jueves, 16 de mayo de 2013

Se arrojó desde cero


mientras que, la realidad, siempre es tímida y despreocupada,
algo dulce e infantil, es más bien una idea de posesión,
empañada de ganas pretende dominarnos,
pero, yo soy ignorante y no la entiendo,
sus intenciones me fueron siempre ajenas,
y cuando me quise dar cuenta ya estaba muerto,
sin dejarme arrebatar por ella ni comprenderla,
por esa misma razón y forma,
carece de toda energía [ para mí ] demasiado tonto,
sin embargo, platónico-romántico
después de un tiempo, idealista,
después de un mes, relativo,
después regreso enamorado,
vivido,
y durante, el viaje,
a menudo me vi en todas las ventanas,
un día pasé, y me vi,
me fui, pasé, y me vi,
ella estaba sola, y se arrojó,
no era la última vez,
y se arrojó,
y se arrojó desde cero,
como un dibujo que cae mal hecho a la papelera,
se cayó tras ella la ventana,
se hundieron las visitas y la familia,
su profesor la recordaba,
"Era buena en dibujo. No entiendo."
se proyectó en una boda ausente,
cien veces en su mente atada,
mil veces frente al espejo de blanco vestida,
atada y desatada, y su madre preguntaba por él,
nunca daba su nombre, pero lo pensaba,
ya vendría cien veces en el futuro,
que es nunca,
había oído, un día,
y visto el amor en un saludo,
un saludo apenas por la calle tirado,
y vio amor futuro, vestido blanco, y un día,

.                                                      ****