viernes, 2 de agosto de 2013

El río de los árboles perdidos


Y sobre una piedra el aire.
un camino de los pies cobardes

algo concreto

Un violonchelo enorme, demasiado grande para el mar
una cuerda grave

Una abeja de pétalos
tres niños jugando

un sol de dudas
contra-sombras

una mano de papel
quita paciencia

Pero ella con sus ojos rebeldes
niña vestida de azul
y lagos de salitre

también se reflejan los gatos en la noche

El río de los árboles perdidos
cuenta palabras
la tarde pasa irremediablemente

.                                                      ****