sábado, 24 de agosto de 2013

El jardín de los soles


Un mediodía como una lupa asombra
crea un gigantesco agujero en el espacio
sin dejar lugar para el aliento.
Se prendió la calle.
De los rayos empezaron a crecer sobre el suelo soles.
No podíamos andar sin quemarnos los zapatos.
Nos hicimos zancos de hielo.
Fuimos como niños jugando
al jardín de los soles
que estaba llorando

.                                                           ****