lunes, 15 de abril de 2013

Lápices de madera para los días monótonos






amor en sus torres en sus minas existen
lápices de madera para los días monótonos
tanto es así que los glaciares se hacen aguas cálidas

Ella y yo tenemos dos o tres o más palabras confusas
una chimenea un patio una almohada y la piel del ombligo
sus rodillas mi envase

las llamadas se realizan a los ojos
coinciden con nuestras bocas y con las pérdidas
ella es un idioma enigma cada vez que se cierra

toca el día para la confusión de las mariposas ciegas
para el baile del oso hibernando la mariposa por su nariz vuela
se ve sorprendido en un sueño siniestro como si fuera una mujer hermosa

creo que adoro tu piel tomo tu amor con miedo y todos mis sentimientos
hacen colección como un canto tropical y húmedo
tú, mi selva desconocida, mi ángulo desde donde se ve el río
pasan los troncos secos mujer terrestre mi sueño mi creación

he preparado tu desnudez como un ventanal grande
cuyos marcos son mis ojos una roja pluma del cielo vive enfrente
no hay calles han desaparecido porque entras por mi ventana como la tormenta

la noche cae como una cortina de luz negra ya pasada
tú, mi entusiasmo, me haces siempre tiempo presente y tú cerca
en busca del recuerdo nos hicimos cerca
ven a la fiesta de esta noche métete en mi boca
perpetua insaciable otra vez usted finos nervios
por mi soledad vagando como el ombligo de la Tierra

es locura ¡bueno! salvaje sin limite donde fui arrojado
mi visión
entiendo que no soy fácil de llevar en tus manos, confieso
mi oscuridad se acercó a nosotros para escuchar nuestras voces gritar
ahora me dicen que es sombra todo el mundo

nunca me reía, vida; solía reír de sombra con el borde del ojo de cera
porque nunca me dieron nada ni el calor de un abrazo
ni un pecho apretado que se funde
ni una espalda para dormir pegados

.                                                    ****