miércoles, 15 de mayo de 2013

Me gusta entrar en esa dimensión fuera del tiempo


a ver, sin pensar,
pasaba el dolor de pensar,
amargo, tristeza,
una sensación-tumba, quema
casa, dormía ella en su habitación redonda,
la encontré y dormía, y mientras dormía
la escuchaba reír, como un niño que juega con trocitos de hierba,
largo, mientras, a pesar de todo,
asegurar sin esfuerzo, más de lo posible
era probablemente, lo hizo,
como cuando se tiene quince años, y una vez
he creído y encanta,
mientras se hizo la piel, de,
desde un rasguño, la pasión nace, y,
toda la fuerza del fuego molesta,
fuerza quemada,
hay tan, uno de cuatro,
uno de cada cuatro caballos sale el sol,
me gusta entrar en esa dimensión fuera del tiempo
como cuando se está durmiendo-soñando,
sin sol, ni flores brillantes, ni luz, no hay ruido
de las cosas que se mueven, ...

.                                                      ****