domingo, 3 de noviembre de 2013

Y con esta idea y una daga y algo de danza macabra


Me llevo dentro
a mí a ti
como un mar un desierto
frío y caliente
donde en ambos se ahoga
el alma el corazón la mente.

Es el silencio.
Está lejos el silencio.
Tan lejos con los ojos tornados.

Es una plegaria
de amor tembloroso
que hace uso
de la nada que queda.

Es un diálogo una pregunta
misma y otra otra
que el pensar está ausente
del amor que queda
seco como una fuente.

Danza en el fondo el agua
que dicen cristalina
yo la uso para mojarme los labios la frente
mientras el amor se reseca al oriente.

A no confundir con los golpes asestados
que son solo pensamiento
danza para uno mismo de halagos.

Y con esta idea y una daga
y algo de danza macabra
uno se escabulle entre sonrisas inocentes.

.                                                                        ****