miércoles, 19 de julio de 2017

Andábamos de mejilla a mejilla

Entre los dedos se nos escapa el mundo. Había entre la luz bordes. Crece el agua y la materia, la lengua interior del tiempo. Andábamos de mejilla a mejilla, en el regusto de nuestra boca. Y allí, se me olvidaron todos los nombres.