viernes, 26 de abril de 2013

Perderse un momento, volver eterno-fábula







te alabo como la voz de un río marchito
entre dos voces blancas pasan tu plata mi plata
es el río un olvido de agua y no yo
me regodeo en el gemido de tus manos
por tres noches de negros sauces
en la hora de la penumbra delgada
querida flor te acaricio lascivia enroscada
perderse un momento, volver eterno-fábula
voy recorriendo tu mejilla como pastor de tu montaña
eres alto misterio cuando tus párpados levantas
viento momentáneo de tus ojos guía hacia mí tu sonrisa
sabiamente tu piel delgada
así que yo contaba tu movimiento
con mis dedos delgados contaba movido por mi deseo
acelero este momento y aprendo
el cuidado de tus ojos
no es conocido de la música el aroma
susurro de mente hambre del silencio
oí llantos de otro tiempo como dichos maliciosos
eran sin duda fantasmas cuya pura cadencia
ya me parecía lejana y todavía tengo lluvia guardada
para otro destino que sin duda será el próximo nuestro

.                                              ****