miércoles, 27 de febrero de 2013

En ti


Una luna azul con pétalos redondos dentro
ocupa la noche prehistórica
de tus ojos.

En esa sombra germen del cuerpo
Estoy en tu templo como un rito
sin límite

En ti alcanzo mi fin
Y no me preguntes;
en ti alcanzo la divinidad.
Te alcanzo ahora
para tenerte siempre.
Es en la vida de la carne
donde me limpio los pecados
con el jardín de tu piel.
Te busco, esclavo.
Mudo, esclavo.
Visible.
Divinidad encontrada.
Te llevaré conmigo.
Un día cuando muera.
Mi senda encontrada.
Te llevaré conmigo.
Un día cuando muera
en ese instante
no habrá despedida.
Te he encontrado
detrás de tus ojos
divinidad perpetua.
He encontrado en ti hierba.
Hierba y oído, mi afán.
Revelación del árbol primero, eterno.
Sufridor de lo atemporal.
Árbol ciego como un hombre
sin conocimiento.
Árbol eterno y primero.
Te he encontrado, en ti.
Te he encontrado, mi fruto primero,
en ti tu cuerpo.
Salgo bendito
de este hallazgo
de ti en ti.
Invisible carne
cuerpo belleza.
Invisible y presencia
te he encontrado
ahora y para siempre
en ti, dentro y fuera.
Te he encontrado, flor hierba.
En ti invisible, planta, cielo, árbol.
Mismos, uno y separados.
Mi criatura, una y separada.
En ti en mí.
Limitados e infinitos.
En ti, verso de carne,
tú, mi sabiduría.
Una, múltiple e ignorada.
En ti, vaso terrestre;
tú, mi humanidad.
Tú, mi amor,
en ti me encontré.
Tú, mi interior, mi exterior,
misterio, te pronuncio.
Tú, mi unidad oculta.
Tú, mis pies irrelevantes,
oculta y visible te amo.
Manifiesta, revelada,
carne y espíritu,
mi esencia.
Tú, dormida voz,
en mí
sosteniéndome.
Tú, esencia. Tú, amor.
En ti, por ti, en ti.

Sube un temblor por tu velo.
Baja una mirada por tus párpados.
Me despierto en ti y te sigo.
En tu río interior
ribera de primavera.
Tú, columpio suspendido entre dos mundos.
Tú y yo a dos manos
en eterna espera.
Tú, mi visión
tardía
en el ahora recobrada.
Te quedas en mí
aquí siempre.
Canta una nueva noche como un círculo de misterio.
En ti desaparece la misera:
sus tres formas arcaicas,
más todas las nuevas.
Tú, mi concepción.
Allí lates y surges como un espacio.
En ti, radiante y misteriosa, se concentra el mundo.
Allí se originó el nacimiento.
En ti, la vida.
En ti, el amor.
En ti, todo y toda.

Al pájaro también le gusta los poemas


Tweets del 29 de enero 2013


Cuando inunden las tristezas
y nada ni nadie esté a la vista
Cuando estar solo sea
nada promesa
ni de tiempo sepas
nada de amor viene

Viajo por debajo de la mentira
flota ella
como humo o gas
Rampo por el suelo
como en incendio
Es humo negro
es gas
Lo cubre todo hasta la calle
Entre los árboles anida
Confunde a los pájaros
En sus picos habla


.......................



Tengo un trabalenguas en los poemas y trepidante afasia
Cuando hablo
pero hablo poco
casual
como un encuentro
ahí sí que hablo hasta el entuerto
me como el oído ajeno nuevo desconocido fresco
rico manjar entre dos y las palabras
acaba en beso
debería.

¡Es tan bueno hablar hablándote hablarse!
Meternos dentro de la boca
la tuya y la mía
saboreante
paladar de encuentro
postre, copa y tarde
sin tiempo que distraiga
mesa silla cigarros
humo entre palabras, entusiasmo
tú me dices, yo te digo, tú me dices
yo me cuento y te cuento al contarme

¡Oye, oye! -y te cojo del brazo-
¿No oiste? Pasó un pájaro.
Tú: "Estaba escuchando."
Al pájaro también le gusta los poemas.
Alucinante.
Yo: "Miraba como si entendiera."
Los pájaros entienden; sabe Dios
en qué lengua, como lo hacen.
Pero miraba entendido.
O tal vez se enamoró.
"Uno se enamoró una vez de mi padre."
Le besaba con el pico.
Le preguntaba: "¿Me amas?"

martes, 26 de febrero de 2013

No está permitido olvidarla; no, a ella no


Tweets del 28 de enero 2013


No busco a mi verdadero Yo; lo llevo puesto como apariencia.
Último en llegar a la soledad
Última noche antes de que la noche hierva

Me amas como un oráculo
Amo tu mano rodeándome
Me llegaste como una tragedia llena de cadáveres.
Hierviente, risueña.
Yazco siempre bajo tu señal
Alucinando bajo esta avalancha de emociones.
Nuestro amor denso como una explosión
Se me llena la cabeza como un refugio en tormenta
Sabes a yogur desnudando mi boca.
Cuando nace un pasillo cree que no hay ventana al fondo

.......................


Un árbol sin paciencia en la raíz
Un fruto sin jugo
Una primera vez; un engaño
Una culpa; un amor
Un segundo después
Parálisis

El bloqueo no perdona: destruye los dedos
Tengo dudas sobre las v y las b,
sobre las g y las j
sobre las s y las z y las c

La primera vez me engañé, y la segunda y
esta última también me engaño
Y duele; me duele a mí
Duele como la impotencia de un clavo
pegado al hueso del brazo;
como si hubiese hierro entre la carne


..........................



Un cráneo abierto no dará más de sí
más palabras
que un corazón latiendo entre las manos

Quien no comprende siete veces
a las siete veces muere
Antes de poner el juicio pon el corazón

Dame tu mano antes y ahora
sostén esta ceniza;
aún quema


...........................


Fíjate en ella
Ella es amor
Ocúltate su máscara
La tiene para el frío ese
que de ti le llega

No está permitido olvidarla
A ella no
No te dejes traicionar
por la memoria
A esta, sí
Dóblale los dedos, la
memoria,
las palabras.
Que le crece el cuello;
que le crece.

lunes, 25 de febrero de 2013

Antes plegaria



Antes de que el viento disuelva

 los nudos de soga de vida 

y se nos caigan por debajo de la ropa, 

antes, ven, amor, y, amárrame.

En el callejón de las palabras perdidas

Tweets del 27 de enero 2013


Más bella es la sorpresa
si por sorpresa
te sueño.

Se desatan tus palabras
te muestras bella y deseada
cercana real y tierna
en el calor de la sábana, de tu cuerpo, de mi cuerpo.

Tu cara tumbada al lado de mi cara
un brazo
sobre tu brazo
los muslos entrelazados en su juego.

No me preguntas si te amo
lo ves en
mi entrega.
Los besos no nos callan.
Tápame este hombro.
Te tapas el pelo.
Te arrimas hasta la llegada de tu vientre
como te alimentas.
Sigues con tu mano la curva de mi cuerpo. Me haces
circulitos con el dedo.
Pones tus pies sobre mis pies.
Se calienta tu planta.
Sube el calor hasta tu rodilla.

(Aquí me censuran el cuerpo.)
(La versión completa será editada cuando desaparezcan todas las censuras.)

...............................


¿Es otoño?
¿Entonces cómo es que no te veo?
Mi convertida
en playa
mi arena.

Si acaso duermo es para inventar sueños.

¿Quién me presta sus ojos?
Al menos para ahora-hoy para
un rato de cabeza
aturdida

Y me detengo dentro de la lluvia
Me cruzaba un silencio como figura anónima
Un pie al filo de la vida
En un mar profundo de mareo
El húmedo olor del silencio
Espejos de espejismos
Toma este lazo: haz nudos con mi corazón
En el callejón de las palabras perdidas
La gota de agua se queda fija hasta nueva orden

domingo, 24 de febrero de 2013

Mis labios tiemblan por tu ausencia


Tweets del 26 de enero 2013


Y una raíz en el pecho
creciendo
Para los que no creen morir de amor: cojan un trocito con la mano.

Sitúate aquí, cerquita.
En tu mano me pongo
Siempre he querido entrar por el filo de tu camisa.

Mis labios tiemblan por tu ausencia.
Siempre te beso delante del horizonte.

Y ahora cómo te olvido si en ti puse toda mi memoria.
Sigue la lógica hasta que fallezca. Después préndele fuego al resto.

Simiente como un vuelo bajo tierra
se abriga la gracia bajo el efecto de los rayos
al pulmón de los brutos
sin puro horizonte.

El pulmón como la anunciación
ciego como un huracán
erupción como el hambre.

Corto el horizonte con una sierra metálica;
prefiero dos horizontes
frente a frente
tú y yo sentados en cada uno
como en un columpio.

.....................................


Tu amor en mi pecho como un brote de primavera
Palabra verso poema
el abecedario en línea
los poetas al habla
la poesía.

La pintura escribiéndose
con significantes sobre las telas
las pinceladas en los libros.

Pierrot enseñándome un libro
de hojas suaves.
Marrón era;
pasta de celulosa flexible.
Tamaño tablet.

Íbamos sobre un puente rosa.
Al fondo una cárcel
de locos con ventanas.
Agua que no hace ruido
y un café mirando.

Un café, por favor;
mas bien: café para todos;
vamos a calentar la tarde con nuestros poemas
como pan reciente
a la luz de esta tarde.

"Se me olvidó el lápiz."
"Yo tengo uno que me sobra."
"¿Qué has escrito esta noche?"
"Un salvamento."
"¿Y tú?"
"Una estrella."
"A ver. Déjame leer."
"Toma. Aquí lo tengo."
"No está acabado. Está sin retoques."
"¿De qué habla?"
"Habla de ella."
"Es guapa."
"Es bella."
"Estoy enamorado."
"Loco."
"A ver que dices."

Callan las palabras; uno lee.

Ese pelo negro hasta la espalda
liso como el espacio.
Sus ojos redondos
callados como de no haber dicho nunca nada.
Su delgadez redondita.
¡Qué carita!

¡Silencio que ella nunca habla!

Quería coger su mano;
se le hizo fina.
Supo oler su pelo
por detrás de la oreja.

(Hoy me duelen los celos.)
(Pero sigue y lee.)

Tuvo su pueblo en sus manos
recorriéndole el vientre.
Su pubis poblado.
Su boca temblando.
Hizo un comentario glorioso.
No reímos.
Pero sigue leyendo mi cuerpo
que esta noche me olvido.

Se mastica noche bajo sábana.
Tiemblan sus piernas.
Repiran locos y un suspiro.

"¿Por qué tan bella eres?"
Le preguntó él como poeta.
Contesta su cuerpo con un calambre.
Y un muslo que le aprieta.

"Ámame y calla
poeta.
Esta noche eres Pierrot sobre una estrella.
Tus labios me sueltan palabras sobre mi aleph
y olvido
que un día muy lejano
soñé con este sueño."

Él escribe sobre la rodilla el recorrido de su muslo.
Su pie, pequeño y blanco, le roza la espalda.

"¿Dónde estuviste antes? Antes de este instante.
No sé cómo he vivido sin amarte."

"Estuve en mi cama soñando
con tu boca y tus manos.
Mil veces cada noche mi cuerpo recorrieron.
Pero calla ahora poeta que mi cuerpo aún no ha aprendido a amarte."

"Toma el libro de mis manos;
dime que te dicen."

"Que me amas así divina;
divina y sola en tu cama.
Que sin mí te caes en pedazos
como tu pasado sin mi recuerdo.
Recomponte en este instante
de la ausencia desconocida.
Tómame entre tus brazos
despacio noche larga."

Amor brote de rama hierba pecho tierno como tela de araña


Tweets del 25 de enero 2013


Hoy es primavera.
Se llama como yo te llamo.
Y también te amo invierno
cuando me haces escalofrío.


¡Oh amada mía! Cuanto brote tengo
de tu amor en el pecho.
Sangre tengo derramada
a través de las palabras
que estas bien no hacen verso
aunque para ti las tengo entregadas.

Vives en mí de amor poseso;
en ti vivo y muero;
mas este es insuficiente,
incomparablemente pequeño
al lado de lo que mi corazón siente.

¿Y si este mi amor me engaña
con esta prueba sublime?
¿Y si no ardo sino que con hielo quemo?
¿Y si duermo y sueño que de amor te amo me amas?
Pues no tengo prueba de ello.

Dame pues tu mano
con corazón encogido dentro.
Dame tu presencia como se la doy yo al ciego.
Borra en mí la duda
que bajo mi piel tiembla.





Amor brote
de rama hierba
pecho tierno como tela de araña

Entre letras cae sangre
por los puntitos luminosos de la pantalla.
Llegan hasta las teclas del teclado
y con ellas se mezclan.

Vives en mí a esta hora
como cuando llega el fin.

Brotes de amor como soja

Estás como noche ausente corre por tus venas y no eres sangre ni pena estás deseo yo verte por entre una reja se funde ese cristal que llevas dentro grano de avena en tu leche caliente y una cuchara se juega el juego de tu boca y ganas una gota chorrea sobre el mantel de la blanca mesa llega a tu codo izquierdo coges la servilleta la cuchara de metal suelto me miras mentón de leche sucio esta mañana sonrío a sueldo a cambio de tu boca-moneda







Pero soñé contigo y volví.
A tus manos
Que son de piedra
Duras con mi frente
Asperas como lengua de gato
Con menos silencio
que una ventana eco
de la calle.

Volví a tu cuarto de estudiante.
Un patio húmedo, un restaurante
Una escalera de madera
Una antena sin cable.

Volví sin fuego.
Apagado por la deriva
de las calles.
Era como en Navidad.
Tal vez el día de antes.
Encontré unos celos de brote.
Reventando en mi pecho.
Adonis, en su delirio de belleza,
me había vuelto a traicionar;
o eso supuse.
Nunca más dormí con certeza.
Los dados estaban echados.
Caían escalera abajo
botando sobre los escalones.
Tuve rotura
de pies y manos
y un poquito del corazón se quedó muerto.

viernes, 22 de febrero de 2013

Nada es tan viejo como el olvido


Tweets del 22 de enero 2013


Nada es tan viejo como el olvido

Hablando de amor: nada como el amor encontrado.
Es el profundo transcurso del fracaso como un grano sembrado a la sombra de la tierra.

Va cambiando después el mundo
como transformación de la roca.

Ya está madura la memoria y perfumada
fruta madura, despojo
cae en un bolsillo como un papel olvidado.

El final de las cosas; esos los he perdido todos.
Nombrada; mi nombrada y viento
Una cárcel de ratones
La masa del cerebro es una paleta de colores.
Un socavón en el parquet del museo

En ti trato de despertar
Con el temor me bastará para vivir
Si yo fuera tierno como el señor para ti sería ofrenda
De romance leyenda de amor
Tu devoto, comienzo el día
Te rezo en tus manos
Sobre tus rodillas, detrás, encuentro el amor sensual, sublime, escondido en un pliegue
Para santo tu cuerpo cuando lo despierto

Tenías muchas manos escondidas
tropecé con alguna rezagada
reclamaba derechos
Anciana mano del tiempo
aléjate de ella; es mía
ya no tuya: el sentir no tiene memoria.

Tanta caridad que jamás llegó a gastarse
Dáme tu vida como un murmullo
Nadie hablaba mejor del amor que ella.
Ermitaño en un jardín; el tuyo
Me habré de ayunar un poco de vida;
que ya suficiente vivir tan largo.
Un poquito de ayuno cada mañana acorta día.

La erotomanía de las letras convencidas de que todo el mundo las ama


Tweets del 21 de enero 2013


La primera raíz del árbol salió del cuerpo como un recién nacido

Una vaca azul en un campo de niños
Las plantas son "terrívoras"
Hoja-ojo de luz
Mujerarte
El inconsciente es libre y manifiesto; carceleros racionalistas
El camino me viaja sin gramática
La boca debería estar en la nuca para que los ojos no vean lo que dice.
Las almendras, las almendras, "sont suspendues"
Me suelo poner bocas en las orejas para digerir las palabras.
Los filósofos malgastaron 2500 años buscando al Ser que justo poco tiempo antes se había suicidado.
Escritura metamorfosis de acción.
Metamorfosis de una radiografía
En este instante las palabras nos rinden cuentas.
En la inestabilidad de la sintaxis me tiembla el pulso.
Los golpes que les damos a los sobres de las cartas amorosas
Un mar de tarde va entrando en la bolsa de té.
La erotomanía de las letras convencidas de que todo el mundo las ama.

miércoles, 20 de febrero de 2013

Y cosa del espacio nuestro amor sin cuerpo


El miedo y mis caderas
¡Quién sabe!
Si nadie te ha visto como yo
¿Quién sabe?
De tu triunfo
De tu curva

Aquí os dejo con ella
Que os vaya bien
tan bien como a mí me ha ido
siendo tozudo como fui

Que se produzca un temblor
en mí
por dentro
Eso pido.
Y ya.

No es prisa.
No tengo ninguna
Pero, a veces,
ya saben, la impaciencia

No por nada;
simplemente impaciencia.
Ella me hace eso
Me da tranquilo arrebato

Pero aquí estoy para siempre,
dice el dicho

Saco de este mundo lo que me sirve
como un hormiguero

En tus ojos he visto la tristeza
dicen
yo la vi en tus manos

Y cosa del espacio
nuestro amor
sin cuerpo

¡Qué me importa si hace tiempo que no tengo manos!
¿O nunca las tuve?
Ni las suyas ¡oh, madre!
ni las mías.

Noche de muerte


Quisiera dormir
como duerme la noche
descalza
no tiene manta
ni recuerdos de tu torso

Tuvo un día interrumpido
por las voces y los coches
solo le gusta los grillos
pintados de amores

Noche, noche, noche
murciélagos mariposas
sangre parada
de tu piel a su boca

Ella duerme sobre mi sueño
duerme y vela el silencio
hermana onírica
mentirosa

En ti la madera cruje
como recuerdo de bosque
inquietud de cama
sobrepesa el cansancio

Es noche almohada
mejilla y sueño
tela de nocturno recuerdo
sudor retenido

Tienes la puerta abierta al pasillo
largo y nocturno como el Infierno
monstruoso
estúpido
fantasmal

La cocina te espera
cruje el calentador
fríos tenedores
cucharas vacías

En la mesa solo hay un fantasma
come sopa de aire
pan duro viejo
se mancha la sábana

En mi sueño asesino
le hago un puñalada
Se vuelve, sonríe.
"Pobre chico.
Aun no sabe de qué van los sueños."

"¿Por qué no vuelves y me dejas comer tranquilo?
Como pan mío, sopa de aire.
Tengo toda la noche."

"Anda. Vete. Ya no doy miedo.
Me queda comer solo en las cocinas."

-Hay, ahora, fantasmas más reales que tú, -le dije medio dormido.

-No me importa, -me contestó. Déjame comer tranquilo que tengo hambre.

¡Un fantasma con hambre!
Estaré soñando.

Noche también es agua
cae sobre las hojas
eco de patio
jardín de seca tierra
cerámica

Tiene la noche tejado metálico
chapa de chabola
chinos tirados y hojas

Ladran los perros oliendo a muerte
chillidos se quejan
lenguas secas colgando de miedo

Noche de hambre
frío afuera
las ratas hacen sus nidos bajo los cartones

Un cañito de agua sucia
corre por la calle de tierra

No hay aquí mariposas volando
noche negra
Ni huevitos de pobres pájaros
congelados de frío
No hay capullitos de seda
a los barrancos se fueron las moras

Buscando el ser soy otro


Tweets del 20 de enero 2013


Chamán: "Durante el trance místico el rostro se alarga como una lámina sobre los dos lados de la cabeza."
Seis ojos, tres narices y bocas, la obertura del misterio.
Un pequeño pasaje de luz lo lleva desde el Yo hacia el Inconsciente
Los dioses de la inocencia exigiendo sacrificios mortales
Se le cayó una luna menguante sobre la frente.
El diablo tiene tres cabezas con dudas entre ellas.

El nombre es el nacimiento del mundo después del parto del cuerpo.

Dualismo: "Dos hombrecitos, pequeños y delgados, metiendo, con manos opuestas, ideas de un saco, en el agujero superior del cráneo."

Los patitos navegan sobre la boca del jarrón.
Un casco dorado es como la cúpula de una catedral con la cabeza de un dios dentro.

El tiempo es un pulpo con tres patas cuyo único ojo nos mira hambriento.
Los colores no soportan los eclipses.

Te amo con toda la fuerza del color de un fauno.
Acércame a tu enigma

Un brazo puede hacer un plano o serlo.
No me creerían si afirmo que me crecen los pies en la cabeza; así ando con cabeza.

El principio de unidad se me soltó de la mano rompiéndose como un vaso al tocar el otro lado del suelo.

Al pájaro le crecen las alas cuando le canto.

He retirado la convicción en la continuidad del mundo.
La maldita realidad visionaria nos esconde la mejor cara de sus sueños.

Primer ensayo para una poesía que ríe sin riesgos
Las palabras, como Dios, juegan a los juegos de azar amorosos.
El poema transfigurado en eslogan
Trabajamos con lo discontinuo; perdonen las molestias.
Atención, peligro: riesgo de sueños explosivos si se agitan demasiado las palabras.
Léase imperativamente en exceso.

Para usar la mirada abro mi visión ciega inconsciente.
Buscando el ser soy otro.

martes, 19 de febrero de 2013

Mis cinco sentidos se funden, se mezclan en uno nuevo e inmenso, te rodea, huele toca degusta ve toca


Tweets del 19 de enero 2013

El artificio del Otro.

Las diferencias son irreverentes
Una palabra denigrada tuvo sitio en un poema
Un plato de preguntas.
Las respuestas como cáscaras.

Como cuando el éxtasis narcisista trabaja el cuerpo
elaborando el desecho
iniciando lo nulo desde el punto cero

Siete botellas llenas de desechos irreverentes en un museo
Tengo el fastidio de la palabra
Citando mezclas para los oídos
recompuestas en provocación

Aquí vendría un trozo de amor
perdido extrañado
seco

Las palabras tienen la lógica del fluido cuando caen en la deriva

Nombra el otoño, por ejemplo
viene neblina
o agua fina
Ya me he pasado en la descripción

Las palabras del diccionario sufren metamorfosis durante sus sueños
Ábreme los ojos sobre este mundo que hacia mí toma distancia
El instante de la aguja
El arte de los objetos como actividad monótona al gusto del decorado

En lo femenino se entra por la creación
en ti por tus manos
en mí por la boca;
nosotros tuvimos un sueño hecho prosa.

Un juego de citas es capaz de romper cualquier texto amoroso
Os presento el escalofrío de las paredes
Hablar hace justicia al texto: y de hecho te amo

Él incluye frecuentemente en sus textos los espejos para darle sombra
Las palabras en su hueca materialidad transparente dejan sombra ahí dentro en ese lugar que nadie conoce

Supongamos palabras escritas en el aire
cualquier soporte sólido recibiría su luz
Tumbemos ahora un gran espejo en el suelo;
obtendremos un escrito virtual.
El cristal pisado las rompe
Leyendo sobre los cristales tendríamos un texto nuevo.

La naturaleza produce belleza anárquica sin reflexión
no tiene en cuenta la contradicción de la mezcla
se las apaña con formas y colores;
un poquito de agua, un poquito de tierra,
mucho color y aire.

Tres máscaras superpuestas simbolizando la muerte
Piedras mitológicas cinceladas por las manos de Dios
Estatuas que eternamente miran a las tumbas para mantenerlas vivas

En cada imagen tiene un ancla el tiempo
con un residuo de pensamiento
transformas de manera extraña mis ojos

Extraño ojo simplemente realista
El rostro es impersonal hasta que no le pones el amor.
El espacio está integrado dentro de los cuerpos peleando con los órganos
Si no sostuviésemos las imágenes con la mirada se deformarían al paso del aire

En los sueños aparecen los animales prehistóricos
con la ferocidad del tiempo
el hambre geológico
te ven tan tierno, carne fresca conservada en su caverna
a la cercanía de un bocado

Cuando me miras dejas perfume sobre mi cuerpo
Mis cinco sentidos se funden, se mezclan en uno nuevo e inmenso, te rodea, huele toca degusta ve toca

Las metáforas sobre las estanterías

A veces, el esqueleto puede estar ausente
la carne sujetándose de voluntad

Naciste de las gotas de sangre derramadas sobre una hoja.

El mundo visible se hace inestable entre mirada y mirada.
Para desconfianza la de los ojos
Es bien sabido que los ojos tienen espirales que embriagan la realidad

Los rostros son reversibles pero nadie tiene la clave
Una cabeza plana y vertical como una torta de pan redonda sobre el cuello.

Una cama desmembrada por dos caballos salvajes que desconocen el amor de los amantes.

Dos esfinges de pie abrazándose como último acto de destrucción

La noche duerme sobre mi sueño


La palabra avanza
al tacto de las letras
tropieza sobre las íes
descansa en el descansillo del espacio
toma escaleras
de los párrafos
se asoman a la ventana de las hojas
cierra la puerta con el libro
no abre cuando llaman
ni duerme
ni deja

Quisiera dormir
como duerme la noche
descalza
no tiene manta
ni recuerdos de tu torso

Tuvo un día interrumpido
por las voces y los coches
solo le gusta los grillos
pintados de amores

Noche, noche, noche
murciélagos mariposas
sangre parada
de tu piel a su boca

Ella duerme sobre mi sueño
duerme y vela el silencio
hermana onírica
mentirosa

En ti la madera cruje
como recuerdo de bosque
inquietud de cama
sobrepesa el cansancio

Es noche almohada
mejilla y sueño
tela de nocturno recuerdo
sudor retenido

Tienes la puerta abierta al pasillo
largo y nocturno como el Infierno
monstruoso
estúpido
fantasmal

La cocina te espera
cruje el calentador
fríos tenedores
cucharas vacías

En la mesa solo hay un fantasma
come sopa de aire
pan duro viejo
se mancha la sábana

En mi sueño asesino
le hago una puñalada
Se vuelve, sonríe.
"Pobre chico.
Aun no sabe de qué van los sueños."

"¿Por qué no vuelves y me dejas comer tranquilo?
Como pan mío, sopa de aire.
Tengo toda la noche."

"Anda. Vete. Ya no doy miedo.
Me queda comer solo en las cocinas."

-Hay, ahora, fantasmas más reales que tú, -le dije medio dormido.

-No me importa, -me contestó. Déjame comer tranquilo que tengo hambre.

¡Un fantasma con hambre!
Estaré soñando.

Noche también es agua
cae sobre las hojas
eco de patio
jardín de seca tierra
cerámica

Tiene la noche tejado metálico
chapa de chabola
chinos tirados y hojas

Ladran los perros oliendo a muerte
chillidos se quejan
lenguas secas colgando de miedo

Noche de hambre
frío afuera
las ratas hacen sus nidos bajo los cartones

Un cañito de agua sucia
corre por la calle de tierra

No hay aquí mariposas volando
noche negra
Ni huevitos de pobres pájaros
congelados de frío
No hay capullitos de seda
a los barrancos se fueron las moras

lunes, 18 de febrero de 2013

Homenaje a Adonis


Mujer líquido ejemplar
Nube del nacimiento
siempre vuelve como un real

Vida la que no tiene nombre
Jamás trates con el olvido
Desesperación de mariposa
(bicho infernal con alas de seda)

Árbol rebelión de la tierra
Gaviota verde exiliada
Luz nocturna de bosque
Nube casera de bosque

Mar de hombres andando sobre la tierra
extraordinario
dormido sobre un horizonte roto

Luz que calla como una zorra.
Amor se hizo en la exactitud del odio.
Odio de amor desbancado.

Anomalía de la cronología del tiempo perpetuo.
Mar de polvo y cenizas en el tiempo de volcanes.
Cielo montaña de aire erguida sobre el valle de la Tierra.

Nieve
lo efímero
desesperación del instante.

Distancia a vista de pájaro y de olvido
en el tiempo mitológico
distancia.

Alegría fina
cosa de labios

Tristeza espesa como un cuerpo
Agua como sonrisa dormida
Piedra como sombra
Sombra de rodillas

Oscuridad a veces
Perfume de sueño
Sueño de pirámide

Escritura sin letra
Rocas como invierno

Es la luz la distancia que nos separa
Es invierno un descuido
El campo un olvido
Vos

Mensaje secreto.........

El mensaje del perfume nunca es secreto
Pájaros al vuelo del viento
Espuma de la vida
luz.
Sombra del mundo
Estrella de una mano
escrito.
La luz es un cuento hecho para niños.
Las mariposas son de ceniza.

La luna es muda y ciega de un ojo.
O bizca o croisan.
Es ceniza
del tiempo.

Dormir, dormir, raramente.
Donde sea.
Siempre hay un lugar para un cuerpo.
Dormir en infinito.
No es tan bello desaparecer
No

Roca, saludo, aire
en esta tierra, ahogo, inundo,
hoja, mejilla, respiro,
trae, manos para después,
ir, en esto queda, siempre,
nada, ese frío

me supe no,
silencio no,
mejilla sin,
dormir pronto y largo,
lugar, nada,
caer, caer, caer,
va,

tren, minúsculo pasajero,
humo de máquina,
vapor, silbido,
madera, chapa,
pañuelo con nudos,
ni agua para el viaje,

andén, piedra, chinos,
árboles, se llega para comer,
pasos tumbados,
mil veces contados para el miedo,
es de día, siempre es de día,
demasiado día,

Caña de río


Bailaba monte arriba monte abajo
con zapatos ingenuos de niño
una flauta de caña de río
un cuchillo de queso.

"Tócame viento para que te acompañe."
El viento se despertaba
salía de una cueva
y bailaba.

Un día de manos flojas
se cayó la flauta sobre una piedra.
"¡Ay, pastor! ¿Qué me haces?
Me tiras la flauta con mala gracia.
Me golpeas, indecente, con la caña del río.
¿No ves que soy fría y dura?
¿A golpes pretendes dañarme?
Más te vale tocarme
con música de caña
si el corazón pretendes
dañarme."

domingo, 17 de febrero de 2013

Las sombras también son arte


Tweets del 18 de enero 2013


Fabriquemos los objetos como un arte servil
Profanando el tiempo
con la estética de lo extremo
rompedora de lo muerto
o a punto por caduco.

El sujeto minimalista parece una muñeca de mano con un piercing en el dedo.

Si los cuerpos desnudos estuvieran en fila aparecería la desnudez grotesca;
esos cuerpos verdes bajo los árboles

Los hospitales gritan con carcajadas de bacteria

La belleza se sumerge en lo cotidiano. ¿Y qué?
Las sombras también son arte
La belleza hay que mirarla de reojo

Eran las hojas pasadizos secretos


Oníricas. Círculos.
Se flota como en una galaxia verde
a ras de campo.
Colgados los astros de los árboles;
las nebulosas como puentes.
Dormía y paseaba sobre polvos estelares.

Un agujero negro como pozo tendido
se alimentaba de piedras;
de piedras escogidas con gusto exquisito.

Eran las hojas pasadizos secretos
donde los cuerpos se achicaban.
Se abrió una al paso de la cabeza
con sus labios en sierra.
Estaban, primero, sus bordes escurridizos
blancos como líquidos.
Cogí de la hoja el tobogán.
Al poner el primer pie
se achicó el cuerpo.
Había gravedad, especial y diferente.
Gravedad de hoja y clorofila.
Había luz dentro; o los ojos se cambiaron.

Dentro de la hoja había un laberinto.

Un pájaro se posó fuera sobre una rama;
Produjo un seísmo en el pasadizo.
Cayeron unas gotas de rocío como una tormenta.
Las gotas esquivaban los cuerpos
no se mojaban.
Un rayo con olor a quemado
se paseó fuera.
La luz entró por la boca de la hoja
sin producir contraste con la luz de dentro.

No entré más profundo por miedo a no encontrar después la salida. Otro día en un nuevo sueño entro cuando el árbol me instruya.

sábado, 16 de febrero de 2013

Los tres lápices de pluma de ave de Zouching


Tweets del 17 de enero 2013


A ti te debo mi caligrafía china
La teoria de la bondad evocada
El Pabellón de las Orquídeas

Todas las letras poseen una copia
En tu colmena, reina, soy zángano desorientado
En una civilización donde no hubo prosa durante mucho tiempo ¿qué pensamiento?
Los tres lápices de pluma de ave de Zouching.

Se especializó en la ejecución de modelos
teóricos.
Recurría al plomo: de la pintura
Pequeño jardín japonés experto en fantasía

Todo apego a la tierra es una forma de exilio
Sea como sea te prefiguro
tú, como lugar de oración

El papel de comprender bajo sospecha
Después de la muerte hay una colonia de termitas
El hijo pequeño de este documento se resume en conclusión
Murió a pinceladas
Su vida es conocida a través de los papeles sueltos sobre su cama
hojas de árboles muertas de alcoba

No conozco mayor desnudez que la de un sueño.
Me inicias en la pintura de tus sueños
Para llevar bien una vida hace falta un centro artístico
La caligrafía hecha con hojas de té
El paraviento loto de tu iris
sobre el fondo de ocho bosques
con masas de flores perennes
El ritmo estilizado de las flores
La estética no tiene límites
Las flores del cambio de estilo
El día japonés contiene un haiku
Las coordenadas del misterio

Hace falta dos para encontrar el sentido de la letra y del amor
Con tanta naturalidad pretendían asesinar a la fantasía
El reloj de cuatro agujas tiene una para el instante.

Un ojo en la trompa de un elefante


Es honda. Es música. Es cuchilla.
Necesaria, blanca, somnolienta.
Se desliza un curso de sueño
y es luz nocturna
Se abren las puertas del infinito
en tu mundo onírico
allá muy cerquita de tu almohada.

Llegué en un bosque lejos
Y es mi cabeza.
Me vi en las mil figuras.
Deformadas e incoherentes.
Comí raíces llenas de tierra.
Burbujas botaban.
No había ni un pájaro en los sueños.

Desapareció como un pájaro blanco.
Busqué entre los árboles.
En un árbol borracho vi una sombra retorcida.
Como porcelana caía sobre la hierba.
Resultó ser el curso de un río.
Sueño, déjame dormir en este bosque.

Anillos rojos crecían sucesivos.
Puse atención a las piedras preciosas;
y eran piedras.
Se me hizo un nudo en los dedos.
Dolor.
Las manos estaban cortadas.
Terror.
Quise desembarazarme del dormir.
Impotencia.
Nadie se salva de lo nocturno.

Se me pasó el sueño a un charco.
Hondo y sed.
Alargaba mi boca de elefante.
Por su ojo vi el fondo.
Era como un mar profundo.
Silencio tranquilo y ausencia.
Nadé ahogado pero vivo.
Las algas me cogieron la cabeza.
Deslizantes, esponjosas,
escurridizas silbaban.
Se estiraban en mi nado.
Huyendo de un animal en redondo.
Una aleta. Tres aletas.
Tomé velocidad de crucero.
Rodeado.
Llanto.
Angustia.

Vi el fin de mi carne.
Aquí no hubo de la vida recuento.
Demasiado pánico.
Ante un cepo de dobles dientes afilados
blancos sanguinarios.
Se vino un boca negra para mi cabeza.
La reduje como un pelota.
Cerré los ojos; apreté la boca.
Y cuchillada.

Me desperté suficiente para ver como sangraban las algas.

Santa bendición el hambre


Me voy de aquí porque para comer no tengo. En la puerta de la iglesia me siento para compartir bolsillo con el dinero suelto. Me voy de lazarillo porque para ciego no tengo talla.

-¿A dónde vas Pepito Grillo? ¿Pero tú no eras de madera?

-Sí de madera era; pero ahora soy de carne.

-¿No sabes que esto es una puerta santa?

-Sí. Santa bendición que Dios nos ha dado.

-Esto es un sitio de bendición; aquí no puedes estar.

-No tengo más bendición que el hambre. Deme usted algo para que me calle.

viernes, 15 de febrero de 2013

Extravagante como un deseo asimétrico


Tweets del 16 de enero 2013


Los hechos históricos son material de escombros.
Esos materiales de los cuales están hechas las manos y que nuestras manos hacen.
Los procesos se obran sin nada, herméticos
Subyaces bajo mi concepto.
en lo real del cuerpo a cuerpo

Las palabras ausentadas de tus dedos.
Enclaustran la producción
Las asociaciones mentales no responden al llamado del sentido.
Gotea lo superfluo.
El color se nombra en la negación.
La luz corta la sangrante realidad.
Corazón invadido.
Los anónimos muros de las calles.

¿No me vas a sonreír nunca?

Identificaciones evolutivas.
Para arte-amante lo insignificante.
Con mis actos de fe te retengo.
En tu cuento soy pájaro
Los efectos de ruptura me parten los labios
Te doy el amor y ya te puedes ir.

Con forma de hilaridad cada palabra te hace un guiño.
Y se decía: "Hay que hacer fuego."
Puentes colgantes sobre tu cuerpo

Sin los pájaros el cielo no tendría sentido.
Las ventanas como linternas mirando a la calle
Frases en mosaico, juntas y separadas
mosaicas demo

Toma esta palabra como emisario de la paz.
Árbol fresco para tu cuarto.
Cumplimiento de la espera.
Fin del decorado.
Delante del decorado te nombro mi mano.
El beso. El beso es como un cuadro.

Esclerosis múltiple de las palabras.
En desacuerdo con la idea se pusieron a pintar como locos
La auto-censura del lector.

En tu pose lánguida abatida
entregada de tu cuerpo
como amor somnoliento.

Extravagante como un deseo asimétrico.
Pulidores de arena
Palabras lacadas de lírica
Peinas viento

Papel dorado de tu vestido
Las pinturas describían la rutina
Te levanto el templo de Confucio
Y en el mismo año pusieron del revés la muralla china
"Fusuma", ábreme la pared.

jueves, 14 de febrero de 2013

La dirección de las ventanas nos miran cuando nunca estamos en ellas


Tweets del 15 de enero 2013


Registro como figura poética la ceguera.

Mereces mi memoria
Me basta tu pulso
Y mientras tú miras yo te hablo
Mientras buscaré un sitio donde la distancia no crece.
Mientras, ahora, y esto sigue por tu redondez
Tengo menos memoria que el deseo.
La montaña se ha desvelado como un milagro
Llueven siluetas del cielo
Existir es tan sencillo y tan oscuro
Ya verás cuando esto se acabe

La sola presencia bruta de la palabra
La materialización de la cosa dentro de cada palabra
Lo irreductible encerrado
Los triángulos colgados sobre la pared horizontal
La comprometida situación social de las palabras
Las palabras palpando el laberinto
en estado de abandono

Las preocupaciones solas, solitarias
A la naturaleza muerta no le viene bien l`art, ni la definición
Las palabras tienen un proyecto
Una letra que anuncia la obra en voz alta
Las palabras fuera del diccionario
¡fuera!
en lo periférico de la palabra.

Eh aquí al nuevo estatuto del vacío.
Cero grados bajo la escritura.
Tírame las consecuencias sobre esta puntilla.
La trilogía de las palabras.
La palabra tridimensional
de tres en tres nos cazan.

Para principios el verbo
o el sujeto supuesto
antepuesto dentro.

Una nueva atracción en la historia.
Al principio, la escuela se abre en una brecha.
Las letras y las palabras son circulares y rotas.
Estructuras primarias con sentidos mínimos.

Póngase aquí una flor o un árbol para decorar.

Del misterio perdido
paradoja de la ambigüedad
De la importancia de amar
pasión subterránea

De la industria del texto
fábrica
chimenea de humos de lo quemado

Ahora vamos a por otra flor
plantada en un parque articial de plástico.

El estatuto de anonimato: consecuencias.
En un plano formal e inmediato
Léase lo que implica.
A saber, hueso.

Lo simple máximo
desgastado
Háblame de amor que aquí no entra.

El supuesto problema del valor de las cosas.
La fuga de la estructura.
Imaginario para el pez sentido.
Hágase la voluntad de la fuga en tres palabras.

Tomemos la inercia como calle.
Lo instantáneo la tira.

Házme aquí una confidencia para que nazca el amor.

La palabra exploratoria
La imaginación sin materia
El esqueleto de la cabeza
Encontraron una palabra muerta dentro de su boca.

El plomo de los ojos
"Desliarse" de inventos
Otro objetivo del ridículo, el mío.

El secreto empírico.
El precio expresionista con copia de seguridad.
¿Por qué el olvido permanece y nunca retorna?
La dirección de las ventanas nos miran
cuando nunca estamos en ellas.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Una autobiografía en dos tomos: la tuya y después la mía


Tweets del 14 de enero 2013


Donde pongo el ojo
pongo vida.
O
pongo la vida en los ojos.

Ayer se fue, se perdió, venció al tiempo, me dió una buena patada en mis narices de gana y ni siquiera se despidió.

Por aquí son exactamente las ocho maneras de amar en punto.
Ocho se entiende como una forma de amar infinito y orgulloso.
Por ahora no hay más secretos.

Para reciclar el bricolage del tiempo concreto y cotidiano.
Estar juntos para que me elabores el sentido
de arte y vivir.

Amor-lazo reductor de cabezas: dejas tu esencia tu materia evaporada.
En este estado nuestro embarazados de encuentro.
Formas-nudos con elementos separados magnéticos.
Las formas de las cosas miran a nuestros dos ojos distintos con permanente ambivalencia;
así como vos.

Las palabras buscan captar una mirada recién nacida.
No es mejor el reposo sentado sobre tus párpados.
El padre en la cantata de fuga.
Queda en el amor la postura de la muerte.

Volcada como un sábado entre noche y noche apoyada
Ella se despertó con frente de cristal
el mundo en ella reflejado
Con una bufanda de seda el muslo atado
Redondeabas las palabras como un ayer de recuerdo
No tienes paisaje ni ausencia; hoy no tienes.

Los hombres mienten por escasez de amor.
Narciso suele visitar la biografía de los paseantes.
Corrijo las grietas del lazo con cara de mañana.
Entonces esto se convierte en un rostro.
Fue el malestar quien ocupó la calle inútil.
Como Peter con su soledad de arquitecto.
Habitaciones heterogéneas que ni se conocen.

En los universos relacionados surge la discontinuidad
paralelos en pendiente
chocan los elementos modificándose.

Cuando ella me paseó por ese museo de arte moderno
oía sus pasos como marcas del tiempo
Su respiración quedaba en los cuadros
como elemento añadido
invisible, tal vez,
allí quedó ella para siempre
como aliento de mujer enamorada
brillante como el arte.

El genio se encerró en los objetos como el genio de los tres deseos en su lámpara.
Os presento la imaginación del vacío.
El trago azul para colorear la lengua.
Un videojuego en la vida real sin happy end cuyos mandos son tus manos.

En estado salvaje me sacas de tu cama
Dos relojes no duales
Dos almohadas contra la pared deshecha
Dos cuerpos enroscados
Dos espejos de espaldas
Dos cuadros idénticos del mismo artista lado a lado sobre la pared del museo.
Todas las imágenes de la ausencia con los recuerdos superpuestos.
Una autobiografía en dos tomos: la tuya y después la mía.
Incluir al otro dentro del estómago.
Te opongo el verbo.
A ver como tomas la palabra.

Juan Pepe el manteca


Juan Pepe el manteca
hizo una luna para una noche
buena
Cogió un poco de aire
un trocito de suspiro
y con algo de noche que le quedaba
hizo redondas sus manos
y le puso mucha pena.

Al que andaba por la costa de cerro en cerro


Dice que tiene un pozo y una minera, carbón
saca y no agua
que él, ese poeta de la tierra,
vivía con ganado en tierra salada.

No tenía agua para hacerse un libro
escribía sobre las plantas.
Cuando caían las hojas las iba recogiendo;
las metía en la alforja del queso
de donde, de vez en cuando, las sacaba.
Leía en voz alta al rebaño
las orejas todas se torcían
con un ojo debajo de entendimiento.
Dame cabra leche de oveja
que la lengua me pique
para hacerte un verso.
Le decían sabiondo de las piedras;
que el viento no tiene conocimiento
y no hay quien lo entienda.

martes, 12 de febrero de 2013

Póngase la vida y en medio la herida


Tweets del 13 de enero 2013


Está propicia esta primavera.
Ya es la tercera vez que florece
Y no la describo porque hasta los ciegos la conocen
Es una primavera floreciente con todo lo que han dicho de ella.

¿Adónde se huye?
¿Dónde me puse?
Déjame, a veces, que me caiga la nieve
Tengo un invierno en el cuerpo
Me estoy buscando en las páginas amarillas, en un lugar público, en tu banco
En determinada parte de tu epidermis ladra un perro.
Puede leerse allí donde no hay escritura

Póngase la vida y en medio la herida.
En esta vida loca que rompe la esperanza
Pongo de rodillas el resto de mi vida

---------------


Se me consumen los gestos
y no son despojos de la vida
son cuentas hechas al querer
esos ojos multiplicados por efecto de la cosa.

Ya vieron: esto es un incendio.
Me comerá con cuidado el aire
en un inventario concebido por el domingo.
Se eliminan las puertas de Oriente
dejando campos abiertos
un correr de ríos y desiertos
una casa, primero; después valles,
un farolillo de papel y un mar inmenso.

Me pierdo, ando, entre mil millones.
Desconocido, extrañado.
Visto, desubicado.
Andan mis ojos redondos
entre millonnes rajados.
Soy la extrañeza en sus frentes
Espíritu de sus templos perdidos
Tigre de sus selvas desconocidas.

Pido arroz y jaula
un mono sabio
un elefante indio aburrido
un niño inocente que me entienda
una puerta de fe
una limosna
miradas compasivas
y mucha soledad y silencio.

Me come el polvo
rojo de otra parte
me quita la memoria
callado éxtasis.
Se gastó el tiempo.
Sobre este escalón
sentado sobre mis piernas
no se habla nada
ni se pide ni se llora.
Tuve un sueño recordado
parecido al nirvana.

lunes, 11 de febrero de 2013

Tu recuerdo es un horno


Tu recuerdo es un horno
siempre quema la belleza
de lo que fuimos
cuece como un pan
en la mañana de otoño
cae relente
la hierba está fresca
un capullo de seda, otro de araña
un grito de cabra
hierve la leche en una gran olla
los palos son de la chimenea
sale humo negro por el techo
hemos sobrevivido a la noche
y al aullido de los perros
manteca colorada, pan oscuro
ya no estás en el patio de las piedras redondas
grises, duras, suenan a naranjo
a palomos grises
entra el pan en la leche con la manteca
se sonroja
la agito con el palo de mi cuchara
se desprende pan mojado
se hizo barquito
lo dejo navegar por el mar de leche
era otoño en ese campo ahora me acuerdo
con memoria pequeña

Ese es un lugar citado por tu cuerpo


Tweets del 12 de enero 2013


Allí, allí está como un color
Recuerda. Ama. Aunque sea en el frío
Ese es un lugar citado por tu cuerpo
Un lugar prodigioso
Tienes en tu cuerpo una antigua provincia, alejada y desconocida
Soy demasiado crudo para tus dientes
Te reconozco idéntica y yo por ti cambiado
¿Cómo seré mañana en esos tiempos nuevos?
En la pequeña playa donde fui desdoblado por tus manos

El mar es un insomnio idéntico al mundo

Estoy seguro en ti, en la oscuridad interior de tu cuerpo
Y es domingo en tu cabellera y esperanza
Clarea el fuego como el valle a primera hora de la mañana
se deforma como unos ojos negros

Es domingo y bajas por la calle como una golondrina blanca.
Me han dicho que cada flor es como un ángel hecho perfume.
Domingo de pelo azul
me amas y dejas las manos de madera

Sí, definitivamente lloré de negro
Llevo tanto trabajo encima para sacarme la mísera vida que he acabado minando el techo: derrumbe

Estoy aprovechando el nublado para curar mi pecho.
Contigo nunca hay demasiada desnudez

Doy tres vueltas al mundo tres veces al día desde mi sofá
Así te pido una vuelta por tu espalda
ese nido que muerde

La suerte es tan irracional como la vida misma.
Hoy, en el restaurante, me han puesto sobre un plato la Inmortalidad. Estoy muy preocupado porque temo que la indigestión sea eterna.

domingo, 10 de febrero de 2013

Con tatuajes me hago tu cuerpo


Tweets del 11 de enero 2013


Si alguien quisiera verte recién bañada e indefinida
Te nombro sal
desde ahora
brisa

Todo quisiera ser: todo lo que tú eres
Todo cerca de ti, reunido
Ahora, muy cerca de tu oidito, te canto a rumor de mar
Tus labios eróticos como un garabato
Quisiera ponerle olfato a mis palabras
para que ahí, muy cerquita de tu cuerpo,
te hablen y te huelan

Regresas insomne
sobre el sueño
como una hormiga sin camino

Entonces vagas
por mis manos entre sombras,
ojos cerrados, noche, perfume de tu cuerpo,
retorcido el deseo estrujado; y
es así como nos tomamos la vida.

Cuando tengas algo que decirme,
sosténme,
te lo dije, te lo digo.

Con
un
tirante sobre
tu clavícula te
sostengo el corazón.

Con tatuajes me hago tu cuerpo
Un cantante en lo absurdo

Ama tanto a su cuerpo que me ha dejado olvidado en un rincón de su mano

A veces quiero destruir mis palabras
estoy cansado
quiero volver a casa
quiero callar mi impotencia

Posiblemente, hoy callaría todas mis palabras

No necesito cortarme las venas para que chorree sangre

sábado, 9 de febrero de 2013

Perseo el ciego


-Heme aquí sola en esta morada mía. Vienen muchos pero ninguno se queda. Se me hace eterno el tiempo sin amor ni compañía. Pero calla que oigo pasos afuera. Trae los pies arrastrando como dudando o con poca fuerza. ¿Quién viene? ¿Quién llega?
-Un viajero buscando camino. Pido ayuda y hospedaje para este pobre perdido.
-¿A dónde ibas y cómo te llamas?
-Volvía a mi hogar cuando a un dios colérico le he preguntado el camino.  Se ha agitado, celoso, al enterarse de mi nombre y de cual era mi tarea. Me ha clavado, en un gesto descontrolado, sus tres dientes en los ojos. Así bien que desde ahora Perseo el Ciego puedes llamarme.
-Bello nombre, hombre hermoso.
-Dame asiento, mujer.
-Ven que te dé agua.
-Sí, dame agua, desconocida, que creo que la muerte me llega bajo la sed.
-Bebe y no temas. Te curaré mientras la sangre de tus ojos. Este vendaje cubierto de hierbas te traerá mañana la vista; reposa, esta noche, tu cuerpo agotado, sobre mi cama.
-No podré dormir por culpa del dolor que tengo.
-Ven; échate sobre este hombro. Así te calmaré la herida.
-Es suave tu piel como en ninguna mujer he visto. Hueles a belleza. Quiero verte. Quiero ver tu rostro ya, ahora.
-No seas impaciente; que cuando sea el alba podrás verme. Queda quieto junto a mí mientras tu rostro contemplo.
-Amo tu dulzura, -le dijo Perseo.
-Amas mi cuerpo, -le contestó Medusa.
-Amo tu voz y tu forma de hablarme.
-Te hablo con el corazón. ¡Tengo tantas ganas locas de hablarte!
-Ámame mientras no te veo para que se me haga corta la noche.
-Te hablaré cada noche mientras reposas tu pecho sobre mi pecho. Pero ahora llega ya la luz sobre nuestro lecho. Voy a quitarte esta venda para que puedas ver mi rostro. Levanta esos párpados, mi ciego Perseo.
-No puedo abrirlos pues el miedo me lo impide.
-No tengas miedo pues desde anoche te amo.
-Tengo miedo a mirarte y que tu amor me ciegue. Dicen los que te han visto cosas horribles de tu mirada.
-¿Qué pueden decir? Si ninguno me ha hablado.
-Dicen que al que miras lo dejas petrificado y ya no vuelve en sí.
-Aquellos que vinieron ni siquiera me hablaron; merodean por estos montes diciendo mi nombre.
-Dime como te llaman, -le preguntó asustado Perseo fingiendo ignorancia; pues creía que al abrir los ojos sería el último momento.
-Medusa la de los ojos azules es mi nombre. Abre ya esos ojos que quiero ver los tuyos.
-Abro los ojos. Por primera vez te miro. Eres bella, ojos azules. ¿Y esos pelos con trenzas de ramas?
-Son ramas de viñas con las que perfumo mis cabellos.
-Ese cuerpo tan hermoso me tiene sorprendido.
-Es tuyo, mi amor, para tus ojos de día, para tus manos de noche.
-Me ha sobrecogido de nuevo el miedo.
-¿Que temes ahora, Perseo?
-Temo perderte; ahora que te he encontrado.
-No temas insensato: seré tuya para siempre.
-No temo que te vayas; pues con locura me amas. Temo que envíen a alguien a buscarme. Creerán que me tienes atrapado y querrán matarte.
-¿Por qué harían eso? Si yo no hago nada malo a nadie.
-Ellos no lo saben. No te preguntarán lo que sientes; hablarán con la espada.
-¡Oh, no, amor! No quiero morir ahora que te amo. Quédate conmigo; pues cuando juntos nos vean pensarán lo contrario.
-Si ya no temen tu mirada querrán tenerte. Tú eres solo mía; y tendré que matarlos.
-Háblales de mi amor por ti y de mis palabras.
-Pensarán que me tienes hechizado.
-Verán que eres libre y que libre amas.
-Libre te deseo y libre te amo.

viernes, 8 de febrero de 2013

Para escucharte en el asombro


Tweets del 10 de enero 2013


No lo oigo
pero
me pongo a escuchar por ti

Al
ritmo de tu
música sí
que he bailado
muchas noches enteras
empujado por la resaca de tus caderas

El amor no entiende más que de suavidades
De esos dedos que
un día me tocaron
he
guardado leves recuerdos en mi piel

Mi asombro hace
de tu llegada
un espectáculo

Entre cuatro árboles, en una hierba natural, tomabas la sombra bajo tu sombrero claro como si la vida se hubiese parado en ese momento

Te fuiste después por todo mi cuerpo buscando un lugar para quedarte

Les espera un longevo
árbol en
cuyas raíces guardasteis vuestra memoria

Porque me deslumbras, porque me confundes, porque no me dejas ver la noche

Me prohibiste el paso con una rotunda señal

Corrosivamente fuiste gastando mi piel interna hasta dejarme fuera de mí

Sueño de marina
de olas
espesas
sostenía nuestros cuerpos

jueves, 7 de febrero de 2013

Lo inesperado emociona como un encuentro con el diablo


Tweets del 9 de enero 2013


Milagrosa y peligrosa vida te tengo robada a la oscuridad
Como un milagro secreto sigues
Corrí como una gacela indagando el campo

Tengo hora para tu reloj
Hacen los libros de piedra
para la prehistoria

Sí, soy mar. Soy un trozo de mar que se atragantó con un trozo de tierra cuajada
Ya veremos si nos queda el mar
Poca boca inmolada
Amante como una caracola
Por ese caminito, -dijo, besando poquito a poco se llega a la eternidad
¿Cuánto pasa en el dormir como imposibles?
Cuando toco tu mano, -aquella que estuvo muerta-, siento todo el silencio sufrido por ella
Mi princesita
toda sangre
de emoción
Cuando te toco eres labranza
Los sueños son para hacer carbón en las noches frías de invierno
Se llama piel a esa parte de tu cuerpo que corre ansiosa, sensible, fina, emocionada, desde tus móviles muñecas hasta los sabrosos dedos de tus pies.

Una campana visiblemente virgen hasta que toca
el Ángelus de alegría fresca como una torre
a los cuatro costados del viento
y de la noche.

Amor cortés: "Te suplico, Señora, que derrames tu blanca gracia desde tu alta torre por tu largísima trenza, para que este, tu servil caballero, beba de ti el día."
Vamos a nombrarnos cada uno de los huesos
Que sobre la faz de la Tierra se encuentren tus manos y mis manos
Amor cortés: "Buenos días, Dama. -Buenos días caballero. -Anda por aquí una alondra; creo que sobre su torre se ha posado. -No veo por aquí ala; solo veo semejante mi pelo."

Tienes unos labios tan tímidos que tengo miedo que al acercarme me devoren
De cuando en cuando me sale tu nombre por el filo de la boca
tomo tu mano, te pongo tu sombrero, arreglo un mechón sobre tu frente
me sonríes, te sonrío
haces mueca de un solo beso
Y en esta mañana, como cada día, voy a comerte tu deseo.

De cuando nevaba en mis ojos,
tú,
detrás de la nieve,
yo,
muerto por dentro,
y a pesar de eso ardía.

Tengo el oficio del almendro.
Reconozco todos los rostros robados
nadie los buscó en el cementerio
Lo inesperado emociona como un encuentro con el diablo.

¿Por qué os vais,
vos,
con bajos ojos
sobre vuestros pies
y los míos
si sonrojo por vuestra culpa,
por esa mano vuestra
que con tanta ternura me dais?

Atas tu sombra a mi sombra; cuando te alejas cubre todo el campo.
Esta vida-director-de-orquesta dirigiendo, entusiasmado y ciego, a la orquesta de los instrumentos huérfanos.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Te rodeo porque eres tú quien estás dentro


Como humo dentro
voraz
en quien nadie cree
sin cuerpo

Huele a derrota o a Infierno
Con boca atrancada y loca
Con el estómago desbocado
Contigo y a solas

Tomas mi aire interior como un mar revuelto
No tengo manos
Esto(s) no son dedos
ni nunca te tocaron

No es una idea ni un sentimiento
Es oscuro
 negrura

No sé como tengo palabras para expresarte
Te rodeo porque eres tú quien estás dentro
Ni sé de donde sales o te hiciste hoguera

Ahora te reconozco
suspiraba
creía que era mi pecho
Sé ahora tu nombre
pero ya no suspiro:
quedo mudo

Tengo que partir -ya sé-
pero no es por mí
sino por ella

El sueño del príncipe mudo


Geltrudie cuando tenía cuatro años volvió a soñar, como ocurría cada noche desde siempre, el mismo bello sueño. La mujer de sus sueños quería complacerla dándole lo que ella le pedía despierta; a saber, un bello príncipe que la quisiera. Su hada le presentaba cada noche uno nuevo sin éxito; a todos les encontró un pequeño defecto. No voy a nombrar cuáles; pues son simplemente defectos humanos normales; pero para Geltrudie, por jovén e ingenua, le eran inadmisibles. Su exigencia era comprensible: aún no había conocido a ningún hombre.

Esa noche, la señora llegó con mala cara; raro en ella pues era muy bella y amable. Gertrudie le preguntó preocupada o más bien asustada:

-Quita esa cara triste que me asustas. ¿Por qué vienes así en medio de la noche? ¿No ves que estoy soñando con el príncipe que me traes? ¿O ha pasado algo malo? ¿Te ha asustado alguién cuando venías? ¿Fue un perro que te ha ladrado? No te preocupes: los perros de por aquí no son malos. Ladrán para dar los buenos días; y mueven el rabo. He oído a un gato sobre el tejado; es así que sabía que venías. Siempre pasa un gato por mi casa cuando vienes. Pero díme ¿qué principe has encontrado? Debe tener un defecto muy grande; tu rostro me lo dice. Habla, habla; no puedo esperar más. Tanta curiosidad va a despertarme. Dime.

-El príncipe que he encontrado es muy guapo e inteligente; ya te ama; pues lo veo locamente enamorado. Pero tiene un defecto y es el último.

-¿El último? ¿Y qué defecto tiene?

-Es mudo.

-¿Mudo? ¿Y qué defecto es ese? Nunca he visto a un príncipe mudo.

-Mudo es un príncipe que no ha aprendido a habla porque estaba soñando.

-¿Y con quién soñaba tanto para no haber aprendido una cosa tan fácil? Yo tengo cuatro años y ya he aprendido.

-Soñaba contigo desde el primer año; y no escuchó las palabras que flotaban; creyó que eran espuma.

-¿No será un príncipe tonto? ¡Porque qué cosas se le ocurren! ¿Entonces no sabe que las palabras hablan de mi amor?

-No, no lo sabe, -dijo la señora.

-¿Y cómo sabré yo que él me ama?

-Él te ama con locura; pero no podrá decírtelo.

-¿Tampoco comprenderá lo que yo le digo? -dijo Getrudie muy preocupada.

-Tampoco. Oirá tu voz de dulce niña; pero no entenderá lo que le dices.

El príncipe se quedó esperando en el sueño a que Gertrudie hablara.

El espejo se quedó durmiendo


-Te aviso.
No vayas a decir de mí todo
lo que ya se ha dicho
de los espejos.
Que si soy una puerta
de un mundo absurdo.
¿Qué han creído que
yo soy un vientre
o una cueva?
¿Que yo permitiría tener
gente corriendo dentro?

Además, todo ese barullo
de pensamientos
no me dejaría dormir
por las noches
ni pensar claramente
ya despierto.
Su aliento
me empañaría
a cada momento.
Que no estoy yo
para familia
ocupando mis habitaciones.

Ya tengo yo bastante
con las preguntas que todos
los días me hace
la gente que mira.
"¿Que si estoy guapo y
bien arreglado?"
"¿Que si hoy
tengo mala cara?"
"Que asco de vida."
(¡Como si yo
tuviera la culpa
de sus estados de ánimo!)

Incluso una vez
me enseñaron un cuadro.
-"¿Qué te parece?
¿Cómo queda?", me dijo el pintor.
-Yo le contesté: "¿Acaso
sé yo
como es el campo,
si solo
he visto un cuadro?"

Lo sorprendente es
que no me contestan
cuando
les digo la verdad.
¿De qué están hechos los humanos?
¿Por qué no oyen?
En mí retumban perfectamente sus palabras.

¿No sois como yo
los humanos de cristal?

-No. Los
humanos no somos de cristal;
somos orgánicos.

-¿Orgánicos?
¿Como las plantas?
No creo;
porque las plantas que asoman por la ventana
son también orgánicas y sí me oyen.
Hablamos por las tardes
cuando todos duermen.
Hablan, hablan y hablan
tanto como el aire.
Quieren sobre todo
que las escuche.
Y cuando me ven triste
me dan un poco
de su aroma.

¿Ves?
A mí nadie me ha comparado
con un jardín,
ni
con un nido,
ni con un
bosque lleno de pájaros.

¿Será porque me ven vacío como sus ojos?

Tampoco me han comparado nunca
con
el fondo de un pozo;
o
con la noche.
Es porque no han visto
que la noche en mí se recoge.
Ella me usa de cama;
cama limpia y fresquita;
cama de miradas.

Ahora también he recordado
que en otros tiempos
me metían en un tubo
y me preguntaban
que si veía cerca los astros y las estrellas.

Yo solo veía
un gran ojo al otro lado.
Pero para complacerlos
me inventaba
un manto de cosas
con luces
polvo
mucho brillo
y lejanía.

Oye, tú, humano
¿Por qué tú no me preguntas?

-Yo no te pregunto porque
me gusta escuchar a los espejos.

-No hace falta que hables con otros;
porque
todos somos uno;
aquí, allá
y
en otro tiempo.

Todos tenemos la misma alma
y
los mismos pensamientos.
Vivimos en lugares y tiempos distintos
pero somos siempre
un solo espejo.

Antes éramos rudos y salvajes
cuando vivíamos en la naturaleza.
Fue entonces cuando aprendimos a
hablar con las plantas.

Pero un día lejano
alguién nos frotó,
nos hizo magia
y nos vió la cara limpia.
Se encegueció con nuestro reflejo
y no paró hasta que
nos hizo planos.

Me dió casa, calor y cuidados.
Me metió en su alcoba.
Nos volvimos cercanos.
Y yo me volví el espejo más íntimo.
Ante mí no muestran pudor
porque creen que no veo ni hablo.
Por eso no debe sorprenderte
que me muestren sus cuerpos
y sus pensamientos como
no lo hacen con nadie.

(Inconcluso porque el espejo se quedó pensando.)


Otra cara.


El espejo se quedó durmiendo.

-Te aviso. No vayas a decir de mí todo lo que ya se ha dicho de los espejos. Que si soy una puerta de un mundo absurdo. ¿Qué han creído que yo soy un vientre o una cueva? ¿Que yo permitiría tener gente corriendo dentro?

Además, todo ese barullo de pensamientos no me dejaría dormir por las noches ni pensar claramente ya despierto. Su aliento me empañaría a cada momento. Que no estoy yo para familia ocupando mis habitaciones.

Ya tengo yo bastante con las preguntas que todos los días me hace la gente que mira. "¿Que si estoy guapo y bien arreglado?" "¿Que si hoy tengo mala cara?" "Que asco de vida."(¡Como si yo tuviera la culpa de sus estados de ánimo!)

Incluso una vez me enseñaron un cuadro.
-"¿Qué te parece? ¿Cómo queda?", me dijo el pintor.
-Yo le contesté: "¿Acaso sé yo como es el campo, si solo he visto un cuadro?"

Lo sorprendente es que no me contestan cuando les digo la verdad. ¿De qué están hechos los humanos? ¿Por qué no oyen? En mí retumban perfectamente sus palabras.

¿No sois como yo los humanos de cristal?

-No. Los humanos no somos de cristal; somos orgánicos.

-¿Orgánicos? ¿Como las plantas? No creo; porque las plantas que asoman por la ventana son también orgánicas y sí me oyen. Hablamos por las tardes cuando todos duermen. Hablan, hablan y hablan tanto como el aire. Quieren sobre todo que las escuche. Y cuando me ven triste me dan un poco de su aroma.

¿Ves? A mí nadie me ha comparado con un jardín, ni con un nido, ni con un bosque lleno de pájaros. ¿Será porque me ven vacío como sus ojos?

Tampoco me han comparado nunca con el fondo de un pozo; o con la noche. Es porque no han visto que la noche en mí se recoge. Ella me usa de cama; cama limpia y fresquita; cama de miradas.

Ahora también he recordado que en otros tiempos me metían en un tubo y me preguntaban que si veía cerca los astros y las estrellas.

Yo solo veía un gran ojo al otro lado. Pero para complacerlos me inventaba un manto de cosas con luces, polvo, mucho brillo y lejanía.

Oye, tú, humano ¿Por qué tú no me preguntas?

-Yo no te pregunto porque me gusta escuchar a los espejos.

-No hace falta que hables con otros; porque todos somos uno; aquí, allá y en otro tiempo. Todos tenemos la misma alma y los mismos pensamientos. Vivimos en lugares y tiempos distintos pero somos siempre un solo espejo.

Antes éramos rudos y salvajes cuando vivíamos en la naturaleza. Fue entonces cuando aprendimos a hablar con las plantas. Pero un día lejano alguién nos frotó, nos hizo magia y nos vió la cara limpia. Se encegueció con nuestro reflejo
y no paró hasta que nos hizo planos.

Me dió casa, calor y cuidados. Me metió en su alcoba. Nos volvimos cercanos. Y yo me volví el espejo más íntimo. Ante mí no muestran pudor porque creen que no veo ni hablo. Por eso no debe sorprenderte que me muestren sus cuerpos y sus pensamientos como no lo hacen con nadie.

(Inconcluso porque el espejo se quedó pensando.)

martes, 5 de febrero de 2013

Debí ser gacela de salón casero con jardín de girasoles


Tweets del 7 de enero 2013


La claridad nunca está en las palabras
Me alzo
como un gorrión a pequeños saltos
sobre tu vientre oculto
Es el amor lo que tengo más a mano
A lo lejos, en tu río, me revelo enlazado en tu pelo
En el límite de un milagro
como en tu mundo
Sueño mi ser
con
un
poco
de angustia
por miedo a que se moleste
Tornóseme
ella,
la mujer de mi vida,
como un espejismo atrapado en nuestras manos
Un río en la vela de cera el río.
Debí ser gacela de salón casero con jardín de girasoles.

Hoy surgió
un águila como un milagro
del nido de mi cama.
Tomó vuelo,
plegó sus alas y salió por la ventana.
No sé si volverá esta noche

lunes, 4 de febrero de 2013

Estás como si contemplases el mundo desde el balcón de la tristeza


Tweets del 6 de enero 2013

Estás como si contemplases el mundo desde el balcón de la tristeza

Cuando tengo, un
sollozo granate, una
adivinanza, una
pena dejada,
cuando te tengo como caída,
se estremece mi cuerpo sin alma, vivo y muerto.
Sonreír existe solo cuando tú me sonríes
Tu melodía hasta la muerte llevo
Es una tarde sin corazón abandonada
Tengo un corazón más allá de una selva
Eres mi fatiga, mi futuro

domingo, 3 de febrero de 2013

Es el tiempo un traidor sin preguntas


Tweets del 5 de enero 2013


Es el tiempo un traidor sin preguntas
Habría un vuelo preparado en el aeropuerto
¿Quién barniza el mundo para quitarle las sombras?
En esta ignorancia nuestra del sueño
Repetiremos toda la vanidad
¿No ves allí como se rompen las estrellas?
Tengo un rumor prefabricado para colgártelo al cuello
Tiene el pintor una mirada retorcida de pintura a golpe de pincel
Una casa con más pasadizos que tus ojos
No te asomes a mi boca ahora que me ves morir de sed
Cuando te ahogas de amor en tu mismo pecho no puedes asomarte ni siquiera al borde de un vaso
Déjalo un poco al sol cada mañana, amor friolero

La distancia no
se mueve
ni grita
escandalizada


Se riza el amor como cabello, mechón sobre tu oreja, te habla despacio con sus dedos, es un poco de cabeza cayendo sobre tu lado derecho, es la atadura de tu mano, viene su mirada a su curva, oyes como se balancea sobre tu tímpano, muelle de aire, ofrenda,

Tus manos detrás de los hombros
Yo no puedo llorar en nombre de Dios
Amada desde la sangre que noto en las venas de tu cuello
¡Ay, paloma! ¡Que grande eres!
Me haces juegos de ala
Por tu frente corre un cabello
Antes de borrase arrepentido el cielo hizo un recuento





Es en este momento la hora del primer árbol
Es un árbol converso a planta
Es la hora del fin de la oscuridad y del silencio
No hay nada más que sus manos
Él no tiene recuerdos
antes del mundo
ni modelo
ni materia prima
Toma su primer aliento del Infinito
Abre un ojo después del primero
Se asusta de tanta oscuridad
Del susto le da hipo; del hipo surge la idea
"No está bonito este vivir sin paisaje", piensa.
Se rasca la barba
Escucha una idea
Coge un pelo para hacer una estrella
despues galaxias
Polvos mágicos y brillan
Para darle ruido, silba
Inventa con eso la música y el canto de las aves
Aunque aún no se le vino la idea de pájaro
Eso será después cuando de un estornudo invente el viento
"¡Qué solo está un viento despoblado!", dijo.
"Pongámosle trozos de algo"; e inventó al pájaro
Ya sonaban alas, viento, universo
y se hizo músico
partitura, instrumento.
Lo durmió la música
Tuvo un sueño
Tuvo un sueño con un hombre dentro
Le dió tierra y compañera
¿O fue al revés?
Tuvo un sueño con una mujer dentro
Y la mujer deseó el primer día.
Tuvo a la vez la mujer un sueño con un hombre dentro.
 Le hizo deseo de un sueño
en el cual el hombre soñaba que la mujer que lo soñaba de él salía.
En este tercer sueño se inventó el Tiempo (¡Ya empieza este con sus manías-medidas!)
Sonó su despertador pero siguió durmiendo en el sueño de ella.
En el segundo sueño surgió la emoción por ese estímulo nuevo.
"Es la vida que en mí vibra, en mi corazón y en mi cuerpo", dijo, soñando al hombre de su sueño.
Ella vió que estaba en el sueño del primer soñante y le advirtió:
"Esta es la vida. Ni se te ocurra sacarnos a él y a mí de esta."

Advertencia innecesaria porque el primer sueño fue eterno.

sábado, 2 de febrero de 2013

Te secas las lágrimas con el fondo de tu vestido


Suspendida entre tu propio fuego y mi fuego
en unas horas ciega
como si tuviéramos tormentas
por decidir

Eres dulce y marítima
fugaz y sola
como un viento entre mis labios


Dime que descansas insaciable
como en un mar resuelto
Eres así a la vida preferible
rica y suelta


Me he caído en tu boca
como un mar sereno y muerto
de amor que tuvo espera
para hacer de tu boca mía charco

En tu contorno clamoroso
enfrío este cuerpo mío
caliente de deseo seco

Te secas las lágrimas con el fondo de tu vestido
Abanicas mi cara


Tienes punta de enredadera
Fijación de cuerpo mío

viernes, 1 de febrero de 2013

Del centro de la sombra sale sangre



Con tu cuerpo flotante tendida
y tú
Con el viento medida
y yo
Del centro de la sombra sale sangre
y es ella

Ella es la que ayer nos amenazó
mientras en nuestros brazos estábamos
Y hubo llanto en tu cama
en el torso de nuestras manos

Fue ayer
y tú
La congoja
y yo
Un grito vino de la infancia
ella
un dolor

yo

¿Quién ha dicho que no se puede llorar en la distancia?
Ella
vino a reclamar nuestra pena

yo
tú antes
Frida
yo
el silencio