lunes, 13 de agosto de 2018

Ceniza del olvido

De este nombre del cual te pido la devolución ahora, o lo guardas y nunca jamás lo pronuncies. De este nombre mismo yo me olvido y te cuento mis locos viajes por el tiempo. Primero, no soy ni fui un sobre abierto. Segundo no fui yo aquel desconocido remitente. Ya ves: tenemos el tiempo asegurado hasta el lugar de la muerte. No fui yo aquel que a pedacitos moría, ni pertenecí a grandes sangrientos holocaustos. Ya ves que se me olvida incluso en la repetición perpetua, en cada día la sangre, ceniza del olvido.