viernes, 31 de diciembre de 2010

Siento tus besos antes de que llegues

Cuando tus labios se acercan a los míos, siento tus besos antes de que llegues.

soledad del tiempo

La soledad del tiempo sigue paseando por las calles cuando tú no estás ni nadie.

pareces toda presencia

A veces me sorprendes porque no estás toda en tu cuerpo; en esos momentos pareces toda presencia, sentimiento y amor hacia mí.

troncos y ramas de árbol muerto

Vamos al bosque a recoger troncos y ramas de árbol muerto para quemar en la chimenea la pena y nuestros desencuentros.

tus sentimientos impenetrables

Hoy me hablaste de tus sentimientos impenetrables y aún así quedaron en el misterio.

el silencioso amor del árbol

¿Cómo esas débiles ramas pueden con el peso de las jugosas naranjas? ¿Será el frío que las hace fuertes? ¿Será que el árbol cuida sus frutos y no los deja caer? Será el silencioso amor del árbol.

mi destino es amarte

Estoy destinado para ti: mi destino es amarte.

El día más largo del año para amarte

Hoy será de esos días que necesito para amarte: un día completo, que no acaba, con todas las horas para ti. Hoy no tengo otra cosa que hacer.

con fuerza desconocida e irracional

Ocupémonos del ímpetu que nos separa. Voy a pinchar ese globo que oprime nuestros pechos con fuerza desconocida e irracional; y llegar a ti nuevo con la frescura del amor naciente.

noches de pocas horas

Voy arrastrando los recuerdos de las noches de pocas horas.

jueves, 30 de diciembre de 2010

la herida persistente que no curo

Tal es la herida persistente que no curo para sentir el dolor y el amor.

y la luz de nube

Te encontré, amor oscuro, al final de aquellas viejas escaleras de madera gastada. Allí sólo llegaba el silencio y la luz de nube.

los otros te quiero

Suenan falsos los otros te quiero.

Y lo minúsculo se hizo amor

Todo empezó con pequeños detalles. Y lo minúsculo se hizo amor.

la deuda de los amores desahuciados

Estoy pagando la deuda de los amores desahuciados.

Los días no dan la felicidad

Los días no dan la felicidad: dan horas para buscarla.

Demandas de amor para ella

Tú, mujer, hazme acogedor para los amigos, sensible al amor que se me ofrece, humilde ante mis defectos, sincero cuando me mienten, sonriente ante la falsedad.

El amor crea abismos

El amor crea abismos por los que se precipita ciego de esperanza.

encerradas en el reloj

Las horas ya no están encerradas en el reloj; dan vueltas por las calles hablando con la gente del tiempo.

Vivo con tu amor logrado o muerto a la vida vencida

Moriré en el primer asalto de esta guerra tuya. Moriré como héroe de ti: conquistándote. Entraré en tu vida: vivo con tu amor logrado o muerto a la vida vencida.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Nadie maltrata a un hombre triste

A veces, sentías la necesaria tristeza que enternece la cólera del mundo: nadie maltrata a un hombre triste.

Tienes carácter de mar

Tienes carácter de mar: a veces vienes a veces te vas; no sé cuando vuelves, ni sé la hora de tu regreso para esperarte en el puerto; no sé si volverás o te tragará tu mar.

besos de amor indivisibles

Tu y yo indivisibles, multiplicábamos los besos de amor con pactos eternos.

engañé al tiempo para dejarlo inmóvil

¡Cuántas veces engañé al tiempo para dejarlo inmóvil cuando estaba contigo en la más absoluta felicidad!

ellos ya no sueñan

No es un sueño eterno el suyo puesto que ellos ya no sueñan.

la huida fracasada

Cuando no es posible abandonar, cuando te aferras a la huida fracasada, cuando el amor sabe a ti, sé que estoy amándote.

Esa otra muerte inmortal

Lo terrible de vivir en esa otra muerte inmortal que no deja rastro de su existencia.

es un sueño lento

La vida contigo es una ilusión; es un sueño lento, mi gran utopía realizada, el hambre saciada, la alegría contenida, la ausencia de nostalgia, el nunca jamás de las cuentas atrás, la réplica perfecta de los grandes huracanes, la erupción volcánica que ocurre cada mil años, las aguas abiertas por los caminos del mar, la bajada a las profundidades, el retorno desde la oscuridad, el olor a pino de los bosques de invierno, la vida contigo es...

martes, 28 de diciembre de 2010

El silencio sin eco de lo terrible

El silencio sin eco de lo terrible.

Vuelve el amor loco

Vuelven las locuras de amor; se acabó el letargo del día último; se acabó la soledad presente. Vuelve el amor loco.

Confluimos juntos irreductiblemente

Confluimos como ríos amazónicos voluminosos y serenos, de aguas silenciosas y bosques llenos de bocas ruidosas, de verde árbol y fango espeso, sabiéndonos juntos irreductiblemente.

Para las dos

Los años ven la luz en vuestros ojos asombrados de la belleza del amor.

llegarán los cocos lejanos

Y llegarán las olas y los troncos; llegarán los cocos lejanos; se plantarán en la arena; brotarán las ramas agitadas contra los vientos; caerá el fruto para volver a empezar.

animal ciego de nacimiento

Como animal ciego de nacimiento, no sé huir de ti, no sé esconderme; nunca estuve en una madriguera.

me proteges de la enfermedad de la vida

Con tu amor, mujer, me proteges de la enfermedad de la vida, del frío desamor, del hambre del sentimiento seco, y de la desolación.

tus manos azul de cielo oscuro

El frío pone en tus manos un azul de cielo oscuro.

después del tiempo transparente

De retorno, después del tiempo transparente, al cuerpo juvenil perdido, se enamoró de las manos sobre las mejillas, dejándole una gran herencia viva.

de cuyas alas salía el negro desprendido

Vi unos cuervos volar de cuyas alas salía el negro desprendido. Vi esos mismos cuervos blancos seguir su rumbo con intenciones renovadas. Vi su color caído por el cielo negro en pleno día.

tus ojos minuciosos

Tu cuerpo se compone de minúsculas partes, más tus ojos minuciosos.

hacia ti

Todo me conducirá hacia ti por la mañana.

Nacerás como sustancia de amor

Nacerás como sustancia de amor, como colofón del día, después de tanta espera agonizada.

lunes, 27 de diciembre de 2010

Reconozco tu presencia de acantilado

Me disuelvo alrededor de tu cuerpo nocturno envolviéndote como una manta con alas y recorro tus costas serenas. Reconozco tu presencia de acantilado, tus partes rocosas entre la extensión de arena asentada.

la herida llega al hueso y se incrusta definitivamente

Se fue hundiendo la herida en la carne a medida que la piel cicatrizaba. Llega al hueso y se incrusta definitivamente. No habrá medicina que la encuentre ni cura que la alcance.

Esta noche olvidaré el mar

Te sostienes sobre un puerto interior abierto al retorno. No sé si llegaré esta noche, mi amor. Enciende las luces sobre las aguas invisibles. Al llegar apagaré las máquinas ruidosas, bajaré a remo, secaré la ropa de agua salada, y entraré en el hogar. Esta noche olvidaré el mar.

Vivir contigo, mujer, la eternidad que nos queda

Eres, mujer, ese poder invisible que mueve mi ser desarticulado. Das forma a mi materia inerte, das fuerza al cuerpo desde el origen inanimado, y energía al deseo de vivir contigo la eternidad que nos queda.

el torbellino de la noria del amor

Tu fuerza interior, mujer, me reune alrederor de ti como el centro de un torbellino hacia el cual converjo en la noria del amor.

las murallas de la Tierra

El día en el que se abran las murallas de la Tierra encontraremos los que fueron encerrados sin haber visto nunca los bosques.

una respiración amortiguada por la cercanía

Hacíamos encuentros silenciosos con choques melosos, besos callados, miradas vivas aturdidas, pelo contra pelo de pocas palabras, y una respiración amortiguada por la cercanía.

Hablando con la Muerte de semblante borrado de la maravilla de la vida

Si lo humano no estuviera tan cerca y reciente, tal vez, en el momento de la muerte, vería su semblante borrado y conseguiría hablarle de la maravilla de la vida para convencerla de que aleje de su mente la muerte.

para mantener vivo el amor y que no se quede sin cuerpo

Corazón que sufres del amor y del terror, te dieron por causa y motor; cuando sufres las consecuencias de todas las emociones y trabajas incansable para mantener vivo el amor y que no se quede sin cuerpo.

la máscara sonriente

Para ver detrás de la máscara hay que hablarle del dolor cuando sufre.

La noche es una cazadora negra que infunde

La noche, cazadora negra, se impone en la retaguardia de la claridad para ahogar las vanas alegrías demasiado vistosas y resplandecientes.

mi principio vital transmuta el tiempo en escasez

Eres el principio vital de donde sale el amor con que te amo, el impulso hacia ti de mi cuerpo, los gestos que te doy, la causa de mis palabras, el brote de vida que nos une; eres mi amor el principio vital que transmuta el tiempo en escasez.

plena de seres animados

Pareces plena de seres animados que vienen a mi encuentro para recibir el amor que te doy.

mezcla de azar perfecto

¿Qué mezcla nos une? ¡Qué mezcla de azar perfecto! ¡Qué combinación de amor mutuo!

mis manos amputadas de caricias

Devolviste sensaciones a mis manos amputadas de caricias. Creí en mis manos ausentes. Te quisieron de nuevo como se quiere al que no se puede tocar.

Tuve el terror de nunca más

Cerraste tu puerta a mis llamadas. Tuve el terror de nunca más poder verte. Y me parecieron felices las voces que oía detrás de tu puerta.

domingo, 26 de diciembre de 2010

materia viva, viva mirada, palabra viva

Hasta en tu materialidad te amo; materia viva, viva mirada, palabra viva. Y cuando es la tuya la amo con tu amor.

que hoy tu sonrisa acompañe la mañana

Me parece necesario que hoy tu sonrisa acompañe la mañana.

equilibrista sin red de mi caída libre

Eres equilibrista sin red de mi caída libre; puedo andar sin miedo por la cuerda floja trapecio de mis sentimientos; incluso bailo sin barra de equilibrio; siempre estás ahí bajo mis pies de tela, paciente, emocionada.

La muerte ese filo transparente

La muerte ese filo transparente que atravieso cada vez que te ausentas.

volver a la existencia de tu mano

De como pude volver a la existencia de tu mano me parece misterio. Pero aún me atrae ese filo transparente que vi; esa paz sin dolor, seductora como una amiga que te quiere sin promesas.

las obras de arte

La cólera de los hombres destruye en la sinrazón las obras de arte.

grita en la extensión vacía

Triste condición del hombre que grita en la extensión vacía; gasta las energías pidiendo ayuda a oídos ausentes.

un doble infinito

Si tu universo no tiene límites y el mío tampoco construiremos con ellos un doble infinito.

Sobre ti nació el primer día

El primer día nació sobre ti, luego sobre las aguas del mar, por fin iluminó las tierras donde vives desde entonces.

por la mañana bajo los vuelos

Tu superficie desaparece por la mañana bajo los vuelos. Siento el frío de la silla y me estremezco. Sueña el día desvaneciéndose para que aparezcas de nuevo.

pereza y ausencia absoluta

Más allá de ti solo hay pereza y ausencia absoluta.

voz baja mentirosa

Me dices que me quieres con esa voz baja mentirosa.

mis besos te buscan

Lanzo mis besos al aire y retornan a ti.

la bestia monstruosa que me habita

Voy a usar tus palabras de amor para calmar la bestia monstruosa que me habita.

sábado, 25 de diciembre de 2010

de la fusión de los cuerpos y del querer que se viste de misterio

¡Qué poco sabemos de la fusión de los cuerpos! Y de la fusión del querer que se viste de misterio ¿qué sabemos? Y del amor revuelto, y los besos confundidos con los ojos cerrados. Y esas manos inquietas que se encuentran a trompicones. Y de la respiración común que ya no es aliento. Y de la oscuridad que se cierne suave sobre nuestras espaldas. Y esa sordera ignorante. Y ese reposo de vida.

en el arte del silencio

Te ejercitabas en el arte del silencio; sin gestos ni palabras, ni miradas, ni suspiros.

besos rotos

Se rompieron mis besos en tus labios.

hasta que el desastre nos despertó

Vivíamos confundidos en los sentidos hasta que el desastre nos despertó.

gorros de las chimeneas buscando inocencias

Los gorros de las chimeneas corren de noche sobre las líneas de los tejados buscando inocencias.

viernes, 24 de diciembre de 2010

¿Acaso las montañas hablan?

¿Por qué las montañas tienen gargantas? ¿Acaso hablan? Tal vez sí hablen: con las gargantas, los lomos, sus panzas, su bello verde, con sus piedras silban, con sus caídas por las laderas, con sus ríos, con su agua, con las flautas de las cuevas, y con sus animales.

despertando el amor

Ella camina sonriente despertando el amor de la gente apagada.

el amor que perdona la vida

Cogiste mi cabeza entre tus manos, me besaste la boca y la nariz, dándome el amor que perdona la vida.

jueves, 23 de diciembre de 2010

En tu mundo imaginario apareces de pie en lo alto de la escalera

De vuelta de tu mundo imaginario, apareciste en la escalera, alta y esbelta, sin decidirte a bajar. Nos miraste como se mira a la realidad cuando nos parece extraña; y todos mantuvimos silencio entre esos dos mundos.

redondeando las esquinas de las calles

¿Y si voy redondeando las esquinas de las calles para llegar antes a ti?

Ni las calles bloqueadas, ni la tormenta terrible, ni la distancia

Ni las calles bloqueadas, ni la tormenta terrible, ni la distancia me hubiesen impedido acudir a la plaza donde me esperabas.

con lenguas diversas en sus bocas

Hoy parece como si la Humanidad se hubiese levantado con lenguas diversas en sus bocas.

como de un mito

Hablaran de nuestro amor como de un mito.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

el instante de la guerra

Y ese tiempo detenido después del instante de la guerra.

Llorando por ella de pena y rabia y de amor verdadero

Llorando por ella de pena y rabia porque no podía conseguir un amor verdadero.

los samuráis, katana en mano

Y alrededor de ti, los samuráis, ardientes de combate, dispuestos, katana en mano, a vencer la rigidez de tu cuerpo.

una sombra de siniestra pesadilla en la mirada

Te levantaste esta mañana con una sombra de siniestra pesadilla en la mirada.

Sobre nosotros triunfa el amor

Sobre nosotros triunfa el amor. Nos deja sometidos bajo sus armas, ocupa el territorio hasta las fronteras, y nos encadena en un torreón con vistas a las llanuras abiertas.

bajo tu sombra

No pude evitar caer sobre la arena, bajo tu sombra, y mirar tus ojos sorprendidos y burlones.

martes, 21 de diciembre de 2010

mis cabellos largos y sueltos

He dejado mis cabellos largos y sueltos. Andarán conmigo por las calles. Lucirán su brillo negro y los lavaré con jabón y mis manos.

estás tapada con sombra

¿Por qué estás tapada con sombra y desesperanza? ¿No temerás la destrucción? No imagines el declive de nuestro amor temprano ni temas por su fin.

campo de batalla

Vienes enfurecida, atravesando el jardín como el que avanza en un campo de batalla.

eclipse lunar

Soy yo quien me he eclipsado con la grandeza del eclipse lunar de esta noche.

bebe sin saciedad

No guardes ese rencor en tu cara. No lo mantengas. Corre dislocado según su capricho, destroza lo que pisa sin distinción, y bebe sin saciedad como si el agua no fuera agua.

sé que no lo sabes

¿Cuántas veces han hecho saltar tus palabras mi cabeza por los aires? ¿Cuántas veces se calentó hasta estallar? Vengo hoy a decirte esto con lágrimas en los ojos; porque sé que no lo sabes.

lunes, 20 de diciembre de 2010

juegos incesantes entre tus manos

Escondes juegos incesantes entre tus manos: trucos de amor.

Juegos de amor y de poker

Juegas al amor como juegas al poker: de farol.

El destino suele ser bastante reservado

Un día de estos le preguntaré al destino si es bueno o malo, el mio. Dudo que me conteste; me han dicho que suele ser bastante reservado en este asunto. De hecho, no estoy seguro de querer saberlo. No por su carácter sino por estar al corriente.

será nuestro destino

Nunca sabremos cual será nuestro destino. Me lo invento en la duda. Espero que en algunos pasos se encuentren: el destino y el mío inventado.

Mi deseo se cumplirá

Mi deseo se cumplirá; debe cumplirse. Estoy tan ansioso por darte vida.

Tu última insolencia

¿Cúal fue tu última insolencia? ¡Ah, sí! Tu última insolencia fue abandonarme callada, los pasos suaves y silenciosos al salir, tu aire de señora bajando las escaleras, la puerta y el ruido de la calle.

la parte inútil de los armarios

Pasaba las noches mirando detrás de los armarios. Se sorprendía de ese espacio plano e inútil oculto por la madera y la pared.

Los que iban de pie y los sentados soñaban o mantenían silencio

Y todos, los sentados y los que viajaban de pie, mantenían silencio, unos para otros, aunque probablemente, a esa hora de la mañana, todos pensaran algo parecido o no pensaran nada, sino que seguían débilmente soñando, cada cual en sus fantasías. Reconocí el sueño gracioso de una cara sorprendida.

En el tiempo de las arañas subterráneas y nocturnas

En oleaje, los pasos apresados en la tela del tiempo bajarán por los túneles de arañas subterráneas y nocturnas.

domingo, 19 de diciembre de 2010

El amor, la memoria y lo invisible

El amor tiene buena memoria: recuerda lo invisible.

Que lejos está hoy Sichuan

Que lejos está hoy Sichuan. ¿Qué harán sus altivas y frías montañas? ¿Mirarán complacientes mis valles de paso templado? ¿Humearán las chimeneas de juncos por encima de la comarca? ¿O no habrá troncos que prender? ¿Estará la barca pescando sobre la orilla?

Dime, ¿para qué quiero respirar?

¿De qué me sirve el aire si no puedo respirar tu aliento?

cuando la tristeza hace sonreír al insensato

Como cuando la tristeza hace sonreír al insensato que no ha conocido el dolor. Ya recibirá su dote de tristeza cuando alcance el mundo del amor.

los días impotentes e insensatos

Algunas dudas de amor hacían de los días impotentes e insensatos preámbulo de noches amargas.

Cuando la amargura se hace líquida

Cuando la amargura se hace líquida, fluye desde mis venas hasta tus venas, se expande por nuestros cuerpos, llega al querer y lo enturbia.

el agua se evapora y la sal amarga

¿Ves cómo el agua se evapora y la sal amarga queda en mis manos?

Ese sueño ya se ha ido

Ese sueño con el que me diste alimento ya se ha ido; ha dejado restos diurnos confusos sobre lo que fue, cierta angustia y un mal despertar.

a demasiada distancia de ti

¿Por qué me parece que siempre estoy a demasiada distancia de ti?

caeré en el abandono

Y además, caeré en el abandono; en ese que conoce la soledad del sofá
y las imágenes pasantes sobres los ojos; de las que no quedan, al final,
nada más que un fluir.

catástrofes repentinas

Todo podría empeorarse de catástrofes repentinas; de esas que engullen nuestras vidas aseguradas.

me recibieron en la caída

Fracasado de amor, tus ojos benevolentes me recibieron en la caída.

besos de fantasma, siempre presente siempre ausente

A veces me das besos de fantasma, siempre presente siempre ausente.

el cuerpo se disipa al final de la noche

Cuando el cuerpo se disipa al final de la noche y te quedas como sueño enrevesado; cuando la cama que te soporta deja de existir y las sábanas son sólo un roce, se me ha olvidado que estás ahí y que te amo.

los sentidos de nuestras manos

¿Por qué los sentidos de nuestras manos se confunden entre cuerpos y cuerpos?

sábado, 18 de diciembre de 2010

sufren los sentimientos

Cuando se agitan en la desmedida, los sentimientos sufren como cuando sufren de amor desarraigado.

para siempre

Te querré para siempre y algunos días más.

me sobran días

Hasta ahora me han sobrado días gracias al exceso de memoria.

ínfima desgracia

Me hiciste sentir el amor y el dolor, el placer y su ausencia, la gran felicidad y la ínfima desgracia. Puedo decir que gracias a ti existo.

En los tiempos sin mito

En los tiempos sin mito,

los bloques de piedra te miraban desde todos sus ángulos

bajo su sombra eterna sola de noche ausente;

cuando la oscuridad comparte contigo sus sombras;

ambas mezcladas sobre llanuras de blancas dunas extensas.

Cuando no hay nadie para saber que estás,

haces un viaje de escaleras invisibles

marcado por el retorno y el arco del tiempo.

ni inaccesible, ni ocultado, ni prisionero

Otra de las razones por la que te amo es porque no contienes nada oculto; ni un tesoro inaccesible, ni un secreto ocultado, ni un amor prisionero.

para que no se escape el invierno

Abraza la chimenea todo el salón para que no se escape el invierno.

sabes que grito

No daré gritos. Para que nadie me escuche no daré gritos. Tú los oyes porque sabes que grito aunque no me veas.

con el sueño eterno sobre la almohada

Aquí estoy con el sueño eterno que dejaste sobre la almohada.

se perdieron los párpados en el laberinto de la noche

Quisiera cerrar los ojos y dormir; pero se perdieron los párpados en el laberinto de la noche.

viernes, 17 de diciembre de 2010

verdadera soledad

Es el tiempo la verdadera soledad.

tiempo sin muerte

Solos; con un tiempo sin muerte.

la verdadera soledad del tiempo

Hablemos de la verdadera soledad del tiempo; de la que no tiene límites ni pausa extendida por el espacio.

El amor no es una metáfora

Al igual que el espacio infinito avanza expandiéndose, nuestro amor no recula y se extiende más allá del cuerpo y sus lugares. Así es nuestro amor.

del sueño de tus labios

Mis labios viven de ilusiones verdaderas, del sueño de tus labios, del sentido de tus besos; y eso no es ilusión: es nuestro verdadero amor el que alimenta la esperanza de mis labios.

pero no es un secreto

Contienes a todas las demás; pero no es un secreto que sale de ti la mejor cuando estás enamorada.

el amor no la conoce

Tiene la nada la boca abierta para tragar todo lo que sin fuerza pase a su lado. Dicen que el amor no la conoce.

Para que el mundo no retorne al vacío

Para que el mundo no retorne al vacío, te amo.

Aquí también existe el silencio

Aquí también existe el silencio. Ni me dice si estás, ni lo que piensas.

colgó un reloj en cada pared

Cuando llegó, fue el tiempo recorriendo el lugar y colgó un reloj en cada pared; y otro en cada esquina, al lado de los semáforos.

con tus cuerdas vocales

¿Quieres que toque con tus cuerdas vocales un cuarteto de primavera ahora entre las maderas del bosque?

jueves, 16 de diciembre de 2010

Preparaste un nido con vocación de mar

Un nido con vocación de mar preparaste mirando al levante y al horizonte.

y mi presencia eres tú

Puesto que nada existe sin presencia, y mi presencia eres tú, confieso que existo.

cuentos para dormir gemelos

En la cuna, los gemelos se cuentan cuentos para dormir.

amarte desde mi ser fantasmal

Cuando la materia desaparezca, en ese vacío extenso germinaras tú, mi amor, como única existencia. Y podré amarte desde mi ser fantasmal.

Te quiero toda y por partes sucesivas; es decir, te quiero

No puedo quererte toda a la vez. Te quiero por partes sucesivas: ahora una sonrisa, ahora una mano, tu gratitud y la dulzura también, un lado del perfil, tal como eres, cuando te enfadas y me haces gracia, un zapato tuyo que tú elegiste sentada en el probador, la bufanda y tu cuello delgado, tu barbilla y lo que hay por encima, como mueves la nariz cuando respiras, tu forma de comer y tus dientes, tus hombros y tu ropa, como andas y  el suelo que pisas, tu cama y tus uñas, cuando las pintas de rosa claro, cuando las miras orgullosa, tu mano extendida hacia la mía, cuando la poso y recobro el tacto, cuando me rozas con tu pierna cruzada, y cuando sobresale tu rodilla por el borde de tu falda, el filo de tu vientre y tus costillas, el ángulo de tu brazo y la curva de tu  espalda, tus sensaciones y como las ocultas, el tono de tu voz y sus palabras, tus cejas y tus pestañas arqueadas, y de cuanto me olvido, tus cosas juntas y las separadas, lo rosado piel, y hasta tus peines, el espejo y el secador cuando te peinas y me dejas echado en el borde de la puerta, cuando te levantas y la hora del desayuno, cuando te vas de espalda y abres la puerta al volver, cuando me miras para saber cómo estoy, cuando me haces  gracia para alegrarme y te enfadas por capricho, cuando pasas horas sin hablar y me pregunto preocupado lo que sientes, me gusta tu silencio y cuando suena la copa en tu mano, y la vela te acompaña, cuando comemos solos con un mantel nuevo en la mesa, y cuando parece la primera vez.

los días prolongados

No hay sueño para poder escapar de la silla.

Desplazas el espacio y el tiempo

Desplazas el espacio y el tiempo; por donde vas, llevas tus cosas contigo y el tiempo en que sucedieron.

un vacío desconocido

Has creado en mí un vacío desconocido. Ahora sé lo que será vivir en el vacío cuando te vayas.

Quisiera saber qué hacen con tus ojos las estrellas

Por supuesto que las estrellas brillan; pero quisiera saber qué hacen con tus ojos; por qué provocan misterio.

la noche: esa luz debilitada

Vas llenando los vacios que voy dejando; así eres, vida. Si por ti fuera, la noche no sería ausencia: la oscuridad sería luz debilitada.

desconoces tu belleza

Eres bella porque desconoces tu belleza. Sonries incrédula cuando los hombres se quedan maravillados.

de los abrazos desorbitados

Sabes de la disposición del tiempo y sus cosas, del suceder de las horas en la agonía, de los abrazos desorbitados, de las manos que te llevaste.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

reencarnada de cuerpo en cuerpo

Andas reencarnada de cuerpo en cuerpo a través del tiempo.

sin tiempo ni sitio

No hay sitio que pueda ocuparme ni tiempo que contar.

el vacío blanco e inconsistente

Me instalo en tu ausencia y siento el vacío blanco e inconsistente.

labios inmóviles

No hay surco que pueda recorrer con la yema de mis dedos, ni comisura de labios inmóviles.

Precaución: soñar despacio

La noche está en pie esperando tu llegada. Te ha preparado un manjar de sueños elaborado con toques de felicidad. Precaución: soñar despacio.

Las aguas echan de menos

Aquí no hay montañas, sólo hay mar. Las aguas echan de menos los acantilados para romperse contra ellos e intentar desbordarlos hasta la planicie.

Tiré una parte de mí

Tiré contra las sábanas una parte de mí; la otra se quedó mirándome desconcertada.

recorrer sus bordes

El ojo no está abierto para recorrer sus bordes.

una noche sobre tus páginas

Cada noche leo una noche sobre tus páginas como último recurso ante la oscuridad.

amor de persuasión breve

Si eres breve amor, persuasión breve, vuelas alto para caer en picado sobre mí; y me dejo llevar por los aires hasta el nido marino del acantilado.

El tiempo distraído

El tiempo distraído podría ocuparse de los daños amor.

con tu ojo perpetuo

Desde el ángulo del techo, con tu ojo perpetuo, no dices nada y escuchas las miradas.

martes, 14 de diciembre de 2010

Deambulas por las noches pidiendo lágrimas

Si hablas en ese jardín desaparecido, si deambulas por las noches pidiendo lágrimas, no te extrañes que unos ojos se apiaden de ti con inocencia.

Andas tú por un charco

Se llenó el parking. Bajaron y desaparecieron por las puertas. Andas tú por un charco.

Secretos de insomnios múltiples

Como si la noche fuese blanca y permitida... vengo juntando en secreto algunos insomnios múltiples para que no te acabes.

lunes, 13 de diciembre de 2010

y veía el misterio del fuego

Miraba junto a ti la llama de una vela y veía el misterio del fuego. Miraba el agua y aparecían los grandes océanos.

Devuélveme esos labios

Devuélveme esos labios que se hundieron en el mar.

Te vestiré con recuerdos

Construiré con recuerdos tu estatua en mi cuarto. Te vestiré con recuerdos; te hablaré con ellos; y estaré contento.

con falda estrecha, las rodillas juntas

Gritabas con falda estrecha. Bailabas con los pies juntos y las rodillas pegadas.

cielo amarillo y cuadrado

Mira como dejaste el cielo amarillo y cuadrado; perfectamente puesto sobre mí.

horizonte perdido

El horizonte se pierde detrás de los montes. Avanza hacia el mar.

mi ciega verdad

Me abandono a ti como mi verdad. Ciegamente te sigo hasta tu invocación completa.

Preparo un vuelo silencioso sobre tu cuerpo

Preparo las alas para un vuelo silencioso sobre tu cuerpo infinito.

domingo, 12 de diciembre de 2010

Vienen los sueños de lejos y cuando llegan a la orilla se rompen, se desvanecen dejando su enigma

Pues vienen los sueños de lejos; tan lejos como el pozo donde caemos sin fin; tan lejos como el tiempo recorrido más allá de la conciencia. Vienen los sueños de lejos y cuando llegan a la orilla se rompen, se desvanecen dejando su enigma al torpe despertar.

Entonces se apaciguará la cólera del amor

Cuando todos se amen como yo te amo, cuando el odio desaparezca en sus propias entrañas, cuando la guerra sea tabú e innombrable, cuando el hambre sea un recuerdo lejano y casi olvidado, cuando la maldad sea inconcebible, cuando los que están hechos tierra añoren las primeras manos, entonces se apaciguará la cólera del amor.

tu lengua sucia de palabras

Esquivo, me defiendo de ti y de tus calles; me prohíbo tus lugares, tus bebidas y el tabaco que olía en tus manos; y de tu lengua sucia de palabras.

Enciende la luz y dime dónde está la puerta

Retira esa mano de amor que me destroza. Aparta si puedes los dedos que te sujetan. Enciende la luz y dime dónde está la puerta.

y volver con el amor destrozado

Me prometes correr sobre corrientes de mar y volver con el amor destrozado.

La mano ciega y fantasmal: su nombre y dos libros de amor

De la mano ciega y fantasmal que escribe cada noche sobre tu cuerpo conozco su nombre y dos libros de amor.

reserva tramas de amor

Inventé palabras luminosas para ti; reservadas para hablarte al oí­do tramas de amor.

sucumbir y caer extasiado y sin retorno

Y si tu cuerpo produce especies aromáticas; y si alguna fuese embriagadora. ¿Podrí­a sucumbir y caer extasiado y sin retorno?

Esa nada donde me dejas después de pasar por mí

Ya no tendré necesidad de nada. Esa nada donde me dejas después de pasar por mí como sotavento cambiante.

un tapiz de lana a secar sobre el lado del sol

Esta mañana, los corderos han puesto un tapiz de lana a secar sobre el lado del sol de la montaña. Apenas balan ni se miran. Con las patas juntas clavadas en la hierba corta y crujiente, dan la espalda al calor de todos los días.

Pueblos de pájaros recientes

Pueblos de pájaros recientes, y de árboles precoces, salen por tus puertas oleadas de alas neófitas de viento.

lo que queda

De la mirada que mata o enamora; de la pasión infinita de la que estás hecha; de tus pies, de tu cadera; a todo sucumbo y te amo con lo que queda.

allí donde nadie ve los sueños

Como un dios de pies ligeros subió al Machu Picchu hasta las alturas; allí donde nadie ve los sueños.

sábado, 11 de diciembre de 2010

la costa los vientos

En este lado de la costa los vientos no tienen nombre.

en el azar de los árboles, en el correr de los valles, en las rocas desaparecidas

Hoy las bestias del monte están tristes; se han perdido en el azar de los árboles cubiertos de niebla, en el correr de los valles, en las rocas desaparecidas.

el árbol injertado de todos los frutos

Solo necesito en mi jardín este árbol injertado que produce todos los frutos en cada una de las cuatro estaciones.

todo el querer retenido... y los disuelve

Te acercas con protuberosos besos cargados de todo el querer retenido a mis labios y los disuelve.

viernes, 10 de diciembre de 2010

cómplice de ti antes de nacer

Yo vine al mundo allí donde tú ibas a nacer; casi queriendo; chantajeando al destino; sobornando a los vientos que sin querer me alejaban; cómplice de ti antes de nacer.

jueves, 9 de diciembre de 2010

y se nos quite la noche

Tal pájaros hechos de tierra, posados en fila sobre la rama, dispuestos a volar cuando se nos sequen las plumas y se nos quite la noche de los párpados y del pico.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

las horas acorraladas

¿Y si paro de contar las horas acorraladas?

nieva sobre nuestros labios

Si llueve, porque llueven besos mojados. Si sol, porque arden. Si hielo, nieva sobre nuestros labios.

campo de mis labios

Los cadáveres exquisitos de tu besos yacen en el campo de mis labios.

alas desnudas

Me has puesto una a una plumas de pájaro sobre mis alas desnudas.

Tápame la angustia

No me mires con ese rencor que ahoga. Tápame la angustia con tu boca de silencio rencoroso.

Prometo

Prometo tomar la ruta de tus ojos. Prometo perderme. Prometo que no buscaré la salida.

y los labios, y las manos, y los ojos

El amor me va a romper; y los labios, y las manos, y los ojos. El amor me hará pedazos; seguro.

martes, 7 de diciembre de 2010

Cuando uno se va, dos parten

Cuando uno se va, dos parten; y se recuerdan.

y ausencias de teclas

Es como estar entumecido; con manos de corcho, dedos temblorosos y congelados; y ausencias de teclas.

cuando las noches son líneas

Cuando las noches son líneas blancas continuas y cortadas.

música lejana del olvido

La música suena lejana; tan lejana que ya casi la olvido.

dedos rotos como restos de tu deseo

Has dejado dedos rotos sobre mi cuerpo como restos de tu deseo.

desechos del deseo

Era como un lunes con animalitos en el cerebro comiéndose los desechos del deseo.

lunes, 6 de diciembre de 2010

dedos rotos

Tengo dedos rotos sobre mi piel.

Estoy ausente

Yo estoy ausente. Pero soy yo el que siento tu ausencia.

domingo, 5 de diciembre de 2010

Ya te he recordado toda

No te recordaré porque ya te he recordado toda.

Sol en árbol de cristal

A veces el sol se para a descansar en los árboles de cristal.

sábado, 4 de diciembre de 2010

ojos de humo

Los ojos pueden ser ojos de humo que hablan por señales.

ojos colgados de caras desconocidas

Los ojos pueden ser ojos colgados de caras desconocidas.

ojos enteros o medio vacíos

Los ojos pueden ser enteros o medio vacíos.

La fiebre ha tomado mi cabeza

La fiebre ha tomado mi cabeza dejándola sometida a ideas febriles de ti.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Bajo al fondo de una gruta y pinto sobre la roca tu imagen

Te quiero con la profunda serenidad de la tierra. Bajo al fondo de una gruta y pinto sobre la roca tu imagen para que lo sepan miles de años.

caerán las paredes pero no los árboles

En el final de los tiempos caerán las paredes pero no los árboles.

girasoles de alma roja y mirada rota

Los redondos ojos de los girasoles no querían que los pintaras con tu alma roja y tu  mirada rota.

tiempo borroso

Ese tiempo borroso era el tiempo que convenía a nuestro amor.

jueves, 2 de diciembre de 2010

llaves del mar para buscarte


He cogido las llaves del mar para buscarte amor perdido. No huyas si oyes la puerta abrirse; pues llevo conmigo las demás llaves.

Abandonaré la tristeza colgada en la rama de un árbol

Abandonaré la tristeza colgada en la rama de un árbol en un campo donde nunca más sembraré ni he de volver.

tarde de risas limpiando zapatos

El invierno pasado fuimos al campo de paseo por tierras de labranza. Nuestros pies se hundían en la tierra ablandada por abundantes lluvias. Volvimos a casa con zancos de fango rojo. Fue una tarde de risas limpiando zapatos.

tumbarse a mirar las ramas

Es necesario en los bosque sombríos tumbarse a mirar las ramas, sus hojas verdes y el cielo que pasa entre ellas.

las tormentas amorosas de este septiembre

Nada quedó intacto sobre tus costas de mareas, sobre tus rocas protuberantes, sobre tu cuerpo y tu cara al pasar sobre ti las tormentas amorosas de este septiembre.

Vi vetas azules de río

Nunca vi regurgitar cólera por tus ojos turquesa, ni odio feroz, ni rencor. Vi vetas azules de río.

para vernos aplastados por el cielo

Habíamos sacrificado nuestras piernas al monte; quedaba sentarse sobre una roca para mirarlo vencido o tumbarse boca arriba sobre la hierba para vernos aplastados por el cielo.

elefante de amor perezoso

Yo como elefante no puedo saltar; pero lo haré si despiertas la rabia de mi amor perezoso.

amarrar las velas alrededor del cuerpo

Si no quiero ser más víctima de tu aireados vientos tendré que amarrar las velas alrededor del cuerpo para hacer punto fijo de anclaje.

fundiéndome con tu líquido ser

Vuelvo a ti, a tus profundidades, irremediablemente; fundiéndome con tu líquido ser.

colmenas de frutos

Me enredaba como jóvenes sarmientos de vid creciente alrededor de tu cabello para plantar colmenas de frutos redondos verdes y negros.

el silencio de algunas letras

Conozco el silencio de algunas letras, el del viejo escudo, el del ciprés.

ojos llenos de gritos

Los ojos pueden ser ojos de dolor llenos de gritos.

acercábamos la cabeza y, frente con frente

Nos apoyábamos sobre los brazos, acercábamos la cabeza y, frente con frente, hablábamos bajo sobre la mesa del bar donde pasábamos las tardes.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

primavera mar adentro

Iré a vivir la próxima primavera mar adentro. Sin flores; salvo las navegantes que perdieron el rumbo de la tierra. Sin pájaros de nidos, salvo los pájaros "marineros". ¿Dónde estará la primavera en el mar?

avispa exploradora atrapada entre las uvas

Tal una avispa exploradora atrapada entre las uvas de un racimo tendré que comer la carne y los huesos para salir de aquí.

refugio de cine

El fantasmal refugio del bosque donde fuimos a pasar aquella noche nos hizo despertar nuestros miedos al estilo de las películas de terror humano y sobrenatural.

el viento es negro y arrastra sombras

Por la noche el viento es negro y arrastra sombras.

el paso cambiado

Te gustaba jugar a llevar el paso cambiado cuando íbamos por la calle cogidos por la cintura.

como una oruga sobre las ramas

Hoy ando como una oruga sobre las ramas de un pensamiento impenetrable.

tú mi causa circular

Maravillosa relación de amor la nuestra; de causa circular entre tú y yo; de eterno volver a revivir.

cuando te vistes de azul

Tengo razones para quererte cuando te vistes de azul.

desprecios

El amor sabe de desprecios y otras crueldades.

Pareces

Te ríes. Pareces feliz; pero sé que sufres.

palabras impenetrables

Te alimentabas de palabras impenetrables que el mar atragantado tira enfurecido.

ojos de sombra de grano negro

Los ojos pueden ser de sombra de grano negro.

en fado somnoliento

despertando en fado somnoliento, cogido a la pena de la nostalgia, a tu discordia de mar, reverso de navegantes del sur, quiero que vuelvas a cantar el no lugar, tu ausencia, tú el ausente

el comienzo

Contigo supe el comienzo.

martes, 30 de noviembre de 2010

A tiro de sombra, tu sosiego

Hablas como en patio con fuente. En el caer del agua te encontrabas líquida. En el murmullo sonaban tus palabras. Eres líquida sobre piedra de la fuente.

Cubriste con la mano el llanto

Cubriste con la mano el llanto; pero vi caer las lágrimas.

luego vendrán los días y otras noches

No nos separemos todavía; aún queda noche; luego vendrán los días y otras noches.

frivolidad

Tuvimos una frivolidad de tarde, una noche de pasión y un dulce amanecer.

me cubriste hasta los pies

Tu amor fue como un mantel fino sobre la mesa: me cubriste hasta los pies.

llenas la playa con tus pies

Cuando la marea baja llenas la playa con tus pies.

El espejo sonríe

El espejo sonríe cuando te ve ocultándole tus sentimientos.

ligereza fingida

Preparaste el amor con un toque de ligereza fingida.

cada hora hubo una marea

Creía el mar que vendrías hoy. Ese día cada hora hubo una marea.

amor complaciente

Por amor has conseguido hacerme complaciente hasta con tus lejanías.

Si no supe amarte

¿Por qué me lamento? Si no supe amarte.

Tuvo un incendio en el cuerpo

Venías de apagar el incendio al salir de la bañera con el cuerpo cubierto de espuma.

Tu desnudo espeso

Tu desnudo espeso de estatua de hierro me ofrece tus rígidos brazos.

gato silencioso como manos

Los ojos pueden ser  de gato silenciosos como manos.

lunes, 29 de noviembre de 2010

mono azul con ojos azules

Estaba en el parque como un mono azul con ojos azules, con dedos más largos que los hombres, con más agilidad y menos inteligencia.

Nadie miró nunca tu reverso

Nadie mira el reverso de las caras; el reverso de las manos que son las palmas plenas; el reverso de tu cara: esa parte de tu cabeza que adoro, donde encuentro tu olor inconfundible; el reverso de tu garganta donde a veces muerdo; el reverso de tu pecho: esa complicada y curvilínea espalda autopista de mis manos; el reverso de tu rodilla: tu corva hueca de piel fina donde durmieron tantas veces mis besos. Nadie miró nunca tu reverso.

acercarme a ti con la voz cambiada

Cuando era alumno de tu madre, me cuidabas como a un niño pequeño mientras yo te quería como a la mujer de mi vida. Tuve que esperar a que acabaran las clases y algunos años más para acercarme a ti con la voz cambiada.

a la plaza pública para tocar la columna

Ibas cada mañana a la plaza pública para tocar la columna que con tus manos habías esculpido en la lejana cantera de la montaña blanca.

Hierven tu uñas de marfil al rozar mi piel temprana

Hierven tu uñas de marfil al rozar mi piel temprana: así todas las mañanas pasas el dorso de tus manos sobre mi cara ausente y me dejas dormir.

los ríos miraban con envidia el horizonte del mar

Hubo un tiempo en el que las bocas de los ríos miraban con envidia el horizonte del mar.

azar sin piedad

Un azar sin piedad, la fuerza de las corrientes, y un pequeño barco, confluyeron para ser tragado por la boca de un remolino de mar.

poniendo la mano en tu corazón

Me dices adiós poniendo la mano en tu corazón. Bendita mano que ya deseo otra vez besar.

marcas de viejos placeres secretos

Su cuerpo llevaba las marcas de viejos placeres secretos; recuerdos de lugares recónditos, de penumbra y aliento.

niebla templada de cuarto de baño

En esa niebla templada de cuarto de baño encuentro tu cuerpo aún mojado frente a un espejo rabioso y ausente.

tus gestos rumoreaban amor

Hubo señales en tus gestos: rumoreaban amor.