viernes, 24 de mayo de 2013

Trepaba como una parra por tus manos


trepaba como una parra por tus manos
de trecho en trecho, cubría el sendero de tus labios,
de un extremo a otro, tú y yo arena,
las horas agitadas, tú y yo entre ambos estrechos,
en nuestra comunión estrecha, solidarios completos,
¿y acaso no te amo con locura?
convulsionados por la llama que nos encierra,
al contacto del dolor me arde la esperanza
Y en las horas sin contar
tu mano como un resumen
me dio el amor-la-vida

.                                                      ****