lunes, 13 de mayo de 2013

Como una medusa que en el pecho no encuentra agarre


me resbaló el corazón como el hielo sobre la hierba,
como una medusa que en el pecho no encuentra agarre,
no era libre, en esta de ti debilidad,
respiraba con esfuerzo, sin pensar un fragmento,
parcial mes de diciembre, antes memoria,
ahora aislado,
me habías puesto aquí, aquí quedé,
aquí era, vago recuerdo,
quedé como un número pequeño,
como un personaje, sin lengua sin traje,
se jugaba la vida sola, como en una representación
vacía de público, nunca bajaba el telón,
y allí de pie, impasible,
mudo como Dios me trajo al mundo,

.                                                           ****