viernes, 25 de enero de 2013

En tu pelo huelo el mundo


Mujer nombrada
mi dicha, amada,
comida de palabras,
las mías.
Te tengo en boca,
manos, piernas,
dichosa.
Mi femenina,
ala,
fuerza.
De ti y tu nombre.
De tu cuerpo experiencia.
Sonríeme ahora;
en este momento te espero.
Mujer nombrada eres;
por encima de todas las mujeres.
Única y sola
de mí.
Cuando nombro tus ojos
tu boca veo.
En tu pelo huelo el mundo;
a veces, con tristeza.
Pero es que el amor me pone triste
y alegre;
loco, eufórico,
ciego y visionario.