lunes, 22 de mayo de 2017

Las mordazas al mal amor

No pudieron quitarme tus labios la vida más dulcemente. Sea así mi muerte si tu boca lo desea. Muero allí entre tu carne en carne y deseo. Y si tiene que ser que sea. No tengo más notas que tus notas que se clavan. No tengo más silencios por ti borrados. No me queda más rebeldía que la revuelta de amarte contra todos aquellos que te maldicen porque te ignoran. Fuiste mi rebelión y amenaza. Fuiste el desmentido de la nada. Quitas la mordazas al mal amor poniéndole en la boca sueños.