidados


Leer como un misterio. Sabiéndose dentro. Lento. Torpe.
Con la intriga de lo aún no descubierto.
Se sabía sordo. A las intenciones como una canción que se oye pero no llega.
Leer es buscar en la tierra. Sin hacer ningún caso comencé la vida. Ni me contestó.
Empecé a desmontarme y solo quedó un sueño.
Me pregunto ahora si estaba alterado. No sé mientras.
Hace tiempo. Vine de ninguna parte. Allí no había preguntas.
Todas las preguntas fueron posteriores, en retroceso.
Andar nunca supe. No sabía que tenía piernas
ni para qué servían.
Tuve un tropiezo de memoria.
Si es necesario me forjo un recuerdo.
De ninguna parte para que mueran los hechos olvidados.

.                                                           ****

Todavía no recuerdo haber muerto


Anticipo tiempos. Designios. Malhumorados.
Empezaban. Como fuerzas. Masas.
Hasta se sintió la luz comentando. "Al fondo. Allí, al fondo."
Colocaba las piezas como una vida. Sin terminar.
Allí, como iniciales. Anticipo.
Me hace un reproche la vida de no haber vivido. Lo niego.
¡Qué sabrá ella! ¡Qué sabrá de mí ella!
Ciega vida que solo lee los periódicos. Sabionda."Monóloga".
De mí ni te ocupes. Soy puerta. Y a ti las puertas ni te interesan.
No es cierta amargura. Porque sonrío de su diálogo;
de su monólogo con ella misma.
Todavía no recuerdo haber muerto.
No recuerdo haber estado bajo tierra; aunque a veces dudo.
¡Es tan suave la ausencia! Es tan suave
que a veces dudo de haber estado.
Tú eres la sola certeza de haber vivido. Sí, tú.
Sin ti hubiera pasado por esta vida dudoso de ella.
Líquido, sin dolor.
Casi sin dolor. Con un cierto malestar del cuerpo. Y algún miedo.
Sino. Sin ti no me sabría.
En mi íntimo monólogo todo empezó cuando dijiste:
"te amo". Ahí sentí mi cuerpo. A punto estaba de irse.
Lo retuviste. "No te vayas." Sonó como una promesa.
Nunca me había dicho nadie "no te vayas".

.                                                           ****

Tuvo una idea del mundo como una península en medio de la nada.


Sin encontrarlo, sin buscarlo, único como una nave,
en su ímpetu de búsqueda se encontró el mar donde nunca estaba.
Hallazgo, solo, convencido. Engendro. Insalvable.
Fueron cuatro días de sueños. De esos sin distancia, de cenizas.
Tuvo una idea del mundo, como una península en medio de la nada.
Con trazos de olvido. Y dificultad.
Trazó una expedición absoluta. Donde faltaba la rabia.
Para sí mismo fue un castigo. Concebido solo para la tortura.
Sin salida secreta. Donde no se busca.
Es un laberinto de recorrido. Rumiado.
Sin beneficio. Si te han dicho que vas a morir, eso.
Una ruta regular entre las palabras. Única.
Por su propia fuerza impuesta.
Insalvable mata-horas. Hasta
hundirse en la mar de palabras.
Hice kilómetros sin nada en los sueños.
Tampoco esperanza. Tan poca.
Peninsular. En un sucio cielo.
Trazo; de sí mismo. Exagerado; como mala costumbre.
Absoluto y falto. Nunca aquí. Podrida vida rumiada.
Propiciada vida rumiada. Esto es una aldea secreta.
Donde empiezan las mujeres. Allí, al borde, empieza.
Estoy sin pasos de entrada. Se lamenta de sus beneficios.
Es un lugar. Solo eso.
Y yo aquí tinta. No tiene virtud enredarse.
No hay pretextos. Lo sé. Y todo evasiva.
Ilusoria atención prestada. ¿Y mañana?
Mañana ¿qué? Mañana un lugar.
Mañana es un lugar donde nadie llega.
Un lugar implacable. Donde todo empieza para nadie.
Predispuesta, seductora. Mañana mentirosa.
Nunca allí me traslado sino me empuja y lleva.
Traidora. Sonriente trampa. Evasiva siempre.
Enseña la sonrisa de los dientes. Falso momento-engaño.
Rota certeza. Original promesa.
Y yo siempre dispuesto a pesar del engaño me lamentaba.
Como un plan me lamento. Y me entras tú me colocas encima las horas.
Aborrecidas.

.                                                           ****

miércoles, 21 de agosto de 2013

Apareció como la crisis de una casa


Ella estaba dispuesta ensordecida mientras se anunciaba.
Desarrugada, blanca. Con sus dientes y sus mejillas nuevas.
Recordaban mis besos sobre tu cara cada vez que la besaba.
Cada vez se ponía flácida. Y sus labios acababan
con todos mis poderes.
Sobrenatural, tú. Te volvías intacta como un instante
otra vez con tu dominio como anteriormente.
Llegada como un experimento de la noche,
apareció como la crisis de una casa,
como algo siempre ocurrido.
Decías "nosotros" de forma mágica.
Y viendo que conocías todos los tiempos me entregaba.

.                                                           ****

Trabajaba la marca desde el fondo del deseo


¡Quién supiera comprender las fórmulas!
Seducidos durante el destierro.
Y las monedas caerían en la boca de la avaricia.
Tantas veces como el deseo obstinado.
Pestilente aceite de la envidia.
Magnífico. Destilado sin mancha.
Desesperado, espeso.
Trabajaba la marca desde el fondo del deseo.

.                                                           ****

sábado, 17 de agosto de 2013

Ella me escribió una carta que parecía el fondo de una casa


Por último, cabe esperar.
toda prueba como una prueba de amor apretada.
Y le dejó resquemor. Y le devolvió los celos
dispuestos a servirse a tajos el corazón.
Me hizo un mapa. "Corta por aquí.
Aquí: ¿ves donde duele? Corta que duela.
Corta, amor, y zanja el dolor."
Ella me escribió una carta que parecía el fondo de una casa.
Una casa (de nadie) perturba.
Largos meses para servirme en un plato lluvia.
Estuvo noches enteras lluvia comiendo.
Y emoción.
Se interrumpió un día la lluvia y el plato seco.
Sopló mucho rato al mar con su aliento caliente.
Hizo nube y tormenta. Revocó el ritmo de los mares.
Rezó al cielo. Invocó a la nube. Al plato volvió la lluvia.
Era martes devastado. Incomprensible porque no había pasado la semana.

.                                                           ****

Un día partido hicieron sombra y


Y algún tiempo después
aquella tarde, aquellos años tan remotos,
eran entonces construidos
un río enorme, un mundo reciente.
Se presentó en casa arrastrado
y aun, pensó: no creía;
ni consiguió su empeño.
Exploró en el fondo arrastrado,
arrastrando la voz
y lo único que encontró dentro fue el Tiempo.
Se sentaron en su extremo
se asomaba y veía su mano.
Un día partido hicieron sombra y
la pusieron sobre la hierba concentrada.
Concibió tiempo;
a cambio lloró acumulado
de todas las privaciones enterradas.
No trató con riesgo los efectos;
estuvo a punto.
Pasaron las horas por su cuarto.
Como posibilidades tuvo un arma asombrada.
Me envió testimonios, dibujos bien cuidados, un
extravío desmesurado,
un perecer, un buen día que duró varios años.

.                                                           ****

Mi tumulto es perfume despierto


A fondo
a hoja
de la tarde,
A llama
a ojos
a cada.
Se guardan
se encienden
a cada paso.
Palpita
en voz
en la lejanía del reloj.
Mirada resaltada.
sin salida
Mis ojos
internos de soledad
te dan música pública.
Mi tumulto es perfume despierto.
Separa el aire.
A rato largo.

.                                                           ****

Sobre el olor de un trigo verde


Iluminar es difícil.
no tengo farola.
Más difícil es hacer un nido sin pico.
Bordar es difícil;
más aún bordar derramado.
Suspirar es difícil
(cuando no se tiene boca).
Ser río es cosa de agua.
Ser gallo es cosa de huevos. :)
Ser cordero es cosa de lana
y de incendio de un granero.
Repicar lo hacen mejor los pájaros.
Sobre el olor de un trigo verde.
Desgranar mazorcas es cosa de viento.
Descalzar un campo hundido
a cada paso de la mañana.

.                                                           ****

Como una alondra derramada


tu imagen siempre fugitiva
buscaba
no sabemos
posada sobre un regazo
tu imagen tocaba
tu pelo como un peine
cultivo
pelo o cometa
desemboca
como una almendra en mi boca
embrujada
desnuda y turista
como una alondra derramada

.                                                           ****

No siempre se desborda el Universo


A veces se hablan de caminos
como minutos y horas
como alejados
como solos y cometas
Pero ellos no nos entienden.

A veces se aleja el río
y creemos que va al mar
cuando en realidad se esconde.

No siempre se desborda el Universo.

Ni todo es bello.

Ni sabemos.

.                                                           ****

Y otras veces, de repente, nada


por encima se estrella la amargura
sabes?

Sigo a pesar de las olas
Pierdo a pesar del tiempo
Y es soledad perdida.
Encendida.

Sigo en alguna parte.
Ando sobre llagas.
Nada, nada.

vuelve

Todo y nada.
Viene como otra mirada.

y otras veces, de repente,
nada.

.                                                           ****

Cierra sus puertas para dormirse hasta saltar en el estallido del silencio


Vas
creces y te alargas
soledad.

abres el silencio
se llena de antaño
termina

sitio
estás haciendo para mi presencia

creces
y miras,
creces

inútil como todo adiós
sustancia del olvido

y seguir y
seguir
¿a qué?

el tiempo del canto de una herida
cierra sus puertas para dormirse
hasta saltar en el estallido del silencio.

.                                                           ****

En cielo de tierra amanece como una piedra


mirada
náufrago
pájaro
venía
sonreía
como una noche
cielo hacía
de mí
como un camino de horas
cambiaba
se convertía
en cielo de tierra
amanece como una piedra.

.                                                          ****

viernes, 16 de agosto de 2013

Tiembla el recuerdo de lo que fuimos


Estamos
como recuerdo
que cuelga
en el museo de los sueños.

vive colgado de las paredes
como un poema sobre el papel, colgado.

Escucha el horizonte
de la vida con su sonido de astro.
Tiembla el recuerdo de lo que fuimos
Pero tú,
sola,
y yo contigo.

.                                                           ****

Las palabras están hechas con nudos


Las palabras están hechas con nudos.

Volvamos.
Sin suceso.
Dedos raíces propiedad.
Un día más alto.
reconocido

La idea es nacido vuelo.
general.
rincón de la cabeza incógnito.

asustado a su modo
de ser infinito alarido
con tanta muerte interminable

sacrificado
sacrificada
como una llave de puerta derrumbada.

hoja pasa cuando miran los ojos.

.                                                           ****

jueves, 15 de agosto de 2013

Estallan como agujeros diurnos invisibles


se ha venido un grito
quebró
inclinado
como el último

el viento como nube
tras los árboles
como alguien que se esconde
miraba de reojo al escondite

los muros, los muros hacen cruz
subsiste la noche como un arroyo nocturno;
es ruido que nadie conoce

olas de silencio
entre
cantan con voz de sueño
entre el ahora y la mañana

estallan como agujeros diurnos invisibles
dentro de ellos se nos caen las cosas de las manos
y las hojas y los frutos de los árboles y los pájaros
y alguna nube en forma de agua

en las calles en ellos se hacen las alcantarillas
en las casas los desagües
los pozos, los lagos y algún que otro mar profundo

en el cielo las estrellas toman el lugar de los agujeros invisibles:
la luz cae hasta nuestros ojos
rebota y vuelve y deja la sombra

.                                                           ****

Tus pies soportan la noche


que me ames
por
¡que sé yo!
que duela abriendo el dolor.
con ruido
para ir por los tiempos,
embrionario principio
con patas, vergüenza y cuello.

que sobresalga tu piel ofrecida
tu grito tu cuello
tu entrega

que vea tu lengua caída
placer
cualquier tiempo
bestia

tan pronto agua
mar, dique, piedra,

o la profundidad infinita inmóvil;
tu opulencia.

embriagada
tambalea
yema
escucha, murmullo

subterránea

muda, efímera,
amplia

relucen tus pies soportan la noche.

.                                                          ****

Con un decir ocupado en el silencio


Somos.
un mapa.
un lunes: aquí como un insecto.

Está la hora siempre parada.
sin decir nada
de la tarde
entre la impaciencia de lo que no llega
ni se traduce.

Lo que no se dice
corre bajo los ojos.
fuerte como la tinta
se ejecuta, se lee,
en el sitio sin palabras.

nocturno desguace
habla.
dibuja
dice
con un decir ocupado en el silencio.
eso

suspende la sesión consciente
la expresión de las luces

.                                                           ****

miércoles, 14 de agosto de 2013

Letras blancas son tus ojos


¡Cómo quieres que te escriba si no vuelves!

letras blancas son tus ojos
letras blancas que destruyen la noche

Esta mesa
es ahora
un ritual sangriento.

Espera
tengo que decirte
Tengo que decirte todo lo que me han dicho los libros.

Tengo que producir todas las palabras.
La naturaleza me espera impaciente.
Su imaginación.

.                                                           ****

Un corazón gigante de veinte leguas


Estoy en tu boca como un breve dolor
en tus labios a prueba
aún sin despedidas

a qué distancia? a qué hora? cuánto?
cuánto sueño? cuánta noche?

Espera el tiempo de la planta.
el tiempo del agua, el tiempo del año
que no llega.
Crece tiempo lento en primavera.

Tengo para ti una mano invisible.
que oye de cerca.
y un corazón gigante de veinte leguas.

.                                                           ****

Pone rincones: remates


Y a cualquier golpe ojos nuevos
descansa despacio
cerrados como cualquier paisaje
pasa como una cuerda de árboles, pasa.

Como una gran crisis de mar
estaciones;
luego empieza la vida
extraña y "excesa";
acaba y comienza.
Pone rincones: remates.

Saca labios
que van a acabar.
pone vida; sabe a boca.
Mundo breve.

.                                                          ****

Tienes de ladrillo congoja


Tienes paredes
que aman como una caja
imitan una casa
te sonríen amigables
complacientes del encierro
a sí mismo amadas
aman el calor de tu cuerpo.

Tienes de ladrillo congoja
casi larga pena
Que no eres tú.
Lana de oveja
y unos zapatos puestos junto a la pared.
que no andan.

Tienes la puerta oxidada
palabra muerta
una rata
en el bolsillo.

Y dentro, dentro,
un cascaron fino
donde el sol no llega.

.                                                           ****

martes, 13 de agosto de 2013

Y ensucia el olvido


y ensucia el olvido

erróneo
tan perdido como nuestras manos
ahora los labios desmienten
descobijan las tinieblas
Te queda algo por decirme
una última palabra
tal vez un te amo
al dolor de los pasos
que hemos recorrido
tantas veces y volver
a media sombra
a medio secreto
te retiras
en silencio
entre los dientes de la vida
sin dolor
de boca a boca me sonríes
me dejas caer en este ultraje
tus brazos desfallecen
y es otoño corta el mar
con daños en la sangre
Los cuerpos se rompen
en esta noche imperfecta
Tus sueños se divierten
y me usas como a un absurdo
Esas son tus mentiras
abusan del olvido
Mariposa callada seca
hierro palabras
tus alas como un aullido.
Te recuerdo como aire
como nombres consentidos
como tu llegada.
Tiré la mirada
recé a tu boca
me desperté del sufrimiento
incoherente, exagerado
vine a cerrar los ojos indolentes
con la lentitud de un párpado
entre estas paredes-fuertes
con claves de cerraduras

.                                                           ****

Tus ojos son de piedra


Tus ojos son de piedra. Ya sé que ellos fueron metáfora antes
fuerza terrestre, vientre.

agua caída, lenta elegancia,
frágil como un descuido,
almohada de sueños, caídas

hace tiempo
que tú te desprendes
letra a letra
como una máscara

y alegre vas con tu dolor
pasos a pasos recorridos
por ti, tiempo,
visto, fuente y comienzo,
frío y malentendido,
como el que no reconoce tus labios

.                                                           ****

lunes, 12 de agosto de 2013

Él nunca tuvo unos brazos de tormentas


Es opulento
Aquí
huyeron sin prejuicio
Y él nunca
tuvo unos brazos de tormentas
se le hicieron palomas como lobos

Sin embargo es un reino del mañana
Lleva un ojo lamiendo
lo falso
un falso trigo de rechazo
un umbral, una maniobra.

¿En qué parte cayó?
como un extranjero;
a sí mismo

Lleva vidas
puestas

tareas codiciosas
baños de plata
colocados a ras del suelo

antes oscuridad indulgente
ciega

.                                                           ****

El mar entra en mi cuerpo como un sinónimo


El frío es público.
entre los dedos
susurros equivocados
por las calles anaranjadas

hambrienta como los labios del miedo
la mano pura de sospecha.
Y solo sonríes.
despojada.

es mediodía.
De tus sombras perfume.
se asoman bajo las parras.

Mi cuerpo te pertenece;
al maquillaje.
Al sueño gemido,
corto como unas horas:
baile estrecho.

protestan tus piernas
alusivas.
tu desnudez como una planta
juega al viaje.

me has puesto la cabeza como un nombre.
El mar entra en mi cuerpo como un sinónimo.
y distingues el agua.

.                                                           ****

domingo, 11 de agosto de 2013

Como un silencio masivo


Después
después sumido
Después parece
una masacre
A su lado
las hojas se pierden
Después flores
como ojos
parecen
asfixia
excavación de aire
informe. Y calla.
Como un silencio masivo
proclama
con los ojos proclama
las leyes durante
marchas
del amor espléndido
tejían el pasado, ​​
uno
prometió confianza
contando
¿Quién está ahí para moler las palabras?
nuestras cosechas oxidadas
Se nos hizo la tarde
corriente
como una roca muy árida
como un fruto del tiempo
nos sirvió para algo
Aquí el amor nunca engaña,
nunca engaña.

.                                                           ****

Y llega el fuego antes a los ojos que la llama


Si el amor cruel me llega primero
y llega el fuego antes a los ojos que la llama
aún hoy mi corazón con rendiciones andaría.

ardía
un día
y trabajaba
con promedio suficiente
ante cualquier de ruina amenaza
más inminente que lo que algunos piensan
que ellos deprimentes todo lo llevan a la muerte.

A medida de un asalto
de su fuerza
a mí me quita las mías frescas
aquellas que los hombres desprecian

.                                                           ****

Entonces me atormentes te ruego


Si alguna vez hubiste
tuviste
fuiste
te amé
te sentí
por ti ardí
clarividente
entonces tuve la divina gracia
de ti prestada
predicha y clara.

Si fui por ti, por tu amor, adornado
digno y converso
a tu amor, a tus besos,
entonces del Destino instrumento

y de tus grandes ojos verso
de abrir capaz
mi corazón inocente.

Víctima yo (por ti salvada)
de este amor que dicen veneno
amargo dulce esmero
de mi corazón, de tu boca
en la quema esperada.

Entonces me atormentes te ruego
para que este amor no se apague
ni este incisivo deseo
no lleve en sí su reverso
ni sufra de cese este por ti amor ardiente.

.                                                           ****

sábado, 10 de agosto de 2013

Que el amor en ti me arroja todavía hoy después de tanto tiempo


Cuando tengo los deseos y los suspiros acostumbrados
vas y vienes con una nueva esperanza.
Cruel, más que cruel, inhumana.
Primitiva como un dolor
amas.
que el amor en ti me arroja
todavía hoy después de tanto tiempo
aún hubiera sido peor que no hubiera pasado nada.

porque heridos los lados tengo
del desgarro de tu ausencia
ninguna nueva mano encuentra
sino huecos donde caen y penetran.

.                                                           ****

Ella andaba cerca del río espeso




maúlla un trapo
sin mentir; sí.

Algún día en esta vieja cocina de estudiante.
tejados, libros, viejo diario.
Tejas rojas de viejos nublados.
Encontrarás al viejo diario, a las fotos,
de las viejas cocinas de los restaurantes,
a su humedad pegajosa,
a comer pobre de estudiante callado.
La rebeldía se reía de nosotros:
de todos aquellos que andábamos a las cuatro de la tarde
por las calles de un domingo o sábado vacío
donde no hay nadie.
A ella la veía cerca del río.
Ella terminaba de comer antes.
Después me la cruzaba varias veces en la tarde.
Impresión: ella no tenía ojos.
Ella veía el río de tierra, algún árbol, algo de mar en su recuerdo.
La sentía viaje.
Un viaje sin instrumento.
Nunca creí que alguien la esperara.
¡Curioso! No sé como son sus pies.
Su rostro era como una cara que mira.
No era posible saber a donde iba.
(Yo mientras soportaba mi paseo.)
Ella parecía querer morir pero sin la expresión en la cara.
Aparecía sin pasado.
Siempre presente entre dos puertas.
No necesitaba soportar la presión del tiempo.
¿Qué hacía en aquella ciudad que no era ni suya ni mía?
No nos angustiaba.
El río espeso bajaba la tierra.
Le faltaba la existencia. Le pesaba el cuerpo.
No se lo miraba. Ni siquiera las manos.
Nunca la vi tocarse el cabello.
Como si no estuvieran.
Como si no hubiera habido encuentro.
Su angustia era tan mental que no se la veía.
Apenas movimientos; como un árbol grueso con poco aire.
Pero le faltaba la vida (ella pensaba).
Como un "no lo recuerdo".
No se acordaba de su rostro.
Sabía que lo tenía; pero iba sin imagen.
A pesar de eso su aire se asfixiaba.
Nunca la vi de noche.
Creo que ella naufragaba sobre la luz del día.
No tenía orillas.
Nada tenía orillas.
Ni el mundo ni su cuerpo.
Solo las palabras la paraban.
Creo que tenía unas tijeras para cortarlas.
Por ejemplo a las tres de la madrugada.
Después, lloraba sobre ellas.
Las miraba. Les hablaba.
Les preguntaba y lloraba.
Seguramente llamaba a esas horas de la noche a alguien.
Sin saber que decirle mantenía el teléfono descolgado.
Luego, toda la noche, se oía, sobre la mesa, el sonido del teléfono colgado del otro lado.
Era madrugada. Siempre esa madrugada.
Fuera se oía la noche como si fuera un bosque.
Había poca agua. Siempre había poco agua.
Una vez llena no se levantaba a llenarla.
La miraba.
Como si fuera algo la miraba.
Lloraba. A veces lloraba como si llorar fuese una mentira.
Un ebrio llanto.
Se asustaba al verse llorar.
No sé. Tal vez porque era como una amenaza.
Ella sabía que eso era una amenaza.
Futura. Como si ya lo supiese.
Aunque hacia un gesto pensando que eso estaría muy lejos.
En un tiempo lejano, indeterminado;
aún suspendido.
Se acordaba del miedo de los árboles.
Sobretodo de los nocturnos.
Esos eran otros árboles.
Sustituían a los de la tarde.
Estos eran como casas.
Los nocturnos eran como animales.
Con intenciones, vivos, móviles.
Nadie debía salir a verlos; era peligroso:
podrían no volver.
Era demasiado de noche.
Siempre era demasiado oscuro.
Era como un pensamiento terrible.
Una amenaza.
Tal vez de ahí se le quedó esa pose fija inmóvil cuando ella andaba.
Ya deseaba que llegara el día.
Para nada. Para huir de los árboles.
Volvió la cabeza hacia el espejo del armario;
como si en el espejo hubiera alguien:
una imagen diferente, extraña, que nunca había tenido en mente.
Encendió otra luz.
Miró sus piernas sobre la silla.
Sin pensar en nada.
Imaginó que las piernas habían nacido juntas: sin esa separación que las hace piernas.
Volvió a mirar la jarra de agua. E hizo el gesto.
Quiso escribir. Pero las palabras gritaban.
Solo del papel había el silencio.
Fue hacia el espejo y movió la boca como si hablara.
Se miró sin prestar atención a los detalles.
Aún tenía el sabor a verde y blanco de la cebolla.
Temía el desorden de las palabras demasiado evidente;
los bocados de las palabras la asustaban.
Desordenada andaba en su habitación de noche.
De una pieza petrificada. Sin manos. Sin cuerpo.
Sin saber. Devorándose.
Sin memoria escrita.
"Déjeme usted" le decía a un alguien que yo no sé.
"Déjeme caer en las heridas de las palabras."
"Déjeme ponerme en letra."
Lenguaje-horror-extraño.
"No me habito."
Pasajera.
Erraba por un parque absurdo.
Inservible.
Pequeña, silenciosa, extraña.
Literal. Como marca de piedra.
Solo pedía ser más Real;
menos hora, menos cuerpo, menos fuerza del Oráculo externo.
Ser alguien que evoca; alguien a la vida redimida.
Vivir una ficticia tregua.
Hacerse un límite como historia en las bocas.

Poder por fin mirar.

.                                                           ****

Desviados los suspiros de mi boca ardiente unas cuantas lágrimas noches esperan


Desviados los suspiros de mi boca ardiente
unas cuantas lágrimas noches esperan
quejas obstinadas de tiempo perdido
mil veces mis manos muertas
dispuestas tus redes
entre los peores males del mar encontrados
sobre esta "mía" frente.

De tanta luz que el corazón toca,
de tanta luz y lugares
que los campos de mi cuerpo ardiendo
veo y temo corriendo para quemar el aire.

.                                                           ****

Solo le pido a esta tristeza convertida



Habría que esperar tu aparecer divino
para consolar este dolor que siento
si algo es amor es esto
y sin embargo por tus ojos hecho;
quedado herido en el pecho
de nada inocente; o tal vez culpable
de haberte querido y quererte.

Oh! Ser!
hermosa y terrible
como un dolor dueles
como el escozor de tu veneno.

Solo le pido a esta tristeza convertida
en deseo ardiente
negarme no la vida sino la muerte.

.                                                           ****

Silencio de araña


lo más ligero de esta carga fue la nieve.

Cuando ya estuvimos detrás del cristal
lentamente el tiempo se dejó caer
como frías gotas de lluvia
fijadas a lo transparente de la mirada.

ligera tela de araña de agua, de gotas,
como pies escurridizos sujetando el desequilibrio de la mañana.

capturan el aire
con su laberinto de seda.

Silencio.
Silencio de araña.

.                                                           ****

viernes, 9 de agosto de 2013

Se desvaneció después de dormir


Y sin embargo somos miembros
insignia
Ella llovió
triste como un cuerpo.

Recién hecho
enmarañado por la no existencia
anterior al parto
emanado
claro
espera
piel de vientre roja
auténtica
magistral
ambición de vida

Se desvaneció después de dormir.

.                                                     ****

Éramos lo que besábamos: la lluvia


Éramos lo que besábamos: la lluvia.
Siempre
profundo abismo la vida toda.
la oscuridad de la materia: agua.
la muerte del canto en una arruga.
un aire. Un hombre. De tinta un hombre.

unos dedos tontos
de pintura china
como la saliva se imponen.
un enamoro de los tejados
justo de enfrente
y una sombra
otra sombra
unas puertas hambrientas
obsesiones.

.                                                      ****

jueves, 8 de agosto de 2013

El Universo se rompe en pedazos


El Universo se rompe en pedazos.
luces, cascabeles,
fugas,
corazones en nacimiento.
Me enteré ayer.

¿Quién manda en los nombres?
en esos nombres-inventos
que aún no han ocurrido.

Construyo un septiembre a venir para leerte.
con un fin: colores.
Colores reúnen la tarde bajo una sombrilla.
Chorrean.
Gotean.
sobre las cosas del mundo.

Primero ocurrió la muerte.
Y después la vida.
Y una sombra.
paseante.

.                                                      ****

miércoles, 7 de agosto de 2013

Tropieza el borde convirtiendo el abismo en sombras


mi boca por tu rumor
por los posibles
¡si supieses!

otro volar, un gallo.
otras alas

sueltas.

Ni tu ausencia
será necesaria.

Esta tormenta.
sabe más.
Pues aquí de nuevo el miedo.

paralizante veneno de la palabra.
sonriente traidor siempre

empezamos.
soy sincero.
tomas parte de mí creíble.

en mi opaco interior.
va corriendo el desastre.

Huir. Es promesa.
Tropieza el borde
convirtiendo el abismo en sombras.

.                                                      ****

Tus pestañas cuelgan


Cara extraña.
Tus ojos en su sitio.
tus pestañas cuelgan
como farolillos
hacen colores
hacia ambos lados
se dejan caer sobre los labios
Allí lucen
tu deseo, tu boca, tormenta.
Esperas que amanezca.
para aclarar la voz
Hay palabras en mi boca desesperadas.

Tengo esa calma del Destino.
seca
Calma de nacimiento y muerte.
En el fondo de la sangre
perdida
se invierte el agua
su uso se aclara

.                                                      ****

martes, 6 de agosto de 2013

Este anillo hace sueños soberanos


Ojos cual perdón
hacen anillo,
anillo de sueños.

este anillo hace sueños
soberanos.

fuera,

como un pelo, fuera.
chorro de cabeza.

se desinfla el globo por los poros
de secano.
Mientras cráneo.

Cada alma se apiña
como aves en el frío
por culpa de la noche
y sus cortes.

.                                                      ****

A un hombre que no sabía vacilando el mar le iba saliendo


A un hombre que no sabía
vacilando el mar le iba saliendo.

¿cómo reír?
se le ganaba la tierra
mar-saliendo.

Para relucir tu boca
con manga de palabras
necesarias.

Teniendo en cuenta el hambre
el cuerpo grita
por las calles solo:
fuera de sí, fuera de los otros.

guardado dentro el hueco
la carne tensa mala
tiene grima de aliento.

y los ojos son un buen sitio.

.                                                      ****

Las palabras se rompen antes de coagularse


de fuego tus piernas, mis manos quemadas.
manos ofrecidas a las llamas del sueño.

Vivir de nieve.
contraído y caído.

Mordiente como un sentimiento.
intruso, intruso.

despierta detrás de la oreja.
al estilo de la palabra.

incansable ánimo el perdurar
en la charla del instante.

las palabras salen de tu boca, acuosas.

se rompen antes de coagularse.

.                                                      ****

Llévate del jardín la herida


Tengo un puño en la mirada: lo que miro se me hace mancha.

¡calla, boca!
cruje tus cadenas
dentro de la mirada;
perro prohibido
buscaba un espejo.

memoria minúscula como un recuerdo.
espérame allí donde no hay viento.

¿nunca lloras ante los bolsillos vacíos?
encontré allí un diente solitario.
un mundo de revuelo.
un círculo rasante
un escarabajo.

llévate del jardín la herida.
donde vives resbala un árbol.
un árbol quemado de futuro.

.                                                      ****

lunes, 5 de agosto de 2013

Planta tu remo en el aire


todo es grieta
en cualquier parte
advenimiento
de todo tipo de mar
de las tormentas
de la pérdida del olvido:
memoria aguada del no retorno.

el hambre de los monstruos marinos
en el fin de los mitos
vuelan animales, hablan sirenas.

cascos de arena traicionan los cráneos;
anteriormente nunca vistos
tronos de marfil mágicos
por amor encerrado en un paraíso sin memoria.

está enfrente el mar.
lleno de ira.
los monstruos u hombres terribles esperan.
Ellos te conocen; se vengan de tu ignorancia.
Dices no llamarte nada.
¡Embustero!
Algún nombre te marca.
Serás de él prisionero:
reconocido más que tu cuerpo.

Llegarás solo por el suelo.
Nadie reconocerá tus huesos.
Solo tu nombre y un recuerdo te dará sello de nobleza.

Eres una rana ciega salida de un mito.
Fatal dedo de tu arco furor de tus enemigos.
Dicen que ella espera sin reconocerte.
Perdió la memoria en las noches.
Sus manos cenizas mancharon.
Cuchilladas de sueños
rompieron el futuro.

Planta tu remo en el aire.

.                                                      ****

Los niños nacen de una mariposa


En lo negro
corrió
urdió;
no sé.

algo se arrastraba
un hombre, una mujer
un hecho, movimientos de gestos
cautivos

la tierra tierna
brotaba
empujaba

así como borrada

Sí.

como fuera
exterior
bella y malvada.

Así como bocas solas.
francas y aisladas.
muerden
servidas de amor oscuro.

.                                                 ****

Contraídas en su vibración las emociones


En tu cada alerta
me.
porque eres bella y hermosa

y un horizonte nuevo
con todas las caras de lo posible
simultáneas presentes
ofrecidas para envenenar la esperanza.

aquí a ti me entrego
en el trastorno de mi cuerpo
de amor afectado
contraídas en su vibración las emociones

la respiración arrastran
al misterio del perturbado cuerpo:
ese conocido e inmóvil caos

.                                                     ****

Lo que pasa es blanco; para siempre como una sorpresa


¿que será?
lo que pasa es blanco;
pasa siempre como una sorpresa.

lo veo pasar con una falsa sonrisa indiferente
pasa seco por mi garganta
como un triunfo
como una estepa que entra.

me mantengo firme.
sin reflexión
de verdad
jugando al no dañado;
pero en el ojo se ve.

desnudo se muestra
en su luz se ve
lo que hay dentro de su habitación vacía.

.                                                      ****

Fuerza bruta destructiva tomando el vacío de oxígeno


rápidamente un incendio.
un racimo de fuego,
extrañas llamas
bandadas de llamas
botando.

la resistencia del aire.
entre fuego y aire choque.
fuerza bruta destructiva
tomando el vacío de oxígeno.
un recuerdo presente del Infierno.

.                                                      ****

Supongo siempre supongo


Supongo
siempre supongo
no me queda otra
que imaginar lo que sientes.

solo con la certeza del cuerpo;
la otra incierta, dudosa fantasía
me deja todas las preguntas extrañas.

gigante extrañeza de no saber.
necesito urgente a cada instante
saber lo que sientes;
se me enajena todo;
incluidas las emociones.

me atrapa.
la realidad incierta.
el futuro se quiebra.

delante, mañana embotado
como una edad acabada

.                                                     ****

domingo, 4 de agosto de 2013

El espacio es un pájaro de frente


urge una caricia
como los números

nada emana
de las formas

el espacio es un pájaro
de frente
todavía

¡todo está tan próximo!
como un escalofrío

y dormir así

como efecto
como sombra

aún me aterra el resplandor
prohibido

hace sudor el miedo
a su venida

.                                                      ****

De las líneas del alma donde el deseo roe


¿De qué se trata?
aquí.

de las líneas del alma.
donde el deseo roe.

ese algo indefinido,
ese deseo abierto

se.
para.

aspira al mundo.

Solo.

atormentado.
salto.
siempre listo, vivo.

visto, incomprensible como un misterio
pronto
brillo
avanzado.

Su nombre de incendio
en ti,
venido.

dará vueltas para crear
al objeto

siempre vecino

ofrecido ser.

triunfo sin pérdida.

todo el gran futuro en el instante.

.                                                     ****

Es la vida esclava de la duda; una cadena viva seria como un perro dormido


Un agujero maldito de interrogaciones
me hace desierto y espalda quemada
me hace preguntas malvadas
-¡maldito bigote de ese señor!-
con su maldad de pregunta me condena.

Es la vida esclava de la duda;
una cadena viva seria como un perro dormido.

.                                                      ****

Con tu voz he hecho un sueño raro de silencio


Con tu voz he hecho un sueño
raro de silencio
como cuando nos separa
la poca luz que nos queda.

He hecho un sueño. Me queda una boca
como un puño cerrado
como una boca sin fuerza dentro.

De tus labios adicto, ya sabes, encerrado.
me haces crecido.
Voy a recortar la memoria;
así, a secas;
y en la borrasca del olvido
alguna raíz hueca.

.                                                      ****

sábado, 3 de agosto de 2013

No creo en la desnudez de la carne


No creo en la desnudez de la carne;
no sé porqué lo digo.

A mayor desnudez más invisible.
Y nombres infinitos.
infinidad de nombres
crepúsculos invisibles
vibraciones de sombras
horizontes
objetos de dudas
encima de la noche.

.                                                     ****

Cuando se avecina la forzosa derrota me atraviesa invisible


Las formas puestas en silencio.
con la pasión hecha raíces.
con el placer por todo el cuerpo;
niebla.

Un olor cortado
como una espesa niebla
en el plano del Universo
en tu lámina de viento.

Cuando se avecina
la forzosa derrota
me atraviesa invisible.

.                                                      ****

Pequeñas manos del Universo como calle


Descúbreme el delicado dolor
en breve.
entre tus pies, ligero, me viene mi infancia.
a la vida de hoy permeable
en un diminuto relato
de amor a la vida.

Amor, amor, mi mejor lector
usa las mesas para mis palabras invisibles,
funeral de la vida.

A nuestros sueños homenaje
en el temblor de la cercanía.

Tiembla la memoria
hace distancia

Pequeñas manos del Universo como calle
cercanas como una fisura.

Último tatuaje de este cuerpo volador
portador de la Belleza
lámpara de soledad eterna.

.                                                      ****

viernes, 2 de agosto de 2013

Pero hoy he comprendido lo inadmisible


Pero hoy he comprendido lo inadmisible.
Tormenta de aire

Volveremos a empezar como el principio de las sombras
Amanece sin luz sobre la punta de los dedos

arriba un río
en el principio de las sombras

se erosionan los errores
endeble memoria de gato

el graznido de los dedos
la avaricia permeable

.                                                      ****

El río de los árboles perdidos


Y sobre una piedra el aire.
un camino de los pies cobardes

algo concreto

Un violonchelo enorme, demasiado grande para el mar
una cuerda grave

Una abeja de pétalos
tres niños jugando

un sol de dudas
contra-sombras

una mano de papel
quita paciencia

Pero ella con sus ojos rebeldes
niña vestida de azul
y lagos de salitre

también se reflejan los gatos en la noche

El río de los árboles perdidos
cuenta palabras
la tarde pasa irremediablemente

.                                                      ****

Una bañera llena de golosinas


Una sombra
un hielo
un lago como un túnel.

unas fuentes de hierro
pequeñas tardes

el sol hace un rato
el techo de la cordillera

cuelga el aire como una escultura
recuerda las nubes

pájaros con patas de nieve
terrazas como ventanas

un ojo seco clavado
un golfo de nube

troncos grabados en los árboles
los pies juntos descalzos

el azul de las hojas
una flor abierta con su boca redonda

algunas temporadas crecen los árboles en el mar
pero los marineros no están hechos para ver árboles

los abrazos cortados
una trama roja

las manchas de cera derriten la mesas
unas sonrisas guardadas

lucen los ojos a manos juntas
tienen promesas
y cortinas verdes

huele a ventana, a veces, en la calle
otra acera le tapa la boca

sobresalen las cejas de los primeros días
en tus manos sonríen los gatos

para ver en la distancia
con parte del párpado

una mirada cerrada
cae tu pelo

en esa boca cabe mi alma
de tu cintura salen pliegues

con el pan seco de tus dedos
una bañera llena de golosinas

cuando te ocultas bajo tu ropa
con tu vestido tienes todas las esquinas rotas

.                                                     ****

jueves, 1 de agosto de 2013

El espejo es una calle que nadie toma


Los espejos de imágenes mendigos
pobres desnudos amantes de los cuerpos
viven en la soledad vibrante de las habitaciones.

Tu labio como un escándalo estremecido.

El espejo es una calle que nadie toma.
es un abstracto futuro.

Es un camino que sale del cuerpo.

.                                                      ****

Un búho toma sandía para aclarar la noche


Ella salió del amor de las mariposas negras.
con un corazón de hojas.

Le gustaban las margaritas.
y mi cuerpo de barro.

El cuadro de tu boca.
Los árboles negros.

Una foto se desprende.

Un búho toma sandía
para aclarar la noche.

El cielo es una superficie.
y una sombra.

Entre cuatro latidos
quemo el amor que me queda.

.                                                      ****

Se posa una mariposa sobre el vuelo


Las casas de madera totalmente blancas.
Los ojos hacen puntitos negros.

Una araña parece que despierta.
Este árbol es tela.

Verde nuca.
Tormenta nada de nada.

Las regueras colibrís.
El interior de una manzana.

Pensé un jardín.
Tuve un almendro.

Uno de estos abriles
el amor vendrá como pasado.

Se posa una mariposa sobre el vuelo.
Hace tatuaje.

.                                                      ****

Alrededor veo caerse un grieta futura deshojada como ruina


Enamorado de tu sombra
un árbol muere

tú, cercana y silenciosa
no me has visto venir
se nota

soy leve
cuerpo leve
sin noches

porque no encuentras mi mirada
nunca la encuentras
colgada al tiempo
antigua

me perdí en tus círculos
en el círculo de tus piernas

alrededor veo caerse un grieta futura
deshojada como ruina

.                                                      ****