jueves, 23 de mayo de 2013

A partir de ahí contaré toda mi historia



te creí siempre a medias, medias noticias-medias palabras,
nunca hubiera podido descubrir lo que retenías,
el silencio se fue enfriando, cuando volvías, no te preguntaba,
no respondías, muda como la montaña de donde procedías,
alguna vez salí en tu búsqueda para reunirme contigo,
escuchaba detrás de la puerta, nada, no se oía hablar,
tal vez no se oía, la habitación lejos,
me quedaba mucho tiempo, para ver si por azar se abría la puerta,
nunca pensé que a lo mejor no estabas allí,
decepcionado, me iba, a buscarte por las calles,
durante esa tarde retenías mi búsqueda,
fui a la casa de los escalones, bella,
oí detrás de la puerta, nada, solo la belleza
de aquella mujer me evitó el desconsuelo,
esperé sentado hasta quedarme medio dormido,
llegó la noche de aquel día y volví,
he estado buscándote y no estabas,
pues estábamos allí, me dijiste,
todo se retuvo en ese instante,
pero no pensé, no me quedó ninguna duda,
fui solo testigo simple, la pasión quedó trastornada,
no quedó ninguna duda, aunque hoy me acuerdo,
más tarde, -o fue por la misma época?- me buscaron,
y ya no hubo más preguntas,
se equivocaba el amor, se equivocaba, hoy
se repite como una campana, creía, creía,
hoy se repite el tormento y todo toma otro color,
ese irrisorio de la crisis, por ambos lados la misma cosa,
pero solo duele por un costado, mas desde siempre mi ignorancia,
siempre te llevo conmigo inocencia, nada es seguro, nada,
solo los destrozos desgarran, mezclados, expuestos,
soñados, como gérmenes crecidos a través del tiempo,
tiempo, tiempo puesto a escondidas,
lo que inventa! cerca, como un sufrimiento con retardo,
el frío se acaba, todo es noche,
esa claridad de la noche donde todo se comprende,
uno en la inocencia ¡siempre!
me volví a contar la historia a mi manera,
a partir de ahí contaré toda mi historia,

.                                                      ****