jueves, 18 de octubre de 2018

Era la fugaz escarcha

Si todo estuviera enlazado no podríamos perdernos. Con el peso de las cosas. Con el absorbente color. Era la fugaz escarcha de la mañana manantial del verde despertar. Floración sin descanso. Libélulas entumecidas. Mariposas por venir.  Asustadas piedras de la noche. Dolorosa nocturnidad aquella del abandonado cuerpo.