viernes, 28 de julio de 2017

Y la tierra, líquida de sus sueños

Y la tierra, líquida de sus sueños, florece en los cuerpos como plantas instantáneas. Somos instantáneas de inequívocos pasos. No se hacen noches espesas. Evocan los ojos. Se abren las manos sobre sus dedos. Señalan el avenir por donde viene el tiempo. Y en estas, demasiado nuevos y prematuros, reímos como bebés ante lo desconocido.