martes, 6 de agosto de 2013

Llévate del jardín la herida


Tengo un puño en la mirada: lo que miro se me hace mancha.

¡calla, boca!
cruje tus cadenas
dentro de la mirada;
perro prohibido
buscaba un espejo.

memoria minúscula como un recuerdo.
espérame allí donde no hay viento.

¿nunca lloras ante los bolsillos vacíos?
encontré allí un diente solitario.
un mundo de revuelo.
un círculo rasante
un escarabajo.

llévate del jardín la herida.
donde vives resbala un árbol.
un árbol quemado de futuro.

.                                                      ****