martes, 14 de mayo de 2013

Vestido pronto hasta el susurro


malvados los que no aman,
o no saben o es ignorancia,
no te dejo de admirar,
me has borrado la tristeza,
me pareces jardín me apareces,
otras veces, ventana, aquella
por la que asoma tu mirada,
y todavía veo tu cuerpo ocupando todo el espacio,
jardín todavía ondeando, vestido
pronto hasta el susurro,
pies frescos de suelo, y cuando se levantan,
yo miro tus talones, pilar que tu andar sostiene,
te levantas y siento mi cuerpo subiendo,
siento el sendero ejecutarse,
jadeando luego, a un lado y otro,
el verde de las plantas, sendero,
tu sendero que nunca se detiene,

.                                                      ****