sábado, 11 de mayo de 2013

Unas cañas diminutas, casi un baño, un lugar


niños marineros caminaban por el centro de la calle,
con sus gorritas blancas y una sonrisa,
y unos barquitos de madera en cada mano,
sus labios de colores tenían esa gracia de la sonrisa,
lucían vigor y energía de una playa en fiesta,
era un día destino-barco, agua y barco, barco de mar,
un remo una vela una sorpresa
esa risa vaga-menuda, de todo destino, marinerito-destino
que no sabe a donde va,
era un vago día pillado por sorpresa,
una playa un destino un poco de mar,
un baño de colores, a lo lejos unos gritos, de pescador un murmullo,
unas cañas diminutas, casi un baño, un lugar,

.                                                           ****