miércoles, 15 de mayo de 2013

Y tu mechón era una fuga


existía como un acento,
fino delicado casi ausente,
a veces, íntimo,
entre nosotros
después vino
el encanto de hablar
siempre, por las noches
finas frescas
hacia las mejillas nuestras voces
tu acento mi acento
descuidado abandonado
cómodo refinado
coqueto
Y tu mechón era una fuga
constante

.                                                      ****