sábado, 2 de febrero de 2013

Te secas las lágrimas con el fondo de tu vestido


Suspendida entre tu propio fuego y mi fuego
en unas horas ciega
como si tuviéramos tormentas
por decidir

Eres dulce y marítima
fugaz y sola
como un viento entre mis labios


Dime que descansas insaciable
como en un mar resuelto
Eres así a la vida preferible
rica y suelta


Me he caído en tu boca
como un mar sereno y muerto
de amor que tuvo espera
para hacer de tu boca mía charco

En tu contorno clamoroso
enfrío este cuerpo mío
caliente de deseo seco

Te secas las lágrimas con el fondo de tu vestido
Abanicas mi cara


Tienes punta de enredadera
Fijación de cuerpo mío