sábado, 10 de agosto de 2013

Desviados los suspiros de mi boca ardiente unas cuantas lágrimas noches esperan


Desviados los suspiros de mi boca ardiente
unas cuantas lágrimas noches esperan
quejas obstinadas de tiempo perdido
mil veces mis manos muertas
dispuestas tus redes
entre los peores males del mar encontrados
sobre esta "mía" frente.

De tanta luz que el corazón toca,
de tanta luz y lugares
que los campos de mi cuerpo ardiendo
veo y temo corriendo para quemar el aire.

.                                                           ****