domingo, 7 de abril de 2013

Cuando noto el roce de su vestido sobre mi hombro




Si estás en la carretera
se te llena el campo de viaje
viaje y seguido
sueños de gente
casas árboles
ríos y puentes
si te vas de viaje
es imposible volver
porque la busco a ella
siempre
y me causa un dolor en el pecho
saber que me la puedo encontrar en cualquier momento
miro todo buscando su presencia
aquella casa ¿ves? que huele a hogar
¿y si está allí? ¿y si vive en ella?
me acerco, miro con recelo alma en vilo
oigo su voz sus pasos su música
y si está ahí y es ella y no sale?
espero en un rincón que llegue la tarde
huele a siesta sol pesado se para el día
creo que todos se han acostado menos ella
es siesta y sueño que ella sueña también me espera
se asoma a cada ventana hasta que en un rincón sentado me encuentra
es siesta y sonríe nueva
¿bajará? me quedo inmóvil
el oído puesto en su casa
es siesta y no vendrá
miro al suelo
ya ni oigo; su imagen en la cabeza
cuando noto el roce de su vestido sobre mi hombro
levanto despacio los ojos y allí la veo
sonriendo como el que conoce
sabe que corazón tengo
como si hubiese conmigo hablado siempre.

.                                                    ****