lunes, 20 de mayo de 2013

La vida insaciable-voraz se alimenta de nuestro infinito


me aferro,
todo carece de patria,
lo tomo todo a todo trozo a trozo,
se me caen las manos de cristal,
me recojo en piezas,
me rehago una mortalidad rota,
dos ideas se derraman, entiendo,
no entiendo, las ideas parecen sangre,
la tierra aire, respiro tierra, pienso líquido,
alrededor almas nobles, como un principio siendo,
punto terrenal-terminal, y sin embargo, no es así,
queda la sólida carne el discurso, la supuesta mente,
el ánima nuestra de cada día,
carne? mente? qué más da?!
es el principio de la vida : con ellas hacemos,
tan bien mal tan bien bien,
[ aunque así no se dice ]
el cuerpo oficial, la mente oficial,
ver como el alma sale de la boca,
como conciencia, dicen, elástica, flexible,
suave, manejable, ver como se dobla fácilmente
al chocar con la realidad,
pesa esa presión, ella resiste se inclina, a veces, cede,
se baja al paso a paso, cuando lo que quiere siempre es volar,
se arrastra, se halaga, se encuentra en el amor,
ya que... vendo este cuerpo, a la usurera-vida,
siempre insaciable-voraz se alimenta de nuestro infinito,
en medio de nosotros su sed, devora,
nos une-devora, nos hace girar para que bien le entre
por su boca giratoria,

.                                                      ****