jueves, 15 de agosto de 2013

Tus pies soportan la noche


que me ames
por
¡que sé yo!
que duela abriendo el dolor.
con ruido
para ir por los tiempos,
embrionario principio
con patas, vergüenza y cuello.

que sobresalga tu piel ofrecida
tu grito tu cuello
tu entrega

que vea tu lengua caída
placer
cualquier tiempo
bestia

tan pronto agua
mar, dique, piedra,

o la profundidad infinita inmóvil;
tu opulencia.

embriagada
tambalea
yema
escucha, murmullo

subterránea

muda, efímera,
amplia

relucen tus pies soportan la noche.

.                                                          ****