jueves, 6 de julio de 2017

Silencios sueltos

Hay tristeza llamada fiebre; fiebre de invierno y surgimiento de la mirada; mirada que crece en el silencio, y duele; manos desgarradas de sus brazos, y abrazos ligeros. Hay temblor de ojos obstinados en vivir en el sueño, y en la desesperanza; ya no quieren desafiar tus ojos, ni ver, ni cerrar, ni sorprenderse. Hay cuerpo de la espera, sin prisa, allí donde hubo tormenta; silencios sueltos.