domingo, 11 de agosto de 2013

Entonces me atormentes te ruego


Si alguna vez hubiste
tuviste
fuiste
te amé
te sentí
por ti ardí
clarividente
entonces tuve la divina gracia
de ti prestada
predicha y clara.

Si fui por ti, por tu amor, adornado
digno y converso
a tu amor, a tus besos,
entonces del Destino instrumento

y de tus grandes ojos verso
de abrir capaz
mi corazón inocente.

Víctima yo (por ti salvada)
de este amor que dicen veneno
amargo dulce esmero
de mi corazón, de tu boca
en la quema esperada.

Entonces me atormentes te ruego
para que este amor no se apague
ni este incisivo deseo
no lleve en sí su reverso
ni sufra de cese este por ti amor ardiente.

.                                                           ****