jueves, 15 de agosto de 2013

Estallan como agujeros diurnos invisibles


se ha venido un grito
quebró
inclinado
como el último

el viento como nube
tras los árboles
como alguien que se esconde
miraba de reojo al escondite

los muros, los muros hacen cruz
subsiste la noche como un arroyo nocturno;
es ruido que nadie conoce

olas de silencio
entre
cantan con voz de sueño
entre el ahora y la mañana

estallan como agujeros diurnos invisibles
dentro de ellos se nos caen las cosas de las manos
y las hojas y los frutos de los árboles y los pájaros
y alguna nube en forma de agua

en las calles en ellos se hacen las alcantarillas
en las casas los desagües
los pozos, los lagos y algún que otro mar profundo

en el cielo las estrellas toman el lugar de los agujeros invisibles:
la luz cae hasta nuestros ojos
rebota y vuelve y deja la sombra

.                                                           ****