miércoles, 10 de abril de 2013

La broma de los fugitivos





llegar al lugar donde no hay espacio
arenoso
había una vez un cielo y sombra
un alambre negro que lo separaba de la Tierra
había una vez una duda en reconstrucción
de una apertura en fuga
quisieron escaparse para volver a vivir
siguiendo el rastro de sangre llegaron
a la tierra plantada de sus recuerdos
desde la parte inferior se les veía bajando vivos los fieles
entre otros avaros de vida buscando sus casas y familias
los más santos de la mano venían casi en éxtasis dormidos
que es largo el viaje casi infinito
veían los campos de guerra de siembra la libertad veían
bastaba con mirar a la intemperie desde la vista de águila
venían nuevecitos sin polvo relucientes como ángeles azules
a millares con sus vestidos de vela
les palpitaba el pecho de alegría a los fugados del cielo
sabían leer de las calles letreros porque casi no habían perdido el conocimiento
contaban de memoria sus vidas en la Tierra en el cielo
porque los suyos por impostores los tomaban
así pues sorprendentemente algunos les opusieron dura resistencia
a unos por malos a otros porque los desposeían
mientras estas dudas y luchas se desarrollaban los más soñadores contaban esta hazaña
otros no volvieron a sus casas pensando hacerse nueva vida
otros no encontraban las palabras olvidadas en su intento de continuar fiel su vida
pues les parecía muy importante continuar su discurso por el punto donde lo habían dejado
también hubo quien pretendía olvidar sus ideas y pensamientos
pues su larga estancia entre gente inteligente y santa los había convertido en error y arrepentimiento
algunos prefirieron olvidar aquel paso de viaje por oscuro y limitado
donde no pasaba nada casi mueren de aburrimiento
bebieron y comieron en exceso pues volvían con el estómago y la tripa con infinito vacío
pensando mientras hablaban y comían que es mejor olvidar con el estómago lleno
sobra decir que recobraron placeres amores y fortuna
que tenían en sus mentes cuando pensaban en sus vidas eternamente
Y ya pues se acaba aquí esta broma que horror a mí mismo me causa
ustedes perdonen la confusión de mi mente
pues yo mismo soy uno de ellos
y acabo de darme cuenta
que estaba soñando en el cielo eternamente.

.                                                    ****