sábado, 30 de noviembre de 2013

soy en el instante y no soy



soy en el instante y no soy

.                                                                               ****

Las antenas de tiempo


presencié los cambios alejado.
una aguja provista de tiempo
las antenas del tiempo
el muelle del tiempo
elástico y contraído,
una aguja, el reloj, el espacio.

.                                                                     ****

Esta facultad de barrer la muerte


esta facultad de barrer la muerte

imágenes legítimas

cambios

.                                                                     ****

Viento suspendido


viento
suspendido sobre las cabezas

cielo adoptado
redondo
cielo de pluma recuerdo

reconozco su mano dando forma

.                                                                   ****

Ni antes seré


No
no soy.

ni siquiera en palabras
ni en cuerpo ni en obra
ni en esta hora
ni en la de ayer ni en la de ahora
ni en la tierra ni fuera
ni antes seré

.                                                                      ****

Bailé en el salón de tu cabello


En un abrazado estado de embriaguez
tomé tus brazos alrededor de mi cuello
hice danzas sobre mi nuca
y bailé en el salón de tu cabello.

.                                                                    ****

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Heme aquí recordando el futuro por el que una vez he pasado


Heme aquí recordando el futuro por el que una vez he pasado.
Sin verbo.
Solo quedaron los nombres.
Sin acción las cualidades de las cosas.
Así.
Posible.

experiencia
sin lugar
ni confusión

donde no hay desgaste.

Al borde
de la hoja seca.
caída.

Vuelven a crecer como barras.
Hierbas de soledad.
Dijo.

Si crees y posees
en/el olvido
tendrás en tus manos el futuro.

Pero viene la soledad de la tierra y niega.

No tengo nada.

Sí, raíces.

Te daré raíces como a las piedras.

para que construyas mi templo.
No te niegues y nada.

Te daré un jardín como porción de universo.
y existencia.

Te daré un pozo desierto.
para que tengas infinita agua.

Hallarás mi mano dentro.
parecida a una fuente.

Serás el olor del jardín del mundo.

¿Acaso no quieres?
ser agua y alimento?

Quiero ser precipitado  
Quiero ser precipitado de tu presencia.
alimento de tus libros
en el mar de tu boca suspendido.

Quiero inventar el afuera como un reflejo de tu alma.

.                                                                     ****

Obra-hierba de la profundidad regalo


la hierba permanece.
testimonio de la tierra.
vínculo
regreso
libro de ninguna parte
obra-hierba
de la profundidad regalo
relato verde
destrucción de la semilla
narrativa del grano
e imaginaria nunca, nunca.

.                                                                    ****

Las fugas locas de Rimbaud a ninguna parte


Las fugas locas de Rimbaud.
a ninguna parte.
sin preguntas
como actos ciegos
en la selva de una isla
en mudo desierto.
a través a través a través a través
de la futura pierna rota.
Sin pasado audible.
separado del libro
escrito otras veces en el furor del deliro.
Empuje hacia la Mujer.
Fuera y fuera,
confundido.
Doble, no encontrado.
Condición de la bala.

.                                                                      ****

martes, 26 de noviembre de 2013

Silencio en la lágrima


Un nido que duerme.
Silencio en la lágrima.
Negro de ojos.
De sillas cubiertas.
Su poema es su cuerpo cortado.
Poema a las avestruces, a sus alas cortadas.
Las avestruces calvas.
Cantan un canto de invierno.
Yo he seguido palabras plenas en sus viajes,
locas de sentidos, sin que coger se dejen.
No por eso menos las he sentido
mis grandes traidoras.
Sus pies sueñan.
Sí. Sueñan.
(Oui, ¡incrédules!)
Que estamos ardiendo
y no quema.

.                                                                     ****

lunes, 25 de noviembre de 2013

Ella buscaba entre los juncos interminables


Vivo todo como en presente.
Una opacidad con todo dentro.
Las islas las islas
ese país!
Él se entregaba a la extrañeza.
así como si nada.
a ese vacío extranjero
Me dijeron que ...
Los ríos ocupaban todas las tierras.
juncos
solo se ven juncos
por la llanura
y un agua espesa.
Música verde
de ríos con brazos.
La vida andaba por las aguas.
Esto es silencio.
Ella miraba.
Se iba el tiempo.
Ella pasea siempre con impresión roja en los ojos.
El mundo a trozos.
Y así.
Ella buscaba entre los juncos interminables.
algo presente.
Levanta las palabras para escribirlas sobre el agua de los juncos.
de agua palabras.
con un dedo hundido,
una rodilla sobre la barca,
el filo del vestido mojado,
el pelo sobre el cuello caído,
palabras y palabras de agua espesa
sobre una tiniebla que se levanta

.                                                                      ****

Las palabras sobre la tierra blanda permanecen



poeta es quien demora la ausencia,
lleva, vierte,
Vierte el mar sobre la tierra como un juego.
es color y viene.
profecía.
Me dijo.
Me volví para ver y era una piedra que contestaba,
una noche amarilla,
una pena blanca.
Allí donde respira el campo
y las palabras sobre la tierra blanda permanecen,
allí decía eso de la poesía.

.                                                                      ****

Unos labios sobre la mesa


La sombra de un cubierto yace sobre la mesa.
es madera
la consigna del olvido
el aire de la ausencia
unos labios sobre la mesa
un silencio, eso ahí dejado.
la malicia de la vida
a esta hora de la comida sola
a aire a vientre seco
a vacío demente del estómago-boca
monstruosa vacía devora
el fondo de las cosas
cabezas de animales
los hilos de los nervios,
las patas los dedos las lenguas,
los ojos, no; porque son de acero.
tragan con la comida palabras,
a pedazos.

.                                                                     ****

domingo, 24 de noviembre de 2013

A la voz dále de comer


deja caer la luz
con un golpe fuerte
y con su gemido
ella se hace un día.

a la voz dále de comer.
la voz araña
desde el primer movimiento de los labios.

y desde ese deterioro
aprendemos a hablar,
a entregar "te amo(s)"
a dárle formas al tiempo.

.                                                           ****

Y más cerca de ti, aquí


Y más cerca de ti, aquí.

para todas tus sombras
para los gritos
para la primera vez que fue la Vida
a la madre al campo a las bicicletas
Y respondo gritando
a todas las llamadas.
A la voz pronunciada
al mundo cuando no anda
a tu lengua a mis fuentes
a las raíces de la Tierra.
A la revelación de los misterios
a los poetas
a los que murieron en el odio ajeno.
A los siglos caídos
a todos los nombres
a aquellos que no olvidaron
cuando en el corazón murieron.
A la tinta
a la sangre
a la última llegada
a todos los caminos
que una vez nos hicieron falta.

.                                                                        ****

sábado, 23 de noviembre de 2013

La primera voz fue la de los pájaros y las nocturnas ranas


La primera voz fue la de los pájaros y las nocturnas ranas.
Arroyos de barro.
Un cielo fuerte de sol-silencio.

Bailan
Ellos bailan
y el instante en él baila.

una segunda vez
una primera vez
una mañana y después

A la mañana siguiente una orgía
de cuerpos cubierta
unos campos de piel.
unos cuantos sueños casi despiertos corren.
se mojan sus pies desnudos de escarcha.

Decían cantando: Viva la mañana.

.                                                                     ****

jueves, 21 de noviembre de 2013

No hubo ni mentiras. Un silencio se basta


Viví en un mundo donde nadie hablaba.
Yo tampoco hablé durante casi toda mi vida.

Así pasó el tiempo,
sin túnel sin palabras
que nos contaran.

interminable.

Así se pasa la vida sin saber quienes eran.
Eran su mundo, alrededores.
campos y casa,
trabajo calor y siesta.
Eran de carne,
sudor y frente;
sin palabras.
No hubo historias en aquel continente.

No hubo una segunda voz interior contando.
Risas en alguna fiesta.
Caramelos en Nochebuena.
Y un silencio sobre las almas que parecían cuerpos.

No hubo ni mentiras.
Un silencio se basta.
Ni en mí preguntas sobre sus palabras.
No hubo.

.                                                                        ****

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sé de memoria el Tiempo fuerte y la palabra rota


Se ha roto la herramienta de los nombres.
No puedo.
sino
confesar.

Subterránea la Nada.
como un venero.

No puedo imaginar tu rostro.
Es a mí a quien tú hablas desaparecida.

y miro, la sombra tu mano.

cada año y otro.

como el índice del tiempo
habla.

Araña.

de nieve y recuerdo.

Creo en tu bondad.
lenta.

Tinta de metal,
mi luz es tu memoria.

y mañana, no hay mañana gigante.

piedra y olvido.

aplastado.

Ya se fueron borrando las cuerdas de la música.
de parte en parte.

A veces, gritos.

A veces, horas.

A veces, el silencio con sus garras.

Fuimos la consistencia de la tierra,
hermosa.

Fuiste el libro de tu cuerpo.
con sus renglones de árbol.
Fuiste manos blancas.

Y tendremos el recuerdo, dijiste.

¿Para qué sirve el recuerdo sin tus manos?,
te dije.

Tendrás mis labios en el aire,
oí decir de tu boca.

Serán agujeros hambrientos,
te dije.

Serán mis ojos tus ventanas,
me ofreciste.

Ojos secos sin lágrimas,
contesté.

Sé de memoria el Tiempo.

fuerte.
y la palabra rota.

.                                                                         ****

Una luz con la forma del símbolo de la alternancia eléctrica


una luz
con la forma del símbolo de la alternancia eléctrica
del tamaño de un palmo

de frente a un metro
no está en el tiempo
no se consume
no es materia en el espacio

puede parecer luz o una abertura
con esa forma de dos medias circunferencias
una arriba y la otra seguida abajo

no ciega ni es floja ni vibra ni molesta ni atrae

no parece consumirse ni se mueve
es fija en un lugar
ni se mueve con la mirada

.                                                                         ****

Los gritos


confunde
allá
llevado
tal vez es un pueblo
a gritos congelado
se apoya en las rocas
los gritos los gritos
los gritos prosiguen
se apoyan en el silencio
espeso de neblina blanca
hay humedad
no hay aire
nada se mueve
se mueven los gritos
no vienen de ninguna parte
están
no vienen del mar sino de la tierra
parece día y al mismo tiempo noche
son gritos sin cortes permanentes
como un ruido que no para
que no tiene fin ni principio
no son de voz
ni humana ni de animales

.                                                                         ****

un avión pequeño de juguete
desciende rodando sobre ruedas por una especie de rampa-escalera
con muchos huecos y con cosas de todo tipo
en uno de los escalones salta y se pierde
no veo donde cae lo busco escalera abajo mirando de un lado a otro
de la escalera busco por todas las estanterías cajas y bolsas
pregunto a unas mujeres y niños
voy subiendo retrocediendo me encuentro con gente que no conozco
les pregunto me miran extrañados
vuelvo a bajar y veo una especie de "subpiso" allí lo veo entre muchos objetos
lo cojo y me bajo con él y el mando remoto
llego a mi salón y está todo en desorden
empiezo a buscar algo que pienso como libro pero que veo como cuaderno
hay muchos parecidos pero no es ese los que tienen que ver conmigo
los pongo en un sitio visible pero cada uno en el primer sitio cercano
después de mucho buscar lo encuentro lo hojeo pero lo que está
escrito no es ese me desespero estoy sentado en el sofá y la luz
de la calle cambia miro y alguien desde la calle subido en una
escalera está subiendo grandes paneles oscuros y espesos bastos
y los pone por la parte de dentro de la barandilla del balcón
no me gusta eso salgo por otras escaleras que también desconozco
me encuentro en una calle los edificios son desconocidos
bellos pero que nunca había visto miro por sus alrededores y ninguno
es el mío

.                                                                        ****

La sombra sin órganos


la sombra
prestada

¿qué es?

penetra
pero no sé donde

es muda

no se confunde con nada
tiene bordes
redondeados pero evidentes

no se le ve el final
que es más ancho que la parte por donde viene

parece con una intención callada pero no maliciosa
algo así como un ser vivo
pero sin órganos

tampoco se le ve como si supiera a donde va ni busca
solo avanza

.                                                                         ****

martes, 19 de noviembre de 2013

Porque ese aire de uva no es todo el aire


Hace un alarde de campos y montañas
que sustituye al corazón del alma.
Él.
Y yo no puedo.
los campos están siempre de fondo como sustento.
huelen
vibran
en la piel de los que hablan
no son lejanos paisajes a simple vista
sino un huerto
un trozo de parra
el color de la uva
incluso el invisible grano.
es la cáscara o piel que me mira.
un aire que pasa
y no tiene nombre,
y va innominado sin nombre propio,
porque ese aire de uva no es todo el aire.
es ese. Y quiere ser nombrado.
él, único y particular,
el de ese momento e instante.

.                                                                         ****

lunes, 18 de noviembre de 2013

No hace ruido el tiempo que contigo paso


Pero sí.
ahí.
duro y duele.
   
duele la devoción.
Pero si soy y duro.
como la madera de colores prendada.
como la espuma que se agota.

Después
viene el trato
a partirnos.

Si no dudo te engaño me engaño en mi propia mentira desconocida.
y los demás! y los demás no sé lo que piensan.
Es a partir de lo mío
en ese infinito decir
que el pan se hace.
es mío y duro como una piedra que no se concibe.
es a partir de ti que fui y soy
mío tuyo y hueso.
largo, también largo.
y las cosas, esas cosas ¿qué te digo?
miro y miro, después miro,
es largo y me acostumbro.
miro y veo tu presencia
y no me acostumbro.
¿y si no eres?
¿y si eres algo antes de la existencia?
miro largo y me olvido y miro
y es mañana y miro con otra mañana.
y las cosas contigo no se confunden;
pero sí los sueños.
tengo para verlos la costumbre
de despertar temprano y verte.
cambiada por en mí la noche.
pareces desvaneces misma y otra
y dudo.
antes de verte en tus palabras donde temprano me encierro para soñarte.
y miro tu cuerpo para que no me engañe,
de mis dudas me olvido,
en ti me encierro en tu presencia.
te hago mujer largo rato.
y yo pensamiento desaparezco.
No hace ruido el tiempo que contigo paso.
desaparece desaparezco.
no es silencio sino el bullicio de nuestros cuerpos.
y recuerdo de tu voz la ausencia y a ti me aferro.
¡soy tan débil sin tu voz!
soy madera de ausencia.
y esto es un río entre tu cuerpo y mi cuerpo.

.                                                                        ****

El silencio es una lengua aún no escrita


Los pliegues del espacio.
Las palabras se rompen sacando su contradicción entre silencio y silencio.
Las palabras llevan consigo su propio sufrimiento.
El silencio es una lengua aún no escrita.
El silencio es agua.
Agua perfecta
Lengua de agua.
Es un canto que dura.

.                                                                        ****

domingo, 17 de noviembre de 2013

Giran los dados por el filo del mundo


Yo velo en tu último velo
tu verdadero cuerpo despojado de apariencias.
Verdadera es la palabra verdadera.
Y la muerte acabada.
se encuentran
como dos falsos enemigos.
y, y,
esto es un valle de apariencias.
un cielo retorcido
y un velo que nos tapa
la vista del Universo.
Y, yo, velo, tapo
la oscuridad del Infinito.
Vigilo la luz
para que se mantenga.
Y, yo, ruin miseria,
aquí abajo
dudo de todos los límites
aquí abajo.
Dudar, quizás es poco
porque los límites giran
abolidos, a veces,
otras, tan cerca.
Giran los dados por el filo del mundo;
giran marcando las distancias.
Duda el Universo, duda.
sobre esta sencilla Tierra
que hace tantas preguntas.

.                                                                         ****

El silencio hace ruido cuando desea


El silencio hace ruido cuando desea.
Entró el Tiempo en el libro y se diluyó en palabras.
Dentro, nos coge la intemporalidad.
Ser dos, tú y yo, y tú conmigo, ser dos.
Dos árboles que se tumban a los pies del otro queriéndose alcanzar.
Nos empuja el viento de las raíces.
hacia tu lado hacia mi lado
las ramas nos quieren tocar.
Caigo de amor hacia la tierra y tú hacia mi lado te tumbas
y yo te veo hacerme sombra
Con tus ramas me abrazas hasta devolverme al aire
De pie de nuevo volvemos al vaivén de la tierra
Tú y yo uno, moviéndonos en la inmovilidad.
Espero a la merced de tus frutos
A las ramas compartidas eternas.

.                                                                        ****

sábado, 16 de noviembre de 2013

Tenía hambre de conocer tu transparencia


Me he encaminado tanto en tu cuerpo que ya no tengo peso encima.
Tenías hambre y por ti comí.
Sin conocer tu boca me hice un beso.
Tenía besos retenidos para tu encuentro.
Y no supe guardarlos por más tiempo.
Tenía hambre de conocer tu transparencia.
Tenía un árbol puesto en la mano;
un árbol insensible hasta que tu llegaste.

.                                                                        ****

viernes, 15 de noviembre de 2013

Para quitarnos el Todo incompleto que nos separa y divide


He quitado la tinta de las palabras.
Esto es un cuerpo lleno de hambre.
Pues aquí nos tenemos ambos en nuestro amor
no como límite sino como horizonte.
Al mismo tiempo lo uno y lo otro.
Para quitarnos el Todo incompleto que nos separa y divide.
La carnalidad nos hace
Más allá del amor, más acá del cuerpo.
Arché, Ápeiron, lo indeterminado, carentes de límites nuestros cuerpos extendidos en lo indefinido del amor
nos hacen sombra aunque estallan en la luz del deseo del placer.

Cansado el Yo de nacer a la realidad externa a cada instante allí donde todo es de materia cuerpo se apaga inconstante en el permanente olvido.
Tú y yo nos construimos un solo cuerpo con la imagen de nuestros ojos.

.                                                                         ****

jueves, 14 de noviembre de 2013

Es peligrosa la caída del sueño


Es peligrosa la caída del sueño.
hace ruido.

Las botellas del mar son botellas de amor.
Trato de leer sus mensajes ocultos.
A través del cristal veo su fuerza.
Grita el amor dentro de la botella.

He despellejado casi todo.
El cristal.
La dureza del encierro.
El mensaje.
El secreto.
Descarnado la herida
del mensaje.
Con las uñas hasta el papel.
He encontrado tus palabras abandonadas.
Mudas de mar.
Desolladas a gritos.

.                                                       ****

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Cuelga la muerte de los árboles como pestañas abiertas


Se echa la sombra sobre la cama del sueño.

Estallan tres noches y de nuestra habitación salen gaviotas.

Me opongo al vacío.
a la superficie de las cosas.

Y es la muerte un fruto podrido que tomó hora.
es un invierno recogido
que no tiene en cuenta los labios.

Cuelga la muerte de los árboles.
como pestañas abiertas
mirada fría no cogida al tiempo.

Y es invierno.
dimensión de lo que crece.

Tiene alma sorprendida.
de paso.

Está sumergido el puente.
con sus brazos blancos.
Son sus ojos arcoíris de piedra
enfriándose en la corriente.

Es elogio al río por haber crecido dentro del mundo.

.                                                                        ****

martes, 12 de noviembre de 2013

Y ahora que eres mi orilla, me opongo a la muerte de forma sencilla


En mi terror limpio
por encima de la mirada
hay penumbras
que llaman al olvido.

Y el cielo quiere imponerse
volcado y sucio
vuelta y vuelta y media
como un columpio.

Y es tarde. Ya es tarde.
para que venga la noche.

Lo maravilloso ocupa poco espacio.
Es un lugar.
Es un lugar oculto.
una salida camino al exilio.

Sales ileso.
de cada paso.
maravilla del andar.
salida de fuego.

Y es un designio
el haberte encontrado.

Es mi pena no haberlo hecho antes del nacimiento.
Un día tumbado en el vientre de mi madre
debí haberte conocido.

Por mi cuenta y riesgo para haber vivido.

Es una pena los años perdidos,
sin ti, sin tus manos.
Me opongo, en verdad, a las ganas del Destino.
Rehago la hora de nuestro encuentro.
Rehago el anterior vacío.

Y ahora que eres mi orilla,
me opongo a la muerte
de forma sencilla
como el que no quiere la cosa
sin esta vida.

.                                                                         ****

La falsificación de lo escrito se hace dejando pistas colgadas de las palabras


La sumisión a la palabra sin preguntas no te hace más puro.
En el silencio se guardan los secretos.
Con el despertar de los sueños.
La falsificación de lo escrito se hace dejando pistas colgadas de las palabras.

.                                                                        ****

Viviréis bajo la sombra de la tierra en el silencio de las calles


Por mi causa tendréis la alegría y todas las penas.
Seréis por un tiempo largo maldito hasta que llegue la siembra.
Viviréis bajo la sombra de la tierra en el silencio de las calles.
Seréis carne del ridículo en la paciencia.
Hasta que caigan todos los imperios.
Hasta que se haga una luz nueva.

.                                                                        ****

Tu palabra se hace mi palabra; tu temor, mi temor y duda


La Voz del Diablo habla en el desierto.
Yo Yo te acompaño.
Te hago de sufrimiento complemento.
Existes en la debilidad del hambre inconsistente.
Tu palabra se hace mi palabra; tu temor mi temor y duda.
Mi Yo en el miedo desaparece.
En la tentación él le dijo : "Toma el precipicio".
Y Él le contestó : "Mi cuerpo está al árbol prometido.
Siento tus palabras como un peso doblegando mi cuello.
Al vacío no me incites. No me pongas a prueba.
Toma mi cuerpo y hazlo cenizas; no conseguirás nada."
- No quiero tu cuerpo. Quiero tu alma.
- Mi alma es la suya y no podrá estar en tus manos.
- No quiero tu alma. Quiero las palabras vencidas.
- Tú en mí te confundes. Y la confusión no es mi esencia.

.                                                                        ****

lunes, 11 de noviembre de 2013

Airi y el puente rojo


Airi sale por el puente rojo.
Airi sola en el puente rojo en la espera.
Hoy los almendros están más rojos.
Corre una brisa redonda por su cara.
Ha peinado su cabello lacio.
Lleva en él las horas.

Airi mira discreta la calle por donde él viene.
Aún no llega.

Toma sus manos con un roce.
Pasa las yemas por la superficie de sus uñas.
Les ha puesto brillo y rojo.
Se las tapa con el filo del kimono.

Mira el viento que viene de la calle.
Respira.
Se acuerda de su nombre y se lo dice dentro.
Pronto él se irá.

Se hace un silencio en su mente.

Suspira.

Debe ser la hora. He venido antes.
Debía haberme esperado mirando delante de la ventana.
Fue ayer cuando nos vimos. Es hoy cuando hemos quedado.
[Un temblor se le hace presente.]
¿Qué pasa? ¿Y si le ha pasado algo? Hazumo.
¿Qué te pasa que no llegas?
¿No se habrá anticipado el viaje? Los vuelos no se anticipan.
Me lo hubieses dicho, Hazumo.
Hubieras venido anoche bajo mi ventana.
Habrías imitado al búho para que yo despertara.
Yo hubiese abierto los ojos recordándote.
Me habría acercado a la ventana y tú con señales hablando
me hubieses dicho porqué no has venido.

[Airi mira hacia la calle.]

No viene. Y ya es tarde.
Han pasado las horas por el almendro.
Las hojas tienen hambre.
Mis pies se han pegado al puente.
Me tiemblan las manos.

No quiero irme.
Quiero verlo ahora.
No puedo volverme.
No es posible.

Quiero aprovechar los días para estar con él.
Hazumo. ¿Dónde estás?

[La pena es más grande que el peso del puente.]

[Es rojo y se ve marrón ahora.]

[Ella se vuelve para todos lados, nerviosa. Repite su nombre sin descanso.]

He pasado la noche esperando este momento.
Y ahora no llegas.

¿Dónde estás? ¿Qué te ha pasado?
Un día tuve un sueño. No volvías.
Desapareciste. Nadie más supo de ti.

Es como si ahora estuviera dentro del sueño.




[Ya es noviembre 2013, en la mañana del puente y el almendro. Pasa el aire. Y Hazumo no ha llegado.]

.                                                                        ****

No escribiré nada que no sea tu nombre


En el mar de mi casa no escribiré nada.
Allí todas las palabras son follaje.
Allí todos los árboles son subterráneos.

No escribiré nada que no sea tu nombre.

En esa palabra profanada me escribo
con toda la distancia puesta
en los ojos de mi madre.

Allí suena un nombre
del hijo no nacido
culpable de la futura muerte
que aún no ha venido.

Allí soy inocente
después de la muerte
y antes del olvido.

Allí un corazón en ti tuve
como gran urgencia,
frente a la demencia.

Y esas son las gradas de las palabras
donde yo soy público;
el único en leerlas de mí entendido.

Está el cielo calcinado
como una piedra fría
con un terror de la muerte
que lo ha cogido.

.                                                                        ****

Tú que llegas traes contigo las manos abiertas


Tú que llegas traes contigo las manos abiertas.
Yo te miro y no me reconoces.
Estoy fuera de la historia que en ti comienza.
Vienes en silencio. Aún tu voz no he oído.

.                                                                        ****

domingo, 10 de noviembre de 2013

El fruto del agua será la palabra


Toma el pecado de las aguas.
Vierte los pecados compartidos sobre las cabezas del desierto.
Se anuncia la muerte del padre para redimir todas las muertes.
La piel seca reverdece bajo el influjo de la palabra.
No se secarán las faltas hasta la muerte.
El fruto del agua será la palabra.
No habrá aviso hasta que se escriba sobre la piedra.
De las tumbas crecerán los textos.
Sobre ellos se inscribirá el mundo.

.                                                                         ****

sábado, 9 de noviembre de 2013

Será un tiempo del viaje mientras dure la ausencia de la letra


Haz de la tierra el camino de la vida.
Toma en mano la vida nueva y dirígete hacia el delta.
Toma en el exilio el tiempo necesario.
Se creará para ti el tiempo desconocido.
Nadie podrá ponerle palabras.
Será un tiempo del viaje mientras dure la ausencia de la letra.
No podrá ser dicho el fermento de la palabra.

.                                                                         ****

La Voz tembló sin preguntas


La deportación a los campos de Babilonia de todas las generaciones.
Antes de la vida de los cuerpos surgió la fecundación.
Para acoplarse con el oráculo se hizo carne.
Y quedó en la tierra de su cuerpo hasta que se hizo la muerte.
Y se llamó a sí mismo "Yo soy el Nombrado".
No hubo consolación ante el dolor del genocidio mientras duró la voz de la envidia.
Mientras duró la hecatombe los campos se llenaron de cadáveres.
Las cunas vacías repletas de plegarias.
Una voz asesina recorría las casas.
Entre los gritos de sus madres no se oía la sangre.
Las puertas fueron marcadas con las marcas de la muerte.
Lucía sobre la madera el asesinato ejecutado.
La Voz tembló sin preguntas.
Por uno todos murieron.

.                                                                         ****

Ella será llamada


Porosa a mi piel
Ella allí en su patria de agua.
Ella llora. Ella no quiere estar congelada por las lágrimas.
Ella será llamada.
la que prepara los caminos
del amor, de la vida.
Viendo un gran número de parisinos hablándole de amor.

.                                                                         ****

jueves, 7 de noviembre de 2013

Escribo pegado a tu cuerpo


Esa instantaneidad de lo conseguido.
Emoción acerca de lo visto.
Tocado con el cuerpo.
Sentido dentro como fibra.
No escribiré sobre lo que sientes dentro porque no lo he visto
y no me lo dices con palabras.
Sientes sientes sientes.
Y eso es la vida.
En ti la he visto, la vida floreciente,
real, más allá de las palabras.
Y escribo escribo para tomarte
en un imposible.
nombre de la piel
con palabras que me llevan a rastras.
Escribo pegado a tu cuerpo
para sentir lo que sientes,
escribo.
Te miro mientras a los ojos
y al movimiento de los labios,
al crujir de tus dedos,
a las preguntas que te haces.
Las veo pasar por tu cuerpo,
sacudirlo, traducido vivo,
de fibra, emociones
todas al mismo tiempo
preñadas.

.                                                                        ****

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Tus párpados sin memoria


Y la vida, esa cara del segundo,
me mira de frente todas las mañanas,
y sonríe viendo mi "desoriento".
Y yo la miro desorientado
con mala cara; mas sin saber aquí que hago.

No es mi adoptada enemiga.
Ni siquiera le reprocho.
Casi no le hago caso.
Pero ella, la impertinente,
me mira, se ríe, me coge a la fuerza,
y con violencia me dice : "Goza".

Yo tomo mi rostro de despierto,
y aunque adormilado, sueño,
que esto es un día que dura corto,
y pronto llegará la noche con su eterno sueño.

Y a propósito en ese te sueño,
siempre deseante, con cuerpo ardiente me pones rojas las sábanas.

Sueño sin hambre.
Me estiro y revuelco.
Quemo la almohada.
Babeo en tu cuerpo.
Y mis manos, mis manos,
sienten mil veces más de lo que sienten.

Ya sabes que no es hambre sino deseo.
Y sonríe y te alegras de así verme.
Como hojas de tu cuerpo,
a ti pegado moviéndose al viento de tu piel ardiente.

Hoja de hoja somos.
Manos de manos.
Piernas y vientre.

Cuerpos de placer vulnerable.
Almas del silencio.
De tu cama de noche.

Tumbados sin memoria.
Solo tus párpados.
Solo tus bocas.

.                                                                        ****

Las piedras de la memoria


Recobraré eso que se ha ido.
Y no es mi voz; sino la tuya.

Emplearé el grano de las horas.
La impaciente página blanca.

No se van las sombras.
ni se va el nocturno mundo.

He venido a verte.
para saber lo que tengo en los pliegues de la memoria.

No tengo ya nada.
El consumo de los recuerdos.
Disueltos; sí, disueltos.

Y con ellos en común,
sí en común, porque aquí vives, sientes y piensas,
aunque ya sé que la distancia es de piedra.

.                                                                        ****

Pasando el tiempo dentro de mis ojos


Pero he visto.
No he visto nada;
era una mirada.
Me llegó de ti de tus ojos.

Pero he visto gris tantas veces;
y no era nada de cielo,
ni nocturno ni diario,
ni de sol blanco.

He visto un adolescente.
Yo adolescente,
con ojos grises vestidos de negro.

He visto nuestra pareja.
En cuyas manos se hace la lluvia.
Y en tu rostro un "yo soy".

Es tu rostro mi rostro.
Y el mío tuyo.
Rehén y acosado,
abierto y amado,
con tanta tristeza
de alegría y pérdida.

Y pienso que te pienso.
que en mí piensas
hostil y enamorada.

Y pienso en este lazo que un día hicimos que une el tiempo.

No es un lazo de soga
es de tela
hace seda
roja y fina como el espacio.

Y debo perder esta solitaria costumbre
de temer el futuro,
sin ti el futuro,
de angustia y muerte.

Y debo quitar el pensamiento
de mi voz empleada
en estropear el tiempo.

Y si algún día eso llegara
si algún día la puerta sola
ni se abre ni se cierra
y nadie pasa
y yo sentado en la espera
pasando el tiempo dentro de mis ojos
y tú dentro eterna
y yo de nuevo solitario
si ese día por casualidad llegara
ese día matara y yo muerto
de espanto y yo callado
sentado delante de la puerta que ni se abre ni se cierra.

.                                                                        ****

martes, 5 de noviembre de 2013

Sueños Me he tirado al espejo como si fuera agua


Me he tirado al espejo como si fuera agua.
Caigo en su profundidad
deformado por los rayos de luz.
He mirado desde dentro del espejo de agua.
Y he visto el mundo como un cristal.
Yo de cristal entre otras cosas del cuarto.
No supe que decirme al verme fuera
tan frágil y reluciente.
Tampoco mis palabras a través del agua llegaban.
Me he mirado varias veces.
Este espejo adolescente me hace broma al verme ahogado.
Intento decirle que el cristal líquido no ahoga.
Pero no puedo porque es espeso.
Parece hundirse un poco en mi boca.
Pero la tengo seca. Y puedo mover la lengua.
Yo mismo me oigo a través de la laringe.
Y quiero que me oiga. Le hago gestos con la cara con las manos.
Pero yo-mi-otro en su seco cristal no me entiende.
Me desnudo para ver si me entiende.
Ve mi cuerpo deformado y le da risa.
Me enfado con él-conmigo por lo idiota.
¿Cómo no puede entender que no me estoy ahogando si él, fuera, respira?
Parece como si él se hubiese olvidado que es mi reflejo.
¡Ah, claro! Él cree que está en la realidad de las cosas.
Y no sabe que ambos estamos en un sueño.

.                                                                         ****

lunes, 4 de noviembre de 2013

Esperanza de rostro ajeno


Esperanza de rostro ajeno.
Dolor del espejo.
Es la calle.
Existe la calle como un camino parado
por los muros de las casas.
Existen los árboles vigilantes;
las aceras llenas de pasos.
Todos los pasos de las huidas.
No se enteran que no hay calles;
que las robó la noche para alcanzar la mañana
mientras todos los lechos sueñan.
Me expulsó de la cama una angustia de abandono y partida,
de un derrumbe de los muros,
una noche sin pájaros hecha de tu ausencia.
Me expuso un mundo sin barreras.
Una lámpara sin freno
cuya llama quema.
Tu frente. Humedecida por el pánico
realiza sus deseos sin freno
como pedazos de la vida desencorsetada.
Tu palacio de vidrio nunca se rompe,
refleja el mundo lo absorbe,
se realiza en la curva de las cosas.
Son pedazos caníbales, absorbentes.
Y a partir de ahora ninguna morada pondrá freno a nada.

.                                                                        ****

domingo, 3 de noviembre de 2013

No faltó el dolor en cada espejo



Bajó las sombras.

Todos mis deseos son como catástrofes anunciadas
que llegan por sorpesa después del fermento.

Y no iba a bailar ahora a golpes.
Con la precisión de las piernas.
Como víctimas propiciatorias del baile.

Era una tarde sangrienta.
A golpes.
A pensamientos de cuchillas.

En ningún momento hubo nadie en la calle.
describíendo los rostros.

Eran días sangrientos
entre amantes.

Y pese a los rostros sin esperanza
no faltó el dolor en cada espejo.

.                                                                        ****

Y con esta idea y una daga y algo de danza macabra


Me llevo dentro
a mí a ti
como un mar un desierto
frío y caliente
donde en ambos se ahoga
el alma el corazón la mente.

Es el silencio.
Está lejos el silencio.
Tan lejos con los ojos tornados.

Es una plegaria
de amor tembloroso
que hace uso
de la nada que queda.

Es un diálogo una pregunta
misma y otra otra
que el pensar está ausente
del amor que queda
seco como una fuente.

Danza en el fondo el agua
que dicen cristalina
yo la uso para mojarme los labios la frente
mientras el amor se reseca al oriente.

A no confundir con los golpes asestados
que son solo pensamiento
danza para uno mismo de halagos.

Y con esta idea y una daga
y algo de danza macabra
uno se escabulle entre sonrisas inocentes.

.                                                                        ****

Ama a tu próximo primero


Sed crueles y hermosos, dijo uno supuestamente malévolo.
No sufriría suficiente maldad en el castillo de su mente.
E hizo un tratado para regular las calles.

El amor no le habló nunca.
Ni tuvo hermosos hermanos.
Ni leyó la Biblia donde todo es belleza.

Ama a tu próximo primero;
y después al segundo
y más tarde al tercero.
Uno a uno
que es como más le conviene.

Dale la mano
vierte sobre su corazón la utopía.
Hazle el bien sin reparos.
Que la bondad sea una cuerda.

Y tú, hermano, abrázame en este desierto.

.                                                                         ****

En el baile del laberinto no hay duda


El objeto como todos los objetos del pensamiento aumenta con las palabras.

Aumenta en los libros.
Los libros bailan al son de las ideas.
La Idea.

Cuando él no conocía a las personas
se puso a construir un mundo perfecto que solo funcionaba en una isla supuesta.

Una isla sin música ni poetas.
Solo las circunstancias de las reglas.

Bailaban los esclavos al son de los aplausos
en el silencioso espectáculo de las normas.

Las ideas aspiraban piedras
para complacer la creencia.

En el baile del laberinto no hay duda.

Todo está cerrado sin salida.

En el baile de la vida y de la muerte las bailarinas hacen eternas promesas.

No provoquen traspié a las ideas completas.
Los dados echados en un universo terminado.

.                                                                        ****

Del momento del rostro que nunca ha sido descrito


¿Quién sabe?
ni sabrá lo sabido
ni beberá estas palabras
¿Acaso para dar vida esto es un nido?
Es bien sabido que esto no es un seno.
ni de soledad un libro
ni libertad gritada
es algo que me tengo debido
no por deuda sino por aburrimiento
del momento del rostro que nunca ha sido descrito
que después parecerá loco
cuando solo es producto de la incompetencia.

.                                                                        ****

Poemas locos de amor en trance



El dolor se susurra cuando callo.
Era una soledad "tardiba (del carácter de la tarde)" de mayo.
La mañana se había acabado y la tarde crecía más allá de sus horas.
Para ver como el tiempo y el color del sol se para en un tono de otoño
que solo ocurre esos días esas horas.
Un color de fiebre de los ojos del recuerdo.
Un pavo real con cuatro o cinco colas. ¿O era solo una?
Cuando se baja del tren y pone pie de no saber donde se está.
Hay arenas de loto disuelto que huelen a tristeza.

.                                                                       ****

Las metamorfosis


En el mundo de las metamorfosis
los ojos son de piedra
los cerezos pintan rosa
el mar es un árbol líquido
las sábanas son garzas con patas
el aire son insectos transparentes
los árboles son muchachas de paseo
las ventanas son flores de artificio.

.                                                                        ****

viernes, 1 de noviembre de 2013

Esta es mi última huida


Esta es mi última huida.

ilusoria

a paso

abierta.

No sé cuántos tuvieron conciencia de estos mismos pasos.
Ni pretendo saberlo.
Es simple curiosidad para nada.
Ni siquiera es una pregunta.
Tan seguro como una sombra.

¿Por dónde andaba?
Por la última huida.
Huir es una cuestión de espacio.
Ni siquiera es un "eres".
Ni un breve futuro.
Ni un eclipse.
No es un volviste. Porque es la última.
No es una huida de campo, concentrada.
Ni llevas en el bolsillo una hora. Así: material como un pedazo.
No es ceniza porque nada ha quemado.
Ni es herida. Huida sin herida.
Ni es un momento. Ni tiene tiempo.
Es sin límite esta huida.
No se entera el mundo. Porque no lo cambia.
Ni nada acontece. Ni lluvia. Ni agua.
Ni es un grito sereno. Ni una mirada.
Es huida de nada.

No hay manera de aferrarse.
Ni fuego que quema.
Ni manos vacías. Ni nada de nada.

No es un pensamiento confundido,
destronado.

No es trazo sobre nada.
Ni grito ni página ni libro.

No es obstáculo a algo.
Ni furiosa huida.
Ni orden.

Es un ojo sereno
que escucha.

reposa

aposento.
 
.                                                                         ****

Halloween, cuerpo vivo de los muertos


Halloween, cuerpo vivo de los muertos
perseguidos por la ira
de haber muerto y estar vivos
en las calles con sus disfraces
que en vida nunca llevaron puestos.

Son el pasado que se inclina
se rompe la cabeza para parecer de muerte más verdaderos.
Comen a la mesa vivos vivientes
de hombros para abajo y guardan las cabezas.

.                                                                        ****

Colmena de palabras le salen por la boca



Cuerpo
vuela
ven a este paisaje sin dientes.
Ven a mi mejilla sonriente;
atraviesa el campo de la máscara,
levanta la imagen fija,
y si más allá ves algo,
sonríele que es un alma.

Lleva la carne puesta
y unos blancos dientes,
múltiples y blancos,
relucientes, hacen de boca.

Sigue a la vida a la muerte
el primero como una colmena sin nombre
y después después disputa con las árboles la vida
para ver quien es más fuerte.

Colmena de palabras le salen por la boca
picando sus labios su lengua
hacen sonidos sordos después de cada nombre.

Y un corazón late en lo hondo
como hombres peleando en guerra
- a eso que ellos llaman mente -

Ahí había de carne existencia
agotada hasta el pasado
con vastos expolios de aire.

.                                                                         ****