lunes, 20 de mayo de 2013

No tengo nombre


pasas sin dejar rastro,
como olas las correas crecen,
débiles dentro,
condenadas al sudor inútil,
a esperar como un esclavo,
inutilidad sin precio,
nace un esclavo infeliz como una estrella,
sonrío orgulloso de mi esclavitud,
no tengo nombre ni amo,
sin embargo calculo la distancia hasta mi esclavitud,
es corta e infinita, no acaba de tomarme,
la mente,

.                                                      ****