jueves, 22 de agosto de 2013

Esta muerte no te va a durar toda la vida


Esta muerte no te va a durar toda la vida.
A veces el tiempo está parado porque se para en un cuerpo;
otras veces porque se para en los mitos de la mente.
Es un goce de aquel que niega el mundo.
Quien goza con el cuerpo puede vivir en cualquier lugar.
Para quien goza con la ficción el mundo es una inmaterial biblioteca.
El tiempo da vueltas solo en la mente porque en su realidad
está en fuga perpetua de sí mismo y del horror de los hombres.
Según algunos, quien se va vuelve con las metamorfosis del mito plasmadas en los ojos,
propios y ajenos, en cuartos de alquitrán.
Tarde o temprano aparecerá un murciélago.
Al ácido de la espera.
Ahora se daba cuenta cuanto tiempo se había gastado en el último año como por olvido.
La vida continuó ciega hasta la muerte del martes.
Comprobó que esta vida no eran juegos de circo negro.
Dejar pasar el día silenciosamente de ambos lados.
No para que no se escape sino para dejarlo pasar sin mucho ruido.
Siempre hizo eso como un pacto sin acuerdo, no hablado.
Hasta que un día se dio cuenta y siguió callado, dejado, de ambos lados.
Allí amaneció más el tiempo.

.                                                           ****