domingo, 17 de noviembre de 2013

El silencio hace ruido cuando desea


El silencio hace ruido cuando desea.
Entró el Tiempo en el libro y se diluyó en palabras.
Dentro, nos coge la intemporalidad.
Ser dos, tú y yo, y tú conmigo, ser dos.
Dos árboles que se tumban a los pies del otro queriéndose alcanzar.
Nos empuja el viento de las raíces.
hacia tu lado hacia mi lado
las ramas nos quieren tocar.
Caigo de amor hacia la tierra y tú hacia mi lado te tumbas
y yo te veo hacerme sombra
Con tus ramas me abrazas hasta devolverme al aire
De pie de nuevo volvemos al vaivén de la tierra
Tú y yo uno, moviéndonos en la inmovilidad.
Espero a la merced de tus frutos
A las ramas compartidas eternas.

.                                                                        ****