viernes, 10 de mayo de 2013

El mar de todas las cosas, abortando la tierra como un experimento,


quería besarte, y te devoré escuchando la lluvia,
caían las campanas y, riendo, el sol,
un poco de noche por delante, en la cama aliviada, y el día
reapareció retomando las horas, las mismas horas de siempre,
vivo te soñé, como el que sueña el mar, viejo-lejano,
el mar de todas las cosas, abortando la tierra como un experimento,

Así, así toda mía, solo tuve envidia de tu sueño,
más allá, todo el mundo una queja, una carga abrumada del Destino,
unos disparos en el bosque acababan con la existencia finita,
y otros, otros iban de través, supongo, sin amor-sin vida,

.                                                           ****