domingo, 26 de mayo de 2013

Hueles a hierba de anís


los árboles te contemplan
casi desaparecida, escarlata,
y aguardan, infinitos, tu mirada,
eres el centro de ese jardín que arde,
vajilla y lecho, mantel-tu-cuerpo,
ardías como un campo de batalla,
y yo tu hoguera, hueles a hierba de anís,
campo de flores rebosante,
tú, el poder de mi alegría,
tus ojos chispeantes como aves vuelan
como una canción por el aire,

.                                                      ****