lunes, 20 de mayo de 2013

Volví a la orilla de la pared vacía


ella ya no estaba.
había dos días,
volví a la orilla de la pared vacía,
desde allí podía ver su casa,
aislamiento de espera,
estaba allí su habitación, llena de ella en mis recuerdos,
pero ningún rostro; mesa, muebles y su cortina,
nunca la había visto desde aquel ángulo,
ella estaría ocupada en la planta baja,
con su madre anciana, me baso en los años,
en el mismo lugar por donde han pasado,
y quedé allí mal tiempo,
como una pizarra escrita con poemas de amor para ella,

.                                                      ****