lunes, 22 de abril de 2013

Un invierno como una gran obra del amanecer






las medias-palabras con su presencia cortan el día
como una carta hecha a pedazos
con trozos de vacío sepulcro-de-la-tarde
donde cae una a una la máscara de las horas

sería así como una consciencia del tiempo que pasa
como un niño que juega en el jardín abandonado
coge un juguete con elegancia de piedra,
tan lento y frágil abandono, tan hermoso
como el dolor-sudando

a la vista de la tarde está el espectro
con su pelo verde de cama almohada de hojas
todos los otoños son verdes cuando te escribo
mientras tanto me pones las manos de la espera

que la primavera de todos modos es dormir
un invierno como una gran obra del amanecer
un sinónimo de agua salada
un vientre de la tierra
un mirar arenoso del mar como
un orgasmo silencioso de oscuro barro

sabor a masticar tu cuerpo, agua, líquida caes en mis manos
con un idioma-contagio nervio-loco de mi cuerpo por tu cuerpo
y en tu boca tu desnudez infinita hace alucinar a las plantas

unas uñas de tu boca hacen juego con tus labios
un sudor corre por tus piernas quemando
un lobo-loco es tu nombre sirena de terciopelo
me vuelves al mar de tu cuerpo
soy la mirada de tus calles

las luces de la habitación están casi de ti completas
tus ventanas como ramas salen al aire-vista-del-mundo
una tarde como un foso-testigo de nuestra distancia
saltan las ranas como príncipes o leones
con el corazón abierto a tus manos

te echo todas las ventanas al vuelo
para que me veas y localices, que está el tiempo pesado y grave

saltan cantando todos tus viajes
eso tomó un tiempo porque estaba durmiendo o desprevenido
sintió tu corazón que yo estaba
mordiendo mi opresión en el pecho

para contar historias, ya ves, soy una tortuga
con las manos congeladas en un corredor estrecho cerca de tu paisaje
esperaba uniforme-de-vuelo

oscuro de ti y me preguntaste como un fuego extraño y luces de neón comenzaron a brillar
en aviones, trenes subterráneos, túneles, tubos y otras tiendas siguen abiertas como trucos
vacíos y cargados de la sal de la noche, nos aplastaron con todo su peso sobre la hierba
con este argumento extraño y usted despoblado, se inventó para ti el incienso
porque fuiste oración, aliento banco de regalos en mi mesa como si la Navidad hubiese llegado

de repente en una cama negra, tirado en el perfil de la cama, detrás de la ropa de tu cama
encontré fina tu alma dama-noche oscura bebida deseo-viaje
mi corazón no te derrames sin control de tinta, compruebas escondida que no tengo tiempo
sino ese que lleno de alegría en la búsqueda de tu texto

me siento en silencio-futuro-roto como un domingo imposible para este corazón separación-infame

.                                            ****