lunes, 27 de mayo de 2013

Vistas ahora a través de tus ojos prodigiosos


desesperando de nada me había entregado,
era atraer sobre mí todas tus miradas,
vistas ahora a través de tus ojos prodigiosos,
pido recompensas para hablarte,
porque tus heridas me enseñaban
todos tus combates por esta parte de la vida,

.                                                      ****