sábado, 24 de agosto de 2013

Comida por el primer arrebato del óxido


Allí donde otra cosa aparece
para mostrar el espíritu consumiéndose
allí la vida hace preguntas concebidas como obra;
allí la separación misma congela la vida
la reconozco en su dureza como plan de hielo.

Me reconozco como un ensayo prendido solo
en tanto carta que no llega
ni explica la tardanza
en un buzón de calle prisionera
íntima en la sombra
retumbada por los pasos de la acera
caída fuera de la bolsa de recogida
pegada al hierro interno
después de un largo viaje allí llegada
comida por el primer arrebato del óxido

.                                                           ****