domingo, 26 de mayo de 2013

Tú, vino de loto


tú, vino de loto,
tú, vino resbaladizo
sobre tu pecho,
humo de tu carne delantera,
ese campo abierto que me ofreces
por donde mis manos corren como en una pradera,
a medida que tu embriaguez me llega
voy reluciente por tu campo
con mi alma plena,

.                                                      ****