sábado, 16 de noviembre de 2013

Tenía hambre de conocer tu transparencia


Me he encaminado tanto en tu cuerpo que ya no tengo peso encima.
Tenías hambre y por ti comí.
Sin conocer tu boca me hice un beso.
Tenía besos retenidos para tu encuentro.
Y no supe guardarlos por más tiempo.
Tenía hambre de conocer tu transparencia.
Tenía un árbol puesto en la mano;
un árbol insensible hasta que tu llegaste.

.                                                                        ****