sábado, 11 de mayo de 2013

Se veían las paredes blancas, de agua nuestras sombras reflejadas


de la tierra, en un lugar no muy lejos nadábamos, tú
con tus brazos límpidos mojados, yo
mirándote, no muy lejos, casi pegado,
a tu agua empapada de tu cuerpo, y
perfume,
en un pueblo, no muy lejos,
se veían las paredes blancas, de agua nuestras sombras reflejadas,
no muy lejos nadando, a propósito-juego,
en un lugar poco frecuentado, tus piernas aleteaban,
salpicando, a veces, mi cara, a veces, mis brazos,
debajo del agua flotaba tu vientre, respiraba,
debajo del agua, a veces, miraba, como el que mira de tu cuerpo el misterio,
debajo del agua marea parecías, ese día a rayas, sin orilla,
debajo de tu cara burbujas salían,

.                                                           ****