domingo, 3 de noviembre de 2013

Poemas locos de amor en trance



El dolor se susurra cuando callo.
Era una soledad "tardiba (del carácter de la tarde)" de mayo.
La mañana se había acabado y la tarde crecía más allá de sus horas.
Para ver como el tiempo y el color del sol se para en un tono de otoño
que solo ocurre esos días esas horas.
Un color de fiebre de los ojos del recuerdo.
Un pavo real con cuatro o cinco colas. ¿O era solo una?
Cuando se baja del tren y pone pie de no saber donde se está.
Hay arenas de loto disuelto que huelen a tristeza.

.                                                                       ****