miércoles, 20 de noviembre de 2013

Sé de memoria el Tiempo fuerte y la palabra rota


Se ha roto la herramienta de los nombres.
No puedo.
sino
confesar.

Subterránea la Nada.
como un venero.

No puedo imaginar tu rostro.
Es a mí a quien tú hablas desaparecida.

y miro, la sombra tu mano.

cada año y otro.

como el índice del tiempo
habla.

Araña.

de nieve y recuerdo.

Creo en tu bondad.
lenta.

Tinta de metal,
mi luz es tu memoria.

y mañana, no hay mañana gigante.

piedra y olvido.

aplastado.

Ya se fueron borrando las cuerdas de la música.
de parte en parte.

A veces, gritos.

A veces, horas.

A veces, el silencio con sus garras.

Fuimos la consistencia de la tierra,
hermosa.

Fuiste el libro de tu cuerpo.
con sus renglones de árbol.
Fuiste manos blancas.

Y tendremos el recuerdo, dijiste.

¿Para qué sirve el recuerdo sin tus manos?,
te dije.

Tendrás mis labios en el aire,
oí decir de tu boca.

Serán agujeros hambrientos,
te dije.

Serán mis ojos tus ventanas,
me ofreciste.

Ojos secos sin lágrimas,
contesté.

Sé de memoria el Tiempo.

fuerte.
y la palabra rota.

.                                                                         ****