sábado, 20 de abril de 2013

Ojos amamos de nuestras cabezas vacías de orillas






hay tanta mala mar clara radiante que en este raro período
son raras hasta del alfabeto las letras
para mí las letras son pirámides silenciosas misteriosas
que para nada a las palabras ayudan ni barrocas ni laberintos
son pirámides por un lado claras por otro ciegas
mala fortuna de las paredes hasta tomarte la espalda

yo no sé que has hecho de mí, visto la luz,
he encontrado en los bolsillos, favor, préstame tus ojos
querida, yo he visto la dificultad, querida, del mar-ciego

ojos amamos de nuestras cabezas vacías de orillas
vacías del fondo del tiempo una mar fue mi invento,
marina, para ti, tan triste, tan agua nerviosa y enojada

un bulevar desaparecido para ti sería
un ajuste, estatua, árbol, un pulso clavado
desapareció en una noche de tela insaciable
juntos firmes amantes pescadores
a ambos lados de los cuerpos

.                                                    ****