viernes, 31 de mayo de 2013

Contra mí a media tarde


se encogió de hombros, ella,
mi preferible,
a veces, al ver tu furia o astucia
exasperado o inútil me alejo
como un bruto que no entiende,
contra mí a media tarde,
en el umbral de tu puerta me arrepiento,
y vuelvo

.                                                     ****