martes, 30 de abril de 2013

En ese vacío único que somos, dos y un vacío







en un laberinto de hojas se pierde nuestra pasión
nuestras manos entrelazadas recuerdan cuerdas
en el tumulto de los labios se abrazan como dos gargantas amorosas
supongamos que vuelvo y veo que me besas
retorno del tiempo, aquel como un guante,
a la antigüedad de nuestra historia,
ya no se escribe, ella, ya solo es ficción,
absurda esclavitud del pasado, un concepto,
para salir del paso, porque decidiste salir de nuestra identidad absoluta,
de nuestra fe ciega, tuyo espacio, como a todo un remedio,
envueltos, ampliábamos nuestra conciencia como conciertos numerosos,
como ideas locas de la cabeza naciendo,
en ese vacío único que somos,
agujero-negro, espacio cuántico,
dos átomos, un solo vacío,
si fuéramos inmortales ocuparíamos el Infinito,
sin planetas, eternos, eco de la eternidad,
dos y un vacío,

.                                                           ****